Por el culto a la dignidad plena del hombre

Así resumió el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, el objetivo de estos 55 años de lucha desde el triunfo de la Revolución Cubana, cuyo aniversario se celebra este miércoles en Santiago de Cuba

Autor:

Juventud Rebelde

Esta es una Revolución que ha hecho realidad y proseguirá cumpliendo el profundo anhelo martiano que preside la Constitución de Cuba: yo quiero que la ley primera de nuestra república sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre.

Así sintetizó el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, los 55 años de lucha y victorias desde el triunfo de la Revolución Cubana el 1ro de Enero de 1959, cuyo aniversario se celebra este miércoles en la histórica ciudad de Santiago de Cuba.

El General de Ejército Raúl Castro, quien pronunció las palabras centrales del acto celebrado en el Parque Céspedes, afirmó en su discurso que ni el más soñador de los que acompañaron a Fidel en un acto como este en 1959 podía imaginar que 55 años después siguiera la Revolución victoriosa.

Eso ha sido posible, dijo, ante todo, gracias a la inmensa capacidad de resistencia y lucha de varias generaciones del noble y heroico pueblo cubano, verdadero protagonista de esta, su Revolución.

Raúl Castro afirmó que la Revolución Cubana protagoniza el mismo ideal de los mambises que en 1968 iniciaron con Céspedes a la cabeza la gesta independentista que después continuaron Maceo y Gómez, con quienes José Martí retomó la gesta que culminó cuando la intervención norteamericana impidió la entrada a Santiago de Cuba del Ejército Libertador.

El Presidente cubano, quien también se refirió las luchas durante la neocolonia y contra el dictador Fulgencio Batista, afirmó que exactamente 60 años después de que los interventores norteamericanos escamotearan la victoria a las fuerzas insurrectas, esta vez los mambises sí pudieron entrar a la ciudad de Santiago de Cuba.

Rendimos hoy merecido tributo a quienes entregaron sus vidas en montañas, campos y ciudades, a aquellos que después del triunfo cayeron en honrosas misiones, a todos los que dedicaron su juventud a la lucha por la construcción del socialismo, sabiendo que como dijera Martí, «toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz», y que no hay satisfacción ni premio más grande que cumplir con el deber.

No podemos dejar de mencionar la contribución decisiva de las mujeres cubanas a lo largo del proceso revolucionario, afirmó Raúl Castro.

El Presidente cubano recordó que en ese propio lugar Fidel advertía que la Revolución empieza ahora, no será una tarea fácil, será dura y llena de peligros, y se refirió a los innumerables planes contra el país que se fraguaron desde Estados Unidos en esos años.

Han sido 55 años de incesante lucha frente a los designios de once administraciones norteamericanas que con mayor o menor hostilidad no han cejado el propósito de cambiar, apagar su ejemplo y restaurar el dominio imperial sobre nuestra patria, afirmó.

La Revolución Cubana puso fin a varios mitos, entre ellos que no era posible construir el socialismo a noventa millas de Estados Unidos, y no se limitó a sustituir un poder por otro, sino que sentó las bases de una sociedad nueva, subrayó.

Cuba no pudo ser aislada

La imagen de Cuba, famosa en América antes de la Revolución como un paraíso para el juego, la prostitución, y la mafia, se transformó en símbolo de dignidad, independencia, humanismo e intransigencia en defensa de los principales valores humanos, argumentó Raúl Castro en el acto por el aniversario 55 del Triunfo de la Revolución.

Siguiendo la máxima martiana, la Revolución Cubana nunca ha preguntado de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber, destacó el General de Ejército.

Hemos sido coherentes y consecuentes con la ética martiana, y a lo largo de estos 55 años hemos brindado solidaridad a muchos pueblos hermanos, así como también la hemos recibido.

En primer lugar de la U.R.S.S., mientras existió, y muy especialmente en los primeros y difíciles años. Al tiempo que brindamos nuestro apoyo en distintas regiones del planeta, en las misiones internacionalistas militares, así como en la colaboración médica, educacional, deportiva y otras esferas, haciendo realidad el legado del Che, de que  Patria es humanidad, enfatizó.

El planeta que habitamos ha cambiado mucho desde el 1ro de Enero de 1959, destacó Raúl Castro. Esta pequeña Isla ha resistido brutales presiones del gobierno norteamericano, que nos pretendió separar del entorno regional.

Sin embargo, hoy nuestro país ejerce la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), y se apresta a celebrar su reunión cumbre en La Habana, como una nueva unidad dentro de la diversidad en nuestra América.

Más adelante Raúl destacó que: «No olvidaremos la singular coincidencia histórica de que en una fecha como hoy, 1ro de enero, hace 210 años, triunfó la primera revolución en la región latinoamericana y caribeña, que fue la única victoria de un movimiento revolucionario dirigido por negros esclavos que luchaban contra el oprobioso sistema y por la independencia nacional.

Los efectos de aquellos dramáticos acontecimientos repercutieron en Cuba, e incluso por las venas de no pocos orientales corre sangre haitiana.

Ambas naciones han pagado grandes precios por la audacia de enfrentar a imperios dominantes, dijo.

Al abordar este asunto deseo reiterar al pueblo y gobierno haitianos que los cubanos jamás los abandonaremos, destacó.

Raúl Castro se refirió a la ejecución del acueducto de Santiago de Cuba y los beneficios económicos y sociales que reporta esta gran obra.

Precisó que de los 32 sectores hidrométricos del territorio, 29 se abastecen diariamente, y tres en días alternos, mientras se trabaja en la calibración del sistema de distribución para alcanzar la meta trazada.

Además, destacó que fueron rehabilitadas las estaciones de bombeo, y la planta de drenaje y alcantarillado se inició y se extenderá a toda la ciudad en este año.

A esta empresa se le ha suministrado equipamiento para el mantenimiento de su servicio, corresponde al pueblo hacer un uso racional del agua, argumentó.

También Raúl recordó que Santiago de Cuba sufrió la furia de los vientos del huracán Sandy, y destacó que además de recibir la ayuda nacional e internacional, especialmente de Venezuela, el pueblo santiaguero demostró su capacidad de lucha.

A un año y dos meses de intensos trabajos, fue restablecido al 99 por ciento las instalaciones de salud, el 50 de las afectaciones reportadas a la vivienda, el 88 de cultura, deportes y educación y cien por ciento en la industria alimentaria, puntualizó.

A pesar del incumplimiento del plan provincial de viviendas, 321 se culminaron en San Pedrito, históricamente uno de los más humildes barrios de la ciudad, y se continúan los trabajos en otros lugares del territorio. Para edificar cada vez una ciudad más bella, higiénica y disciplinada, enfatizó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.