En prever está el arte de salvar

En el Pleno del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas los debates tendrán como eje transversal la responsabilidad de las nuevas generaciones en la preservación y defensa de la patria socialista, y en la prevención y enfrentamiento a las indisciplinas sociales

Autor:

Juventud Rebelde

En no pocas ocasiones hemos sido testigos de mudanzas o de alteraciones bruscas en las normas de convivencia de algunos individuos o de grupos sociales, que ponen a prueba lo normal y justo, el sentido ciudadano y la actuación cívica, la coherencia pública y la pacificación de la existencia.

Se trata de un asunto que tiene expresiones múltiples en la reproducción cotidiana de la vida, que no es privativo de una edad y que se evidencia en campos diversos de la actividad humana.

Las indisciplinas sociales o la violación de las buenas prácticas establecidas son lógicas de comportamientos arbitrarias que pueden tener raíces distintas, y que le plantean nuevas exigencias al análisis y a la proyección.

El enfrentamiento a estos desajustes y fracturas no puede, por tanto, implicar a unos pocos, porque del trabajo armonioso de las diversas instituciones que conforman el tejido social depende el equilibrio colectivo.

En ese contexto: ¿cómo prever esas torceduras para salvar el alma de una nación que tiene como ley primera la dignidad plena del hombre? ¿cómo encender la acción frente a deformaciones, maltratos o rasgos contrapuestos en los disímiles escenarios de convivencia?

Ante estas y otras interrogantes se coloca este domingo, en el Pleno del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, la vanguardia de las nuevas generaciones de cubanos, que se duele de cualquier actitud que quiebre el alma espiritual de nuestra República y que bien conoce que, en buena medida, en sus manos está trocar esa realidad y que de sus empeños también depende la reversibilidad de las conductas sociales incompatibles con la ética del proceso emancipador cubano.

Los jóvenes examinarán su rol frente a estas actitudes perniciosas, porque el corrimiento hacia lo mal hecho no puede quedar impune, ni puede legitimarse por nuestra pasividad o inercia. Y además, porque no es retórico ni utópico decir que la canalización de todo este fenómeno tiene en los más nuevos una fuerza imprescindible.

Uno de los ángulos de los debates, que tendrán por eje transversal la responsabilidad de las nuevas generaciones en la preservación y defensa de la patria socialista, y en la prevención y enfrentamiento a las indisciplinas sociales, será el peso del ejemplo en la corrección y afinamiento de las conductas, así como la importancia de la transformación de las causas que las generan y del contexto, donde no puede encontrar acomodo natural lo marginal, para evitar también así sus expansiones sucesivas.

La UJC abordará un tema que no se agota en el tiempo, y que solo será posible cercar, definitivamente, con la complementariedad de no pocas instituciones y organismos, en las que también están insertados los jóvenes. Con la cohesión de todas las fuerzas solo se podrán evitar estos repuntes y reincidencias que convulsionan cualquier intento de progreso en nuestra realidad.

Habrá que volver una y otra vez sobre este tema, porque esa plaza fecunda que es la Revolución Cubana se prefigura en el desafío del mejoramiento cotidiano, que pasa también por el engrandecimiento cultural, por el enaltecimiento de la belleza, por la legitimación de la decencia, por la reparación de todo lo que amenace el espíritu moral de la patria.

A pesar de las coyunturas en las que le ha tocado vivir, Cuba socialista siempre se ha crecido, y eso lo ha hecho posible nuestra gente con la elevación de valores que corrieron los límites de lo posible, y solo con la defensa a ultranza de ellos y de esa luz martiana que recuerda que en prever está el arte de salvar, podremos lograr que el camino para el siglo XXI sea ir más lejos todavía que lo andado en el XX.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.