Los Cinco son ejemplo de las ideas sembradas en el pueblo por la Revolución

Reconocen Raúl y Esteban Lazo el aliento que dieron estos hombres a la resistencia cotidiana de los cubanos. La Asamblea Nacional honró además a Elián González y su padre y a Orlando Cardoso Villavicencio, en la clausura del Cuarto Período Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura

Autor:

Juventud Rebelde

«Entramos en el año 57 de la Revolución. ¡Y con un pueblo como este se puede llegar al año 570 de la Revolución!», proclamó Raúl en sus palabras finales en el Cuarto Período Ordinario de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Con exclamaciones de ¡Viva Fidel! y ¡Patria o Muerte!, ¡Venceremos!, concluyó esta especial plenaria, en la que el General de Ejército saludó a los Cinco Héroes y a sus familiares, al joven Elián González y a su papá, Juan Miguel González, un hombre que sigue conmoviendo a los cubanos por su sencillez y sensibilidad, y a Orlando Cardoso Villavicencio, quien cayera prisionero durante la campaña internacionalista cubana en Etiopía y sufrió más de diez años de duro encarcelamiento.

A Elián, Raúl lo llamó «el más chiquito de nuestros héroes», aunque aclaró que «no tiene la medalla, ni se la vamos a dar, porque se la tiene que ganar», bromeó.

«Pero le voy a regalar esta que uso cuando estoy vestido de civil», dijo el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, señalando la medalla de Héroe de la República que él porta siempre en la solapa. Será «como recuerdo, no te la puedes poner», le dijo sonriente.

Los Cinco, aliento en la resistencia

¡Ya están aquí los Cinco!, sentenció Esteban Lazo, presidente del Legislativo, al dar inicio a la última jornada del Parlamento.

El aplauso sentido de los 546 diputados recibió a Gerardo, Antonio, Ramón, Fernando y René, y al coronel Orlando Cardoso Villavicencio, todos Héroes de la República de Cuba, y al jovencito Elián González y su padre Juan Miguel.

Lazo aseguró que los Cinco ahora están físicamente, pero nunca estuvieron ausentes en el corazón del pueblo, ni en la Asamblea Nacional que los representa, porque mientras más injusto era su encierro, se hacían más presentes en el sentimiento del pueblo cubano, afirmó.

«Por eso es tan grande la alegría, incontenibles las lágrimas, y sinceros los aplausos, desde San Antonio a Maisí, y desde todos los lugares del mundo», significó.

El Presidente del Parlamento les dio gracias a todos por el aliento que han dado a la resistencia cotidiana de los cubanos y cubanas, por su heroísmo, por ser muestra de esa generación formada tras el triunfo de la Revolución, y por lo que representan en la lucha histórica de los cubanos por la independencia y la justicia social, junto a Fidel y Raúl.

«Todos constituyen ejemplos de las ideas sembradas en el pueblo por la Revolución, son símbolos para las actuales y futuras generaciones de cubanos frente a los desafíos de hoy y del mañana», apuntó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.