¿Se rompe y no pasa nada?

En Villa Clara se han impuesto en los últimos meses más de 80 multas a los que incurrieron en el deterioro de las vías

Autor:

Nelson García Santos

SANTA CLARA, Villa Clara.— La frase en el argot popular resulta reveladora: «Aquí cualquiera rompe una calle y no pasa nada». Bueno, al menos en Villa Clara, la Dirección Integral de Supervisión trata de que sí pase. Lo confirma la imposición en los últimos meses de más de 80 multas a los que incurrieron en esas infracciones.

Se trata de atajar así un añejo fenómeno, de incidencia nacional, que ocasiona el deterioro de las vías y, consecuentemente, perjudica la circulación de automotores, bicicletas, carretones y hasta de los peatones.

En la transgresión incurren entidades estatales, lo más grave, porque estas deben ser ejemplo en el cumplimiento de las disposiciones legales.

Lógico que resulta necesario realizar acometidas, instalación de tuberías o la reparación de estas para garantizar acceso al agua, pero con la misma intensidad que se trabaja para resolver esa necesidad, se debe actuar después en el arreglo de la calle.

Muchas veces otorgan el permiso para realizar la instalación, pero después hay quienes alegan que no tienen los materiales adecuados para componer correctamente el pedazo de vía afectado. Y esta argumentación la esgrimen, incluso, hasta entidades estatales.

Acueducto y Alcantarillado en la provincia resulta la que más comete la infracción referida y también, en menor medida, las empresas de Telecomunicaciones de Cuba y la Eléctrica.

Francisco Pérez Abreu, director de la Dirección Integral de Supervisión en Villa Clara, reveló que en Santa Clara está muy generalizada la rotura indiscriminada de calles, lo cual perjudica en mayor o menor magnitud también al resto de los municipios.

Destacó que las direcciones de Supervisión en la provincia y en este municipio priorizan las inspecciones para coadyuvar a la solución de esta indisciplina social, que pasa, indiscutiblemente, por una acción más coordinada entre todas las partes implicadas.

Según Rafael Marichal Rodríguez, jefe de Inspección y enfrentamiento, se requiere de más control por parte de Comunales para exigir a los que autorizan a instalar acometidas o redes hidráulicas que restituyan la vía a su estado original, como establece el Decreto 193.

Ambos directivos confirmaron que es necesario una labor a fin de atajar a aquellos que sin la debida autorización rompen las calles, y para evitar la morosidad en el arreglo de estas. Y en ese sentido, la Dirección de Supervisión prioriza su trabajo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.