De cuando Fidel recorrió 40 000 kilómetros - Cuba

De cuando Fidel recorrió 40 000 kilómetros

Asombrosa labor de conspiración revolucionaria del líder del Movimiento que escenificó los hechos del 26 de julio de 1953, quien organizó y entrenó a unos 1 200 hombres

Autor:

Luis Hernández Serrano

No se conoce de otro caso de un patriota que haya creado un movimiento revolucionario conversando individualmente con cada uno de los miembros de los grupos constituidos, pueblo a pueblo, en el país que iba a liberar, y que en un año y dos meses haya organizado y entrenado a unos 1 200 hombres. Eso hizo el joven abogado Fidel Castro Ruz.

Recorrió, en tan noble tarea, hasta 40 000 kilómetros. Preparaba tan secretamente la acción que ni los propios protagonistas conocían contra qué objetivo iban a pelear. En su diálogo, Fidel les transmitió ideas políticas e indispensables instrucciones.

Más de 140 hombres y dos mujeres participaron en el asalto a los cuarteles Moncada, de Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, el 26 de julio de 1953.

Aglutinó para el combate a jóvenes valiosos, sin nexos con la politiquería de aquellos tiempos, de moral intachable y origen obrero-campesino en lo fundamental, libres de compromisos con los reaccionarios, uniendo voluntades como hizo Martí en su obligado exilio.

Fue en la provincia que a partir de 1976 pasó a llamarse La Habana o «Habana campo» —hoy multiplicada en Artemisa y Mayabeque—, donde nacieron o crecieron alrededor de 60 de los combatientes de aquel hecho heroico de 1953.

Por sus características rurales y ventajas geográficas, en aquel territorio tuvieron lugar los principales entrenamientos militares, imprescindibles para llevar a cabo las acciones previstas.

Tales ejercicios y prácticas se efectuaron en fincas escogidas estratégicamente en Guanajay, Artemisa y Nueva Paz. Allí se materializaron útiles y efectivas prácticas de comando y tiro con calibre reducido, las armas esenciales que más tarde llevaron al combate real.

No puede olvidarse tampoco que muchos habaneros se entrenaron también en la Universidad de La Habana, en los meses de septiembre y diciembre de 1952, ni tampoco soslayar el hecho trascendente de que muchos hijos de las actuales provincias de Artemisa y Mayabeque desfilaron en la histórica Marcha de las Antorchas, en el corazón de la capital cubana, mezclados con los estudiantes y el pueblo.

Ningún rico, ningún burgués, ningún latifundista, ningún politiquero estuvo en las filas de la joven Generación del Centenario del natalicio de Martí. Al contrario, fueron de las clases más humildes de aquella época.

La Juventud del Centenario no es una denominación caprichosa, porque el promedio de edad de los asaltantes del 26 de julio de 1953 era de 28 años. El de mayor edad tenía 50, y el más joven 17 años.

Solo pudieron armarse 165 hombres por falta de recursos, pero por cada uno de ellos quedaron 20 bien preparados para el combate. Ahora en la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC) cierran filas miles de revolucionarios, lo que quiere decir que el tiempo y la historia multiplicaron a quienes participaron en aquella epopeya inolvidable, hace 60 años.

Fuente: Archivo del autor, JR, 12 de julio de 2001.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.