Cuba renueva en nombre de su pueblo la denuncia del bloqueo

Reitera su disposición al diálogo serio y constructivo desde la igualdad y el respeto a la independencia

Autor:

Juana Carrasco Martín

Naciones Unidas, octubre 29.— El canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla denuncia en estos momentos y renueva el pedido de Cuba de que cese el bloqueo impuesto por Estados Unidos y con ello los incalculables daños humanos y económicos que provocan sufrimientos y constituye una violación de los derechos humanos del pueblo cubano.

En la detallada exposición se ejemplifican datos de las afectaciones a centros de salud, al comercio e incluso se citó a autoridades de EE.UU. que reconocieron en su momento que el objetivo de esa política de cerco total era doblegar por hambre al pueblo cubano, lo que no han logrado en más de medio siglo.

Los daños económicos acumulados en medio siglo debido al bloqueo ascienden a un billón 157 mil millones de USD, señaló y luego de mencionar algunos logros del pueblos cubano se preguntó¿Cuánto más no hubiéramos podido hacer?, sin esa colosal presión que en el último año han impuesto multas a más de 30 entidades bancarias y financieras por tener relaciones con Cuba.

El cerco económico se ha apretado y lo sufren en todos los aspectos de su vida la familia cubana y el 66 por ciento de los cubanos han vivido bajo los efectos del Bloqueo, puntualizó el titular de exteriores.

Hizo referencia también a que la Ley Helms Burton y a la llamada Ley de Comercio con el Enemigo, que solo tiene en su registro a Cuba, son parte de ese reforzamiento constante del cerco impuesto por las administraciones de Washington.

En una lista de afectaciones mencionó que el Cardiocentro Pediátrico “William Soler” enfrenta serias dificultades para adquirir óxido nítrico; que los proyectos artísticos cubanos que han participado en EE.UU. no han podido recibir retribución, como tampoco el equipo de béisbol de la Isla, y durante tres meses retuvieron los fondos del Consejo Mundial de Iglesias que celebraría una reunión en La Habana.

«El bloqueo es un acto hostil», subrayó y esa misma política contra Cuba subsiste desde hace 53 años aunque «no tiene sustento ético, ni moral».

El presidente Obama podría utilizar sus amplias facultades para cambiar la inercia de una política vieja, obsoleta, propia de la confrontación bipolar, enferma e inaceptable que no ha funcionado durante mas de 50 años. ¿Por que no escuchar a la población norteamericana y a la emigración cubana que rechazan esa política?, dijo.

No será mejor renunciar pragmáticamente a la obcecación ideológica de una política que no ha funcionado y dejar de gastar los dólares de los contribuyentes estadounidenses en intentar cambiar el sistema cubano, agregó el canciller.

El bloqueo es un acto injusto que impide el intercambio de ideas y de actividades culturales y deportivas.

También planteó que nada impide a Estados Unidos poner en libertad a los cuatro cubanos antiterroristas injustamente encarcelados desde hace más de 15 años.

Este reclamo por el cese del bloqueo goza de amplio consenso internacional y sobre todo de la región de América Latina y el Caribe, y el gobierno de Cuba tiene apoyo mayoritario de su pueblo, señaló.

Los peligros que amenazan a nuestra especie son graves e inminentes y para salvarla hay que reforzar la paz, actuar sin el egoísmo que lleva a la guerra, al uso de la fuerza y a las medidas coercitivas que también silenciosamente, hieren y matan, dijo.

El único camino productivo es encontrar una manera civilizada de relacionarnos y reconociendo que somos distintos, pero legítimos. Debe prevalecer el diálogo, la negociación, en beneficio de ambos pueblos y de las relaciones hemisféricas, comentó en su discurso el Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba.

La reciente reanudación de conversaciones migratorias, sobre el correo postal, y sobre la seguridad aérea, los derrames de hidrocarburos y otras, demuestran que el diálogo y als relaciones son posibles y útiles, puntualizó.

Cuba renovó en las palabras de su canciller ante la Asamblea General de la ONU su disposición a restablecer con Estados Unidos un diálogo serio, constructivo y en plena igualdad y respeto a nuestra independencia

En nombre del heroico y abnegado pueblo de Cuba solicito votar a favor de la resolución, concluyó el ministro Bruno Rodríguez Parrilla, palabras que fueron ovacionadas por la inmensa mayoría de los presentes en el plenario de la 68 Asamblea General de las Naciones Unidas.

Inmediatamente después de las palabras cubanas, usó del derecho a réplica el representante estadounidense, quien se opuso a la Resolución con alegaciones hipócritas y carentes de veracidad, diciendo que ellos garantizaban con esa política que los cubanos gozarán de las oportunidades que merecen, y que el Gobierno de Cuba solo buscaba con esa resolución un chivo expiatorio a sus dificultades.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.