La ciencia de frente a Cuba

El Instituto de Investigaciones en Viandas Tropicales (Inivit) se enfrasca en lograr variedades más productivas, resistentes a la sequía y a los vientos huracanados

Autor:

Hugo García

MATANZAS.— El colectivo del Instituto de Investigaciones en Viandas Tropicales (Inivit) trabaja en una estrategia que permita mitigar el impacto del cambio climático y en transferir las tecnologías y productos de ese centro a los agricultores.

El Doctor Sergio Rodríguez, director del Inivit, expresó a JR que hay una gran diferencia entre lo que se investiga y lo que se aplica en la práctica productiva.

«Hoy obtenemos variedades más adaptadas a las condiciones de la extrema sequía, y un grupo de ellas se comporta mejor ante la incidencia de plagas y enfermedades, como el boniato, del cual hemos seleccionado 130 variedades resistentes a la sequía. Sin embargo, eso no se logra de un año para otro, sino con el tiempo», valora el investigador.

Señaló que cuentan con clones de yuca de porte bajo, producción simétrica que crece para todos los lados, para cuando el viento sople fuerte la planta no se caiga, en contraposición con las variedades asimétricas, que crecen para un solo lado y el viento las tumba.

«Desarrollamos variedades de malanga de siete meses, porque también necesitamos producir comida en el menor tiempo posible», insiste Rodríguez.

Ejemplificó con el plátano de porte bajo, que permite mitigar el impacto de los huracanes, y mencionó que es necesario recuperar en Cuba las famosas cortinas rompeviento para las áreas plataneras, que se desarrollaron antes con casuarina, pero se pueden hacer con árboles frutales como el tamarindo, cuyas ramas el viento las puede pegar al suelo, mas no se parten.

Específicamente señaló el clon de yuca Inivit 93-4, que es capaz de rendir entre 20 y 30 toneladas por hectárea a los diez meses y que es un logro científico cubano, que fue el Premio de Mayor Impacto en la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadotes (ANIR). «Es un clon bastante tolerante a la pudrición y a los vientos huracanados, además de que es una planta que no pierde su follaje y se podría usar en el futuro con altas densidades para emplear las ramas como alimento animal».

Igualmente explicó que tienen perspectivas para desarrollarse en el país los dos clones de plátano vianda Inivit PV 06 y el Inivit PV 2011, de altos rendimientos y bastante tolerantes a la enfermedad fúngica conocida como sigatoka.

«Estamos liberando el nuevo clon de boniato Inivit B 2013, de un alto potencial productivo y bastante adaptable a las condiciones de sequía, que tolera el impacto del tetuán, una de las plagas que más afecta este cultivo».

Todas estas líneas las trabajamos y desarrollamos, y ya las estamos generalizando en el país, asegura el investigador, mientras comenta que también llevan adelante investigaciones sobre la papa —vianda que no es tropical—, la frutabomba y algunas hortalizas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.