Melba junto a sus compañeros de lucha

Las cenizas de la Heroína del Moncada fueron depositadas en el Mausoleo a los Mártires de la Revolución, en la necrópolis santiaguera

Autores:

Odalis Riquenes Cutiño
Eduardo Pinto Sánchez

SANTIAGO DE CUBA.— Las cenizas de la Heroína del Moncada Melba Hernández Rodríguez del Rey fueron depositadas la víspera en el Mausoleo a los Mártires de la Revolución del cementerio de Santa Ifigenia, en solemne ceremonia que contó con la presencia de familiares, compañeros de lucha, dirigentes y de unos 3 000 santiagueros.

Al filo de las nueve de la mañana, la urna cineraria, flanqueada por sus condecoraciones y los títulos honoríficos de Heroína de la República de Cuba y del Trabajo, fue conducida por jóvenes integrantes de la Unidad de Ceremonias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias hasta el Retablo donde ondeaba la enseña nacional, coronada por un lazo negro en señal de luto, junto con la bandera del Movimiento 26 de Julio.

Completaron el homenaje ofrendas florales a nombre del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro; del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro, y de los familiares y del pueblo de Cuba.

En un momento de honda emoción, el sobrino de la destacada combatiente, Manuel Enrique Montané, colocó la pequeña urna en el nicho contiguo al de la también heroína y amiga inseparable de Melba, Haydée Santamaría Cuadrado. Se escuchó entonces el Himno Nacional y fueron disparadas tres descargas de fusilería.

Los valores que marcaron la existencia de la insigne cubana, ejemplo imperecedero de lucha, fueron resaltados por su compañero del Moncada, el miembro del Buró Político y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, en las palabras de tributo.

En el acto se encontraban, además, los miembros del Buró Político Esteban Lazo Hernández, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; el general de cuerpo de ejército Abelardo Colomé Ibarra, ministro del Interior; Yuniasky Crespo Baquero, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC; Teresa Amarelle Boué, secretaria general de la FMC; y las máximas autoridades del Partido y el Gobierno en esta provincia, entre otros, quienes depositaron flores ante el nicho de la revolucionaria.

Melba Hernández falleció en la capital cubana el pasado 9 de marzo, su cadáver fue cremado y permaneció desde entonces en la sede del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Con la entereza de quien ha cumplido bien la obra de la vida, las cenizas de la Heroína reposan definitivamente, como era su deseo, junto a los restos gloriosos de otros 39 moncadistas, y desde allí su ejemplo imperecedero perpetúa el legado de la mujer cubana.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.