La vanguardia juvenil asume sus desafíos

El papel decisivo de la UJC y del resto de la juventud en el enfrentamiento a las tendencias negativas marca el proceso de balance de la organización en el país

Autor:

Osviel Castro Medel

BAYAMO, Granma.— El enfrentamiento contra todo lo que esté mal hecho debe estar en el centro del trabajo de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

La reflexión la hizo en la Universidad de Granma la primera secretaria de esta organización, Yuniasky Crespo Baquero, quien recordó que no en balde Raúl, el 7 de julio de 2013, al referirse a la lucha contra tendencias negativas que empañan la sociedad, hizo hincapié en el papel decisivo de la juventud.

La dirigente señaló que, por ejemplo, un comité de base no puede quedarse con los brazos cruzados si en la brigada se comete fraude o aparecen otros vicios incompatibles con la Universidad, que seguirá siendo un escenario para los revolucionarios.

Al intervenir en la asamblea de balance del comité primario de la UJC de la facultad de Medicina Veterinaria, la dirigente exhortó a cada militante a preguntarse qué estaba haciendo por la Revolución y sentenció que no solo es válido criticar, sino, sobre todo, participar y aportar.

Agregó que la militancia debe aprovechar todos los espacios para el diálogo, el debate, la argumentación, y por eso es importante el actual proceso de balance que desarrolla la UJC de cara a su próximo Congreso.

«El sentido está en transformar desde adentro, escuchar, estimular la discusión», dijo, y apuntó que el comité de base no puede estar ajeno a ningún problema de su radio de acción y que una de sus principales tareas es educar a los militantes.

En el intercambio con 85 estudiantes y profesores, miembros de la UJC, Crespo Baquero subrayó que la organización debe parecerse a estos tiempos, con constantes actividades atractivas y con acciones cotidianas que permitan el conocimiento profundo de la Historia.

También refirió a la importancia de la lectura como herramienta de preparación política y generadora de cultura general integral.

Recalcó que la UJC es, constitucionalmente, una organización política, pero representa a todos los jóvenes cubanos, de modo que debe ser atrayente, atemperada a las actuales circunstancias, sin que eso entrañe eliminar la exigencia elevada a sus militantes.

En la asamblea de balance de Medicina Veterinaria se abordaron, entre otros tópicos, el rol de la militancia en lograr un mejor aprovechamiento académico, la batalla contra la subversión enemiga, la vinculación con la Federación Estudiantil Universitaria y la preparación político ideológica.

Maray Peña Martín, secretaria general del comité primario, ejemplificó que fenómenos como la indisciplina, el fraude, las ausencias a clases, o el mal funcionamiento de la brigada deben ser enfrentados, pues no deben permitirse en la Universidad cubana.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.