Develan estudiantes universitarios monumento a Mella

Integrantes de la Federación Estudiantil Universitaria en el municipio holguinero de Mayarí unieron voluntades y llevaron a feliz término la iniciativa de erigir un monumento a Julio Antonio Mella

Autor:

Héctor Carballo Hechavarría

Holguín. — Un monumento en honor del insigne líder estudiantil cubano Julio Antonio Mella, fundador de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) en 1922, se develó en áreas de la filial de Ciencias Médicas Lidia Doce, en el poblado cabecera del municipio holguinero de Mayarí.

La obra, realizada por el reconocido escultor de esa misma localidad, José Andrés Sánchez Torres, consiste en un busto sobre pedestal inclinado que alcanza casi dos metros de altura y evoca con fidelidad una de las fotografías más conocidas de Mella con la autoría de Tina Modotti, su compañera en el amor y la lucha revolucionaria.

La develación de esta pieza estuvo matizada por la celebración de un acto político cultural al cual asistieron en su mayoría estudiantes, profesores y jóvenes trabajadores del sector de la salud pública. Yosvani Alberto Montano Garrido, presidente nacional de FEU, junto a Ramón González Martínez, máximo dirigente estudiantil en el municipio, presidieron la concentración junto a otros dirigentes de la UJC.

Este no solo constituye el primer monumento a gran escala erigido en la provincia de Holguín al organizador del Primer Congreso Nacional de Estudiantes, en 1923, y cofundador del Partido Comunista de Cuba, sino que trasciende, también, como la materialización de una iniciativa que fue asumida desde el principio con mucho entusiasmo por la membresía de la organización.

Gónzalez Martínez, presidente de la FEU en la filial universitaria mayaricera, recordó que el simple anuncio de la idea de conmemorar el Aniversario 111 del natalicio de Mella con un detalle tan diferente en relación con el modo de otros años, les hizo ganar en no pocos espacios, cuando menos, el mote de «locos».

«Se referían a las regulaciones establecidas en esa materia. Algunos nos dijeron desde que algo así estaba prohibido y se necesitarían muchos papeles y tiempo para su autorización, hasta que por qué, mejor, nos quedábamos quietecitos y dejábamos en manos de otros aquel dolor de cabeza», expresó a JR el dirigente estudiantil.

Agregó que en apoyo, se fomentó incluso un movimiento en las brigadas estudiantiles que permitió, a partir de colectas, sufragar el costo de los materiales empleados. Lo cierto es que ante la perseverancia por consumar tan noble propósito se sumaron paulatinamente otras voluntades, entre ellas, miembros de la Sociedad Cultural José Martí con su consejo de Jóvenes Plaza Martiana, la UJC y autoridades políticas y gubernamentales en el territorio.

«Como nosotros somos futuros doctores, la respuesta fue siempre que no nos preocupaban ese tipo de dolores. Rompimos esquemas, como mismo hizo Mella. Hoy ese monumento es otra de las satisfacciones como organización, del vínculo con las comunidades y simboliza nuestro compromiso con la Revolución», concluyó González Martínez.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.