Contra el cáncer de la subestimación - Cuba

Contra el cáncer de la subestimación

El grupo empresarial Labiofam cuenta con 45 proyectos en desarrollo. La institución desarrolló y probó la eficacia del Vidatox, en fase de registro en más de 60 países, y ahora tiene entre sus líneas más prometedoras cinco péptidos antitumorales obtenidos y clonados

Autor:

Marianela Martín González

Tiene una obsesión conmovedora: salvar a sus semejantes de esa enfermedad misteriosa que es el cáncer, la cual, según la Organización Mundial de la Salud, cobrará 11 millones de vidas para el año 2030.

José Antonio Fraga Castro, director de Labiofam, es un científico inquieto, de esos a quienes algunos consideran un soñador. Cree que «la solución contra el cáncer está más cerca que nunca», y que los molinos contra los que hay que luchar para demostrar esta verdad no son precisamente de viento, sino de tiempo.

Validar dentro y fuera de Cuba los efectos del Vidatox —fármaco homeopático de probada eficacia antineoplásica, antinflamatoria y analgésica— ha requerido 15 años de espera, pero ya suman más de 65 000 quienes han logrado mejorar su salud ayudados por esta fórmula.

Así provocó el Doctor Fraga este diálogo, que evidenció la competencia de un grupo empresarial estatal socialista, que entre sus presunciones prioriza compromisos esencialmente humanos.

—¿Cómo surge Vidatox y cómo ha sobrevivido a sus detractores?

—Vidatox, o toxina para la vida, se obtiene a partir del escorpión endémico cubano denominado Rhopalurus junceus. Es una de las investigaciones más importantes de Labiofam, con un costo de más de 23 millones de pesos en el transcurso de 14 años.

«Salió al mercado a fines de 2011, pero su estudio comenzó en la provincia de Guantánamo, promovido por un biólogo y dos veterinarios de esa zona.

«El producto inicial está registrado en Cuba y en varios países para toda una línea de productos homeopáticos, naturales y recombinantes. En estos momentos se trabaja en más de 60 países para registrarlo. La respuesta es muy alentadora donde lo suministramos, incluso en los pacientes que dependen de la morfina para aliviar los sufrimientos provocados por los tumores.

«Cuando empezamos a estudiar esta sustancia había evidencia de que mejoraba la salud de los enfermos de cáncer y de otras patologías. Después de varios esfuerzos realizados por otras instituciones, Labiofam, a solicitud de los investigadores guantanameros, asumió la investigación de tan polémico tema, determinándose por los ministerios de Salud Pública y de Ciencia y Tecnología declarar a Labiofam administrador del proyecto.

«No podemos olvidar que durante años la industria farmacéutica de las grandes trasnacionales ha tratado por todos los medios de predominar, silenciando los logros de la medicina natural, la que antes utilizaban los seres humanos para resolver sus problemas de salud.

«Cuba no ha quedado exenta de esa tendencia a subestimar lo natural. Hay médicos influidos por esta corriente en cualquier nivel. El facultativo de la base puede tener su punto de vista, pero si hay otros de niveles superiores que no toman conciencia del valor de la medicina natural no podrán influir en su aplicación.

«No obstante, creo que en Cuba se está ganando la batalla de la medicina natural, la cual se ha basado en los fundamentos de la evidencia y hoy se refuerza con la validación científica. Negarla sería negar a nuestros ancestros».

—¿Qué lugar ocupa Cuba en el mundo proponiendo la toxina del alacrán para curar el cáncer?

—Ya no estamos solos defendiendo con bases científicas la utilización de estas sustancias en el tratamiento del cáncer. Los israelitas han desarrollado productos a partir de un escorpión suyo. También lo han hecho los chinos y los estadounidenses.

«Cuando buscamos información para nuestras investigaciones, encontramos que ya en Estados Unidos tenían péptidos clonados, obtenidos a partir de la toxina del escorpión.

«Tal vez nosotros hemos avanzado a mayor velocidad que los demás en lograr una tecnología para la reproducción amplia de esta fórmula, sin dejar de ser cautelosos con sus usos, pues solo cuando tuvimos garantía de la inocuidad del producto fue que comenzamos a ofertarlo gratuitamente a la población, siempre con su consentimiento.

«Miles de pacientes han mejorado su calidad de vida y sobrevivencia, y hay casos realmente sorprendentes con Vidatox. Eso nos distingue con relación a los otros países que han iniciado esta línea de investigación, pues la cantidad de personas que han elevado su calidad de vida con el producto nuestro es significativa.

«Contamos con tecnologías en varios lugares del mundo para desarrollar este fármaco natural, pues no se trata solo de los péptidos antitumorales, sino de sus potencialidades de ofrecer una sustancia capaz de permeabilizar la membrana que cubre el núcleo de las células malignas.

«Hay una barrera llamada hemato-encefálica en la cual ningún elemento citostático penetra; sin embargo, nuestro producto es capaz de atravesarla y llegar al núcleo de las células malignas. Hemos visto también una respuesta positiva en el tratamiento de los tumores del sistema nervioso, algo que no se aprecia con el uso de otras terapias, igualmente en mielomas múltiples, tumores en el tallo, gliomas, osteosarcomas y tumores de páncreas.

—¿Qué posiciones defiende Labiofam ante la tendencia de que primero está el comercio que la calidad de vida del ser humano?

—Nuestra filosofía va encauzada a la profilaxis, a elevar la calidad de vida como principio humanista de nuestra Revolución.

«Labiofam se proyecta en el tratamiento para curar el cáncer, y trabaja simultáneamente en la prevención, sobre la base de cinco péptidos antitumorales obtenidos y que también hemos clonado (péptidos recombinantes)

«Hoy tenemos péptidos recombinantes antitumorales y también un péptido antiviral que logramos mediante síntesis química, con el cual comenzaremos a trabajar este mes confrontándolo a diferentes tipos de virus, con el objetivo de ver si encontramos una acción sobre los retrovirus, que son los virus de la familia del sida. Podemos comenzar de un antiviral natural, que ya logramos por síntesis, para luego escalarlo en producciones industriales.

«Hemos hallado también péptidos antinflamatorios analgésicos, que se combinan excelentemente con los péptidos antitumorales. Los tumores necesitan de analgésicos para disminuir los efectos colaterales y de la acción antinflamatoria.

«Este mes concluiremos la fase preclínica de estos péptidos recombinantes, utilizados para diferentes tipos de tumores en más de 300 ratones. Hasta ahora, con los péptidos naturales hemos encontrado alta efectividad frente a todos los tumores sólidos.

«En el caso de los tumores blandos, como la leucemia, al principio no encontramos respuesta promisoria, pero recientemente hemos aislado péptidos que tienen alguna acción sobre ellos.

«Trabajamos, además, en el fraccionamiento de derivados de plantas medicinales con resultados muy interesantes sobre el control de los triglicéridos, la glicemia y los efectos antitumorales a partir de acciones antiangiogénicas (acción sobre el sistema circulatorio de los tumores malignos) y bloqueadores de los mecanismos de respiración de las células malignas.

«Los tumores demoran en el proceso de organización y colonización de los tejidos y órganos y se detectan a partir de síntomas clínicos, diagnósticos radiológicos, etc. Si se aplica un producto con acción antitumoral sin efectos secundarios, y actúa solo sobre las células malignas, entonces puede hablarse de profilaxis.

«De estos resultados debatiremos en el congreso Labiofam 2012, el cual celebraremos el próximo septiembre en el Palacio de  Convenciones, en la capital.

«El cáncer es un problema casi convertido en epidemia, y lamentablemente se va a seguir incrementando por la predisposición genética, factores medioambientales y la agresividad de los productos químicos utilizados en la agricultura e incluso en los programas de salud en todo el mundo.

«Creo que hay que luchar contra él. Declararse optimista ante esas cifras millonarias de muertes que se vaticinan para dentro de muy poco».

Labiofam se suma modestamente a la lucha contra el cáncer que, desde el triunfo de la Revolución, a través del Ministerio de Salud Pública y los centros de investigaciones en el país, desarrolla la dirección de nuestro Partido y Gobierno.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.