Por un sistema de salud sostenible y eficiente

Dialogó titular del ramo con la prensa

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

Dirigimos nuestros esfuerzos a lograr un sistema de salud sostenible y eficiente. Aspiramos a nuestro autofinanciamiento gracias a la estrategia de exportación de nuestros servicios asistenciales y académicos a otras latitudes, pero urge el apoyo y la toma de conciencia de la población y de nuestros profesionales, subrayó el ministro de Salud Pública, Roberto Morales Ojeda, durante un encuentro con la prensa, a propósito del 14 de Marzo.

El titular explicó que el médico y la enfermera de la familia retoman hoy su concepto fundacional de guardianes de la salud de su comunidad y apuntó que esos especialistas deben trabajar en la promoción de hábitos de vida saludables, en el control de sus padecimientos y en el diagnóstico precoz de las enfermedades.

«En los 11 506 consultorios del médico de la familia que existen en el país está la base de nuestro sistema de salud, y desde estos puede trabajarse en pos de la satisfacción, pues los médicos y enfermeras deben estar cerca de la población que atienden, cumplir con sus horarios, hacer sus sesiones de terreno, laborar de conjunto con los factores de la comunidad, y para ello, no deben ser convocados en horario laboral a reuniones u otros asuntos», subrayó.

Enfatizó en la necesidad de fortalecer el área de la higiene, la epidemiología y la microbiología, así como el sistema de vigilancia que permita, de manera rápida y oportuna, actuar con inmediatez ante situaciones determinadas, como las producidas recientemente por los brotes epidémicos del cólera y el dengue.

«Los hábitos de vida saludables evitarán la propagación de enfermedades reemergentes como estas, y la formación de especialistas en higiene y epidemiología, y el fortalecimiento de las redes de laboratorio, contribuirán a su control, y también lo hará de manera clave un sistema de vigilancia eficiente, que permita reducir cada vez más los niveles de infestación.

Precisó que en «en algunos territorios del país, por ejemplo, ya se erradicó el mosquito Aedes aegypti, como resultado de un eficaz trabajo de las fuerzas, y para que sea así en otros, debe mantenerse el empeño».

Para mejorar la calidad de la atención médica y los indicadores de salud, así como lograr la satisfacción plena de la población, deben atenderse también cuestiones de índole administrativa y logística, y también aquellas relacionadas con el actuar de nuestros profesionales de la salud, precisó el doctor Morales Ojeda.

«En 2012 se intervino en la construcción y reparación de 3 800 instituciones en el país, entre estas 278 policlínicos y 2 040 consultorios, y algunas de esas obras deben culminarse en el presente año.

«En el país se cuenta con las sábanas, la tela verde y los asientos para los acompañantes, necesarios para que no falten en una instalación hospitalaria, y es prioridad lograr en este año, además, la garantía de los sistemas de iluminación, los servicios sanitarios, el acceso al agua corriente, las almohadas y el mobiliario requerido», aseguró.

«Los pacientes y sus familiares deben respetar el reglamento y los horarios de visita de las instituciones hospitalarias, pero también deben hacerlo los médicos, enfermeros y técnicos que en estas laboran, y no hay justificación para que la limpieza y la calidad de los alimentos no sea la indicada.

«No es posible que una cama no esté vestida en un hospital por el temor a que se roben las sábanas, pues el jefe de sala y de servicios están en la instalación para evitar este tipo de situación, como tampoco es posible que existan insatisfacciones con nuestro sistema de urgencias médicas, en el que más del 80 por ciento de las ambulancias están en funcionamiento», añadió Ojeda.

El Ministro destacó que el 18,3 por ciento de la población cubana tiene más de 60 años y el envejecimiento poblacional progresivo de nuestra sociedad debe ser asumido por el sistema de Salud Pública desde la infraestructura, los recursos humanos y los servicios médicos, pero sin prescindir de la ayuda de las personas.

Por ello, agregó, es vital incentivar la práctica del ejercicio físico, el consumo de agua, así como evitar el hábito de fumar y el alcoholismo.

«Lograr disminuir los factores de riesgo y modificar la conducta de las personas nos garantizará tener de nuestro lado el 50 por ciento de los determinantes de estos padecimientos.

«El sistema de salud pública cubano debe prepararse para enfrentar el envejecimiento poblacional y el incremento de las enfermedades oncoproliferativas, por lo que desarrollamos diversos programas, entre estos el de la sustitución de importaciones, como es el caso de los citostáticos, cuyos precios en el mercado son elevados y su uso en el país aumenta», dijo el funcionario.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.