Apta para todos

No es asunto únicamente para mujeres cuando convoca la FMC en el barrio. Esa premisa será reafirmada hoy en Guantánamo durante el acto central por la creación de esa organización

Autor:

Lisván Lescaille Durand

GUANTÁNAMO.— Una idea cincelada con la paciencia del escultor nace de las entrañas de los barrios: no es únicamente asunto de féminas el trabajo que despliega la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), organización que este sábado arriba a sus 54 años de fundada, con la certeza de que el espíritu de su principal inspiradora, Vilma Espín Guillois, sigue vivo.

Ese convencimiento de que los problemas comunitarios requieren una mirada integral, jamás deslindada de la familia, y en conjunto con el resto de las fuerzas de cada localidad, empieza a tomar fuerza entre quienes conducen los derroteros de la organización.

Oceanía Orihuela Bignote, secretaria general de la FMC en Guantánamo, provincia vanguardia en la emulación de la agrupación femenina, se cuenta entre las más firmes defensoras de esa premisa que en el Alto Oriente viene rindiendo frutos. Aunque —reconoce— aún falta mucho por hacer para que todas las estructuras funcionen adecuadamente.

«Solo así es posible avanzar con pasos sólidos en aspectos sensibles como el trabajo social preventivo y educativo, la batalla contra las indisciplinas sociales y las ilegalidades, la atención a la formación de valores, a los niños con problemas de conducta, y el trabajo cohesionado de los cuadros en cada territorio», explica.

Alcanzar estos resultados, que a la prostre valieron para la designación de la sede del acto central nacional, este 23 de agosto, ha tenido un vigoroso aderezo en la inyección de juventud a la organización durante la última etapa. En 2014 ingresarán más de 3 600 muchachas con apenas 14 años de edad, de las cuales 300 lo hicieron en ceremonia pública el 12 de agosto último.

«La participación y el dinamismo de la más joven generación tiene su expresión en el hecho de que alrededor del 40 por ciento de nuestras dirigentes de base tienen menos de 35 años, fortaleza que no desaprovecharemos en la provincia con mayor número de jóvenes del país, según el más reciente Censo de Población y Vivienda», abundó Orihuela.

Esencia del barrio

Ella sabe que muchos en la comunidad la ven más como la fiscal, profesión que de por sí genera respeto entre los circundantes. Sin embargo, Damaris Donatien Simón lo asume como otro motivo para consolidar su compromiso político y su sentido de responsabilidad en el enfrentamiento a los problemas del barrio.

«A mí me ha tocado lidiar con las problemáticas comunitarias en diversas etapas de mi vida, ya como dirigente juvenil, delegada de circunscripción, dirigente de la FMC… Al igual que en la profesión que desempeño, específicamente en la esfera de los procesos penales.

«De manera que estoy plenamente identificada con las causas y las consecuencias de las situaciones que se originan. Por eso tengo el convencimiento de que muchas se pueden prevenir con la acción sistemática de la FMC, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y el resto de las fuerzas del barrio», sostiene.

Refiere Donatien que en Guantánamo resulta meritorio el desempeño de la organización femenina, en tanto tiene la mirada situada en la prevención de diversas situaciones conductuales en menores de edad, así como en jóvenes desvinculados del estudio y el trabajo, además de problemas de salud en las familias.

Uno para todas…

Un buen ejemplo en la perspectiva de género asomó aquí: por méritos propios el doctor Leonardo Hinojosa Sabournin, jefe del Programa Provincial de Medicina Natural y Tradicional (MNT), recibió  la Distinción 23 de Agosto de la FMC, junto a 26 féminas.

El también especialista en Medicina General Integral y director del Centro Provincial de MNT, nunca repara en acudir al llamado de las federadas para apoyar el trabajo de las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia. Allí ha palpado cómo en este escenario se proporcionan conocimientos esenciales para mejorar y elevar la  condición de salud y estilos de vida de numerosas personas.

«Nos parece una oportunidad fundamental para mejorar la cultura de la población en los temas de la medicina natural y tradicional. Hay que reconocer que allí asisten no solo las damas. Más de mil guantanameros, muchos de ellos docentes de Educación Física y de otras profesiones se han graduado de los cursos que impartimos, porque son un complemento de su formación», apunta Hinojosa.

Detalla, por ejemplo, el interés que despierta el conocimiento de técnicas de masaje terapéutico con métodos de la cultura china, además de otros procederes que se diferencian de las prácticas de los países occidentales. A esos cursos asisten no solo amas de casa, sino también estudiantes de universidades y cuentapropistas, entre otros.

«Hay muchos especialistas de disímiles materias y oficios que se integran a las Casas de Orientación», asegura. Lo más importante —refiere— es el trabajo en los barrios, que transforma prácticas y estilos de vida perniciosos, además de contribuir a mejorar las condiciones higiénico-sanitarias.

De retos que siguen

Más allá de la alegría que generan estos resultados, hay retos por delante para las féminas del país y, en este caso, las guantanameras.

«A pesar de favorables indicadores de funcionamiento como la integración —el 90 por ciento de las mujeres en la provincia— y de que se aprecian fortalezas en varios aspectos, es necesario continuar incentivando en las dirigentes de base el amor por la organización, el conocimiento de su historia, y elevar el sentido de pertenencia», opina Ennedys Ramos Montoya, integrante del Secretariado Provincial de la FMC.

Reconoce que el funcionamiento debe ser más efectivo en los bloques, delegaciones y otras estructuras, de manera que se dinamice y fortalezca la participación de la mujer y la familia en la transformación de las comunidades.

«Por otro lado —abunda—, debemos acercarnos más a los estudiantes de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media y los Pioneros, de modo que su interés por nuestro trabajo crezca proporcionalmente con su participación en las tareas que acometemos. En este sentido, el trabajo conjunto con la Federación Estudiantil Universitaria en múltiples proyectos comunitarios es un buen ejemplo», considera.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.