Fuego que velan, no escapa

El patrimonio forestal de Camagüey —el tercero más importante del país— está bajo el cuidado constante de los hombres que integran el Cuerpo de Guardabosques en este territorio

Autor:

Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.— Cuando el calendario indica la llegada de enero se activan rápidamente los hombres y mujeres que velan por la protección de los bosques cubanos. Y mientras el almanaque avanza hasta mayo, meses en los que se concentra el mayor período de sequía, los guardabosques están en constante vigilia, porque son días muy proclives a que ocurran incendios forestales, rurales y agropecuarios.

En Camagüey el Cuerpo de Guardabosques multiplica su trabajo, por la relevancia que tiene proteger el patrimonio forestal de este territorio, el tercero más importante del país. En las más de 476 300 hectáreas que están bajo su responsabilidad ejecutan estrictamente las medidas preventivas. Ese celo lo pudo constatar este diario durante un extenso recorrido por las áreas que están bajo su cuidado.

«No tenemos descanso y mucho menos en esta etapa», dijo a JR el técnico en manejo del fuego de la Jefatura del Cuerpo de Guardabosques en Camagüey, Geovanne Viera Curra, durante nuestro encuentro con estos hombres.

«Entre las disposiciones que hemos adoptado está el manejo del material combustible en el interior del monte, encaminado a eliminar todo lo proclive a arder. También revisamos las diferentes tomas de agua aledañas a los bosques y cuidamos la señalización de las áreas, así como participamos en la divulgación para que la población aumente el cuidado del medio ambiente.

«Estas acciones —subrayó el técnico con más de cuatro décadas de experiencia en este sector— han contribuido a que solo cinco incendios se hayan registrado en estos primeros meses del año, y otros hemos logrado sofocarlos antes de que aumenten en intensidad», informó Viera Curra.

El técnico subrayó que a partir de la exigencia personal y colectiva del Cuerpo de Guardabosques, «se han aplicado en Camagüey unas 123 multas en este año por violaciones, según lo dispuesto en la Ley Forestal.

«Las sanciones impuestas —ratificó— son un indicador que habla por sí solo. Aún falta mucho por hacer, pero esta también es una vía para enfrentar a los depredadores de la flora y fauna del país».

Exigencia VS. fuego

Un ejemplo aquí de cómo los trabajadores de este sector batallan por neutralizar siniestros en la llanura agramontina, ha sido la sincronización precisa del quehacer del Cuerpo de Guardabosques con el Centro de Reducción de Riesgo.

«El trabajo conjunto facilita información detallada de la más mínima columna de humo, que desencadena el sistema contra fuego», explicó el coronel Benito Tena Macía, jefe del Cuerpo de Guardabosques en este territorio.

Según el coronel Tena Macía, otro elemento determinante en estos alentadores resultados ha sido la exigencia permanente del Cuerpo de Guardabosques a las empresas responsables de la construcción de sus desorillos y trochas en áreas de nuestro patrimonio.

Sin embargo, no todo es color de rosa en este importante dominio forestal. «Aún existen áreas vulnerables, porque hay instituciones que han incumplido con esta tarea», insistió el oficial.

«Actualmente —aseveró— se trabaja con los responsables, porque lo cierto es que hasta la más mínima chispa que salte de un vehículo puede desencadenar un siniestro».

También nos trasladamos hasta la Sierra de Cubitas, zona con más de 32 000 hectáreas de patrimonio forestal bajo el cuidado del Cuerpo de Guardabosques, donde pudimos constatar que ese equipo, integrado casi en su totalidad por jóvenes, está muy atento a cualquier cortina de humo, «pues prácticamente no ha llovido y los elementos naturales que componen el suelo pueden propiciar algún incendio», explicó Yuset Pacheco Lastre, jefe del Circuito de Protección de Sierra de Cubitas.

La bisoña tropa que asume acá el combate contra el fuego se prepara en el funcionamiento complejo e integral de este ecosistema. «Es una prioridad de nuestra labor diaria la preparación especializada de los muchachos», insistió Pacheco, quien tiene 35 años de edad.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.