Acudir más al notario

Hoy concluye la XVI Jornada Notarial Iberoamericana, realizada en Cuba por vez primera, en un contexto que potencia el rol de estos jueces de paz

Autor:

Susana Gómes Bugallo

La XVI Jornada Notarial Iberoamericana se efectúa en Cuba por primera vez. Desde el domingo y hasta hoy, delegados de más de 20 países intercambian en el Palacio de Convenciones de La Habana sobre función notarial y aplicación de nuevas tecnologías, cláusulas abusivas y control de legalidad, y matrimonio y divorcio en sede notarial.

Olga Lidia Pérez Díaz, al frente de la Dirección de Notarías y Registros Civiles (DNRC), significó el reconocimiento que hace el Estado de la función notarial y apuntó la importancia de extenderla no solo como autorizante en lo que la ley exige, sino como dador de fuerza probatoria en otros actos. También insistió en inculcarle al pueblo que debe tener un notario de cabecera al que confiarle problemas en busca de asesoría.

Una de las delegadas que participa en el evento es Sonia Francisca Machado Pérez, especialista a cargo del archivo provincial de protocolos notariales de La Habana. Ella analizó que el desempeño de los notarios cubanos se ha ampliado hasta alcanzar niveles inexplorados con anterioridad. Ejemplo de ello es la puesta en vigor de los decretos-leyes que autorizaron los contratos para compra y venta de vehículos y viviendas en las sedes notariales, así como la normativa que autoriza la autenticación ante notario de la conformación de las cooperativas no agropecuarias.

A notaría abierta, juzgado cerrado, sostuvo el máster Lázaro Juan Corzo González, notario especialista de la DNRC, seleccionado por Cuba para presentar el tema de función notarial y aplicación de las nuevas tecnologías.

Si las personas supieran las bondades que otorgan el notario como profesional y el instrumento público notarial como modo seguro e indubitado de proteger sus derechos, acudirían a nuestra institución más frecuentemente, sustentó el licenciado Pedro Luis Landestoy Méndez, notario de La Habana y defensor en esta jornada del control de legalidad que el notario ejerce de las denominadas cláusulas abusivas.

Si los cuentapropistas requieren un contrato de préstamo podrían acudir a la notaría y tener mayor efectividad, al igual que para un depósito entre particulares. Estas son armas del Derecho que el notario puede dar y que no se utilizan por desconocimiento, enfatizó Landestoy.

Tiempos modernos, notarios actualizados

Sobre su ponencia para la cita, Landestoy Méndez sostuvo que el análisis en Cuba del control de legalidad que ejerce el notario con respecto a las cláusulas abusivas, es distinto al de otros lugares del mundo.

Su trabajo parte de desenfocar la definición inmutable de la doctrina internacional y analizar la cláusula abusiva como algo que produce daño. Así se lograría protección en las tres fases del contrato: concertación, celebración y ejecución.

Por otra parte, opinó el jurista que las cláusulas abusivas han sido muy judicializadas, controladas por los jueces luego del daño, razón por la que abogó por el control extrajudicial más preventivo que saneador.

En la aplicación de las nuevas tecnologías en la función notarial ahondó Lázaro Juan Corzo González, quien expuso que Internet y el comercio electrónico han obligado al legislador a replantearse conceptos que habían sido estáticos, como el de documento, firma y espacio. Con su estudio se pretende abrir posibilidades en un contexto digital de acuerdo con la norma, pues nada impide que el notario pueda dar fe de lo que visualiza en un ordenador.

Para lograr seguridad jurídica en el contexto digital cubano se deben garantizar tres aspectos: infraestructura tecnológica, capacitación técnica profesional y marco regulatorio.

Desde hace unos meses, el Ministerio de Justicia trabaja en la informatización de la actividad notarial. Actualmente, las notarías del país usan ordenadores para redactar y deben contar con un protocolo digital que recoja los documentos autorizados durante el año, para que cuando se solicite una copia no haya que buscar el original. Aun cuando se requiera de una conectividad de la que todavía no se dispone, la gestión se optimiza si es digital, defendieron los especialistas.

También se trabaja en una aplicación informática para garantizar la construcción de un protocolo digital y enviar cualquier documento directamente a cualquiera de las instituciones relacionadas con la función notarial. Eso reducirá los términos y agilizará el servicio, precisaron.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.