Patria es decoro - Cuba

Patria es decoro

Autor:

Isabel María Pérez Quintero

La expresión «servir a la Patria» significa asumir con decoro y excelencia la misión que nos ha sido trazada, custodiar los principios éticos, combatir lo mal hecho, exigiendo el cumplimiento de las normas legales establecidas y la restitución de la legalidad en los casos en que haya sido quebrantada.

El cometido de los fiscales, donde me incluyo, por ostentar tal posición en la sociedad, es muy amplio, prevaleciendo sus funciones como órgano velador del cumplimiento estricto de la Constitución, las leyes y demás disposiciones legales por los organismos del Estado, las entidades económicas y sociales, y por los ciudadanos, y la de promover y ejercer la acción penal pública en representación del Estado.

En esas misiones enfrentamos, en servicio a la Patria, entre otras tipicidades delictivas, las manifestaciones de corrupción administrativa, las que por sus consecuencias laceran en forma extrema a la sociedad.

Constituyen hoy día los delitos asociados a la corrupción aquellos sobre los que la Patria nos exige mayor severidad y exigencia a todos los niveles. Precisamente porque el Estado, para prestar los servicios públicos a que viene obligado, requiere de un sustrato patrimonial, necesitando a su vez de empleados públicos que atiendan los servicios, que recauden los fondos, que custodien los caudales, que realicen pagos y que, en definitiva, administren en su nombre la fortuna de todos.

Funcionarios que en su obligación de servir a la Patria deben fidelidad e integridad a la Administración Pública, que ha depositado su confianza en ellos. Sin embargo, son a veces esas personas en las que el Estado ha depositado su confianza, los que defraudan, y en lugar de servir a la Patria, como condición inexorable de la labor que realizan, se sirven de ella, transgrediendo aquella relación de confidencia y seguridad que habían entablado con esta, para apoderarse de su patrimonio.

De ahí la notable diferencia existente entre los términos «servir a la Patria» y «servirse de ella», pues en el caso de este último concepto, por nombrarlo de alguna forma, visto desde una óptica amplia, relaciona a todos los ciudadanos del Estado, debido a que somos todos los que nos servimos de ella.

Por lo que en cumplimiento y retribución de esa cadena que comienza con lo que la Patria nos brinda a sus ciudadanos, nos corresponde a nosotros servirla sin permitir en forma alguna que alguien la pueda resquebrajar.

Sin embargo, existen personas que solo se sirven de ella de la forma más impúdica, que asumen conductas deshonestas al protagonizar bochornosos hechos de corrupción administrativa, siendo los fiscales, quienes en combate con lo mal hecho, los que incoamos los procesos penales contra los responsables de tales ilícitos, por haber olvidado estos su obligación de servir a la Patria y decidir exclusivamente servirse de ella.

Nota: La autora es Fiscal Provincial de Sancti Spíritus.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.