Trova intensa

Este 4 de agosto, Día de los Mártires Guantanameros, se rindió tributo a los cinco jóvenes caídos en 1957 durante el estallido de una fábrica de bombas del Movimiento 26 de Julio y la persecución posterior de los esbirros batistianos

Autor:

Lisván Lescaille Durand

GUANTÁNAMO.— Cuando las guitarras de los trovadores Diego Gutiérrez y Leonardo García se acallaron, en la madrugada de este lunes, concluían cuatro días de trova intensa y reivindicaciones patrióticas de los guantanameros en torno a la edición 38 de la Jornada de la Canción Política.

Precisamente esta fecha, declarada Día de los Mártires Guantanameros, amaneció signada por el tributo a los cinco jóvenes muertos en 1957 durante el estallido de una fábrica de bombas del Movimiento 26 de Julio y la persecución posterior desatada por los esbirros de la dictadura batistiana.

Hasta el sitio en que se levanta el obelisco erigido en su memoria peregrinaron miles de guantanameros —entre ellos familiares de los revolucionarios fallecidos y autoridades del PCC y el Gobierno— para expresar su determinación «de no olvidar la historia y sus mártires». Así lo expresó Rafael Pérez Fernández, miembro del Buró Provincial del Partido, en el acto en que un grupo de trabajadores destacados recibieron el carné de militantes de la organización partidista.

Entre tonadas de noveles y consagrados trovadores se evocó aquella aciaga tarde, cuando una potente explosión provocó la muerte de Fabio Rosell y Gustavo Fraga, así como heridas a Enrique Rodríguez.

Ante el accidente, que causó el derrumbe de la casa, los vecinos Jesús Martín y Abelardo Cuza acudieron a auxiliar a los revolucionarios, pero fueron detenidos y conducidos a las afueras de la ciudad, donde los asesinaron. El herido, Enrique Rodríguez, en vez de recibir ayuda médica, fue torturado hasta que le provocaron la muerte.

Y la ciudad se hizo canción

No por falta de ganas, voces y guitarras se detuvo —exactamente a las 3 y 32 minutos de la madrugada del domingo, después de cuatro horas y 32 minutos de iniciada—, la trova más larga, una esperada novedad de esta versión 38 de la Jornada de la Canción Política.

La prudencia y el sentido común pusieron coto a bardos y trasnochadores amantes de la trova reunidos en la Casa del Joven Creador, que acogió a artistas como los tuneros Carlos Dragonit e Iraida Wiliam, los guantanameros Jorge «Yoyo» Barret, Miguel Ángel y Audis Vargas y el villaclareño Diego Gutiérrez.

Una mirada en retrospectiva a esta cita no pasaría por alto el emotivo concierto, en la sede del Teatro Guiñol, de Audis Vargas, quien llenó de juglares amigos el escenario, entre los que estuvieron Josué Oliva, el guitarrista Rodny Howard y el saxofonista Adonis Fernández.

También hubo expediciones a consejos populares, unidades militares, muchas descargas de poesía y el homenaje a Alfredo Rostgaard, prominente diseñador guantanamero, de quien se inauguró una exposición de carteles en la galería Pórtico, de la AHS, y se trajeron a colación momentos de su vida y obra relatados por su viuda, Mercedes Casado.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.