El pozo de «Mamita» y las aguas de Isaac - Cuba

El pozo de «Mamita» y las aguas de Isaac

El no menos efectivo «sistema de defensa familiar» acompaña al bien coordinado dispositivo de Defensa Civil del país para enfrentar los posibles efectos de Isaac en Baracoa

Autores:

Ricardo Ronquillo Bello
Mirna Rodríguez Zúñiga

El pozo quedó parado a los dos metros de hondura. Leoni, el yerno y sus vecinos intentaban hacerle reventar sus manantiales a pico, piocha tenedor y pala. Cavaban como fieras humanas en el fondo con la esperanza de encontrar agua hacia abajo, mientras imploraban para que esta no les cayera del cielo. Las lluvias exploratorias de la tormenta tropical Isaac parecían dispuestas a impedir que esta familia de El Güirito, un batey intramontano en las inmediaciones entre Maisí y Baracoa, contara con agua fresca y limpia antes de culminar las vacaciones.

Al tiempo que la familia de «Mamita» —así le conocen los vecinos— veía aguarse su propósito con los primeros aguaceros de la tormenta, otros guajiros de las zonas circundantes ponían sus preocupaciones en remojo. Así echan a andar el no menos efectivo «sistema de defensa familiar», para acompañar al bien coordinado dispositivo de Defensa Civil del país, que desde este viernes ya comenzaba a activarse desde la declaración de la fase informativa para la región oriental y Camagüey.

A unos se les veía arriando madera seca por si hace falta calentar los viejos fogones que quedaron en desuso tras la revolución energética, la cual hizo ascender las cocinas de la zona de la humildad de la leña a la sofisticada electricidad, tan bendecida en tiempos de calma como escurridiza en los de ciclón.

Otros apretaban en cintura los caballetes de las humildes casas de guano o los renovados techos de zinc, acumulaban agua, frutas o alimentos; o se persignaban para que los platanales y cacahuales, que les han permitido sortear tiempos económicos no menos tormentosos, no se vayan al piso con la embestida combinada de lluvias y vientos, arrastrando consigo la particular economía de las familias y la región.

Es que de la memoria de los lugareños, tanto de las intrincadas zonas montañosas predominantes, como de la ciudad de Baracoa, no se borran los devastadores estragos del huracán Ike, que en septiembre de 2008 dejó un rastro desolador.

En aquella fatídica fecha trenes de olas de entre cinco y siete metros de altura mantuvieron anegadas las arterias próximas al malecón de la primada de Cuba. Algunas de las olas, de más de siete metros, pasaron por encima de los edificios, y el mar penetró 400 metros hacia la ciudad.

El hecho quedó para la historia como el peor de esta naturaleza en los últimos 50 años. Unas mil viviendas fueron afectadas, de ellas 200 totalmente destruidas. Los fuertes vientos de Ike derribaron postes, árboles y redes de comunicación. No se reportaron pérdidas de vidas humanas, aunque sí se registraron siete lesionados, rápidamente atendidos.

Ante semejantes antecedentes, a partir de la declaración de la Fase Informativa, el Consejo de Defensa Municipal en Baracoa toma las medidas necesarias para resguardar la integridad física de las personas y los recursos materiales y financieros de las posibles afectaciones que pueda ocasionar la tormenta tropical Isaac.

Los 15 consejos populares del territorio activaron los centros de evacuación y disponen de medios necesarios para trasladar a las personas que habitan en zonas costeras y bajas, así como extremar los cuidados en aquellas moradas sensibles a los embates del viento y el agua.

Hidrología mantiene una estrecha vigilancia sobre el caudal de las diferentes cuencas hidrográficas para determinar el cierre o no de la prestación que proporciona el acueducto por gravedad del río Duaba y el acueducto del río Miel, al tiempo que se llama a la población a acopiar la mayor cantidad de agua potable.

La brigada de registro de esta institución, en conjunto con la unidad de Comunales, labora desde bien temprano en la limpieza de zanjas, tragantes, alcantarillados, recogida de escombros y podas de árboles.

La asistencia de salud en el territorio activó ambulancias con el aseguramiento técnico y el personal médico necesario para trabajar en diferentes puntos, así como se disponible combustible, medicamentos para primeros auxilios, planta de oxígeno, y se tiene lista la brigada quirúrgica para actuar en momentos determinados.

Los voluntarios de la Cruz Roja y la brigada de rescate y salvamento tienen preparada su fuerza para actuar en barrios y comunidades del territorio, fundamentalmente en zonas propensas a inundaciones.

En cuanto a la producción agropecuaria todas las empresas implicadas revisan las producciones aptas para el consumo y se distribuyen junto a la canasta básica, la cual se hace llegar con rapidez a manos de los consumidores.

La Empresa de Cacao trasladó 80 toneladas de este producto para almacenes de industrias ubicadas en la ciudad. En otras áreas se protegen con mantas.

Según la experiencia que se tiene de otros fenómenos climatológicos, se trasladaron a zonas altas los animales ubicados en lugares de riesgo como búfalos, ganado vacuno, ovino caprino y equino.

Al momento de redactar la nota caían lluvias a intervalos en zonas montañosas y la ciudad de Baracoa disfrutaba de un intenso sol, pero los medios de prensas locales mantenían una programación especial que trasmitía información actualizada sobre los partes meteorológicos y orientaciones de la Defensa Civil, para disminuir los posibles efectos de la tormenta tropical Isaac.

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.