El buen espíritu del barrio

Un sugestivo proyecto capitalino promueve desde hace cuatro años los llamados Juegos Florales

Autor:

Marianela Martín González

El barrio no tiene por qué ser ese espacio solo para el descanso y la tibia relación familiar, con los amigos y vecinos. Cuando los que lo habitan se lo proponen pueden trascender hacia un palpitar en el que todos crecen, al compartir proyectos que enriquezcan y regalen mayor espiritualidad a la vida.

Ello es lo que ocurre con el proyecto comunitario los Laureles de Siboney, que acaba de realizar la premiación de la cuarta edición de sus Juegos Florales, un certamen dedicado a promover el amor por la literatura, entre otros propósitos.

En una tierna velada, realizada en el teatro de la dirección central de Guardafronteras, que se ubica en el municipio de Playa, se reconoció que el paso de los años no ha hecho que se apague el empeño de quienes sostienen esta iniciativa.

El número de concursantes crece en relación con los eventos precedentes. Nada menos que un total de 65 optaron por los premios, que abarcaron una amplia gama de géneros, como ensayo, literatura infantil y cuento.

Asimismo, se distinguió el trabajo permanente con los niños y niñas, mediante los talleres Pintar los cuentos, que cada semana tienen lugar en la circunscripción. Artistas, escritores, gente humilde, pero con interés de formar a las nuevas generaciones apoyan esta idea, como subrayó la coordinadora de los Juegos Florales,  María Elena Martínez.

Andrés Pedroso, director del grupo Manguaré, quien reside en la zona y apoya el proyecto, interpretó La Mariposa que pinto, el poema de Antonio Guerrero, musicalizado por la familia Pedroso. Andrés recordó  el hermoso gesto de Arnie Arroyo, presidenta del Comité de Solidaridad con los Cinco en Francia, quien le regaló en su última gira por ese país un afiche con los versos del héroe.

En los Juegos Florales, que también estimulan los mejores sentimientos patrios, se reconoció la labor de Armando Hart Dávalos en la formación de las nuevas generaciones. María Elena Martínez destacó el apoyo brindado por el combatiente revolucionario y actual director de la Oficina del Programa Martiano al trabajo comunitario en la zona donde reside.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.