Rememoran creación del Frente Guerrillero - Cuba

Rememoran creación del Frente Guerrillero

Aunque no se caracterizó por entablar grandes combates, el Frente Guerrillero de Pinar del Río cumplió sus objetivos al ampliar el escenario de guerra hasta la zona occidental, obligar a la tiranía de Fulgencio Batista a desplegar sus fuerzas militares y elevar la moral combativa de los vueltabajeros

Autor:

Mayra García Cardentey

SAN ANDRÉS, La Palma.— Corría el año 1958, y exactamente en el quinto aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, aquel 26 de julio, se fundó el Frente Guerrillero de Pinar del Río en San Andrés de Caiguanabo, al norte de esta provincia.

«Búsquenme unos cuantos hombres y un grupo de armas, y nos alzamos». Así expresó por aquellos días el comandante Dermidio Escalona Alonso, quien con una veintena de luchadores hizo fructificar un esfuerzo revolucionario que desde 1956 se fraguaba en el territorio occidental.

En su breve existencia llegó a gozar de prestigio y gran apoyo popular. «Aquí no habría podido hacerse el Frente si no hubiera habido un fuerte y organizado movimiento y una provincia revolucionaria», expresó en cierta ocasión el mismo Escalona.

En la ceremonia militar por el aniversario 55 de la fundación del Frente, Gladys Martínez Verdecia, primera secretaria del Partido en este territorio, expresó que a los pinareños les corresponde seguir el ejemplo de los que hicieron posible la libertad e independencia de la nación. «Se logrará con la exigencia en el trabajo, con eficiencia, abnegación y consagración».

Agregó que urge continuar fomentando valores en todos los sectores de la sociedad, poniendo un esfuerzo mayor en los jóvenes: exigirles protagonismo y compromiso. «En ellos ha puesto la Revolución las mayores esperanzas, y sin su aporte no tendremos la garantía segura de la continuidad de este proceso», afirmó la también miembro del Comité Central del Partido.

El acto, al que asistió una representación del pueblo palmero, fundadores y combatientes de las FAR, fue presidido además por el comandante del Ejército Rebelde Julio Camacho Aguilera y el general de división Lucio Juan Morales Abad, jefe del Ejército Occidental.

Desde su creación, el Frente Guerrillero de Pinar del Río no se caracterizó por entablar grandes combates, pero cumplió parte de sus objetivos al ampliar el escenario de guerra hasta la zona occidental, obligar a la tiranía de Fulgencio Batista a desplegar sus fuerzas militares, además de elevar la moral combativa de los pinareños.

Dentro del teatro de operaciones se crearon condiciones para la llegada a Vueltabajo de la columna invasora Antonio Maceo, al mando del Comandante Camilo Cienfuegos, operación interrumpida por el triunfo de la Revolución el Primero de Enero de 1959.

Durante su desarrollo el Frente contó con cuatro columnas y dos pelotones integrados por alrededor de 300 hombres, en su mayoría bisoños que operaron desde Los Palacios hasta Bahía Honda, en el macizo montañoso de la Cordillera de Guaniguanico. Sus principales acciones fueron el ataque al cuartel de San Andrés, al de Las Pozas y sabotajes a perseguidoras en Cabañas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.