El día inédito en la Plaza del Che

El 8 de octubre todo resulta más conmovedor en el Monumento con que se honra en Villa Clara a Ernesto Che Guevara, porque surgen en la memoria colectiva sus últimas horas, tan viriles, estremecedoras y ejemplares como toda su vida

Autor:

Nelson García Santos

SANTA CLARA, Villa Clara.— El 8 de octubre todo resulta más conmovedor en el Monumento que se honra en esta ciudad con el nombre de Ernesto Che Guevara, por la sencilla razón de que surgen en la memoria colectiva sus últimas horas, tan viriles, estremecedoras y ejemplares como toda su vida.

Afloran, especialmente, esos recuerdos impactantes, en que enfrentó a sus apresadores sin vacilaciones, porque aún hoy duele aquel momento adverso.

Este día, el cambio de flores en el recinto donde reposan sus restos y el de sus compañeros de lucha, apreciar sus fotos en el Museo o, simplemente, recorrer la majestuosa edificación, se nos revelan más estremecedores debido a que uno quisiera verlo aún físicamente quemando la brisa con soles de primavera, como dijo el poeta.

Los 8 de octubre resultan los días en que, por lo general, acuden más personas al Monumento, cubanos y extranjeros, lo cual evidencia el deseo numerosísimo de no pasar por alto esa fecha que, con el paso del tiempo, se ha convertido en un canto a la lucha a favor de los pobres, los mismos que en todo el mundo toman la calles para recordar a su guerrillero por antonomasia.

Este 8 de octubre en el Monumento estará signado por recuerdos y emociones, que suelen ocasionar esos instantes de reencuentro con el Che Guevara, que a 46 años de su caída en tierras bolivianas, sigue convocando. Y lo mismo se podrá encontrar allí, inclinando su frente en señal de respeto, a un francés, alemán, canadiense, italiano, habanero, oriental o matancero.

El amor al Che carece de fronteras y se lo expresan de diferentes formas, incluida la de personas de disímiles países que le donan objetos de particular valor sentimental como poemas, canciones, cartas, flores, banderas, prendas personales, condecoraciones, dibujos de niños, pinturas al óleo y velas.

En el Monumento, que se verá hoy más reluciente y con un ajetreo inusitado, uno de los momentos más significativos será el homenaje que le rendirán las nuevas generaciones.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.