Para no mover el índice

La nueva resolución sobre la bonificación del índice académico por concepto de investigaciones científicas y exámenes de premio es considerablemente más justa y flexible para los estudiantes que la anterior, incluso en las decisiones que se pueden tomar desde las universidades

Autor:

Yuniel Labacena Romero

Fue en la Comisión No. 3 del VIII Congreso de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), la cual analizó la vida académica e investigativa de los educandos, donde se acordó revisar de conjunto con el Ministerio de Educación Superior (MES) la entonces Resolución 285/2007 sobre la bonificación al índice académico como estímulo a los estudiantes destacados en la investigación científica.

Como resultado del análisis, en diciembre pasado se aprobó la Resolución 129/2014 del MES, que contiene una serie de cambios al sistema de bonificación del índice académico por concepto de investigaciones científicas y exámenes de premio.

Su contenido, que apareció publicado en la Gaceta Oficial No. 57 Ordinaria, del 9 de diciembre de 2014, y que se detalló en este diario, generó preocupaciones entre los estudiantes. Sin embargo, cuenta con nuevas formas de motivación para conseguir resultados superiores en la investigación científica y estimular el conocimiento, aseveró en entrevista con JR el Doctor José Saborido Loidi, viceministro primero de Educación Superior.

José Saborido Loidi, viceministro primero de Educación Superior.

Al volver sobre este debate, explicó que el sistema de bonificación no es un tema de análisis de ahora, sino que se viene discutiendo hace varios años y el último Congreso de la FEU dedicó varias jornadas de reflexión a lo que ello significaba para el índice académico de un estudiante.

«Igualmente la cita universitaria se pronunció por el reconocimiento académico a los estudiantes que obtengan resultados destacados en la investigación científica y abogó por su fortalecimiento a través de la organización y funcionamiento de los grupos científicos estudiantiles. Estos elementos se tuvieron en cuenta a la hora de elaborar la resolución», significó.

Saborido Loidi recordó que un alumno de la Educación Superior tiene un índice académico en su carrera, la cual contiene un plan de estudio con diferentes asignaturas y disciplinas, y la transformación de ese índice por otro de bonificación, como estaba ocurriendo, desvirtuaba la esencia de lo conseguido por el estudiante.

«La puntación de las asignaturas de la carrera, sumadas y promediadas, te da el índice de graduado. Si ese índice empiezas a cambiarlo por los exámenes de premio, que al igual que los eventos científicos son importantes y permiten profundizar en los contenidos, esto no representa a ciencia cierta lo que era el programa de estudio de la asignatura, ni la calidad con que el estudiante la aprobó», significó el Viceministro Primero.

Agregó que con la nueva regulación se busca motivar a los educandos y aumentar la calidad de los resultados y la participación estudiantil en la actividad científica.

«Después de varios análisis llegamos a la conclusión de establecer, con carácter anual, el Premio al Mérito Científico, como incentivo a aquellos recién graduados que en el trayecto de los estudios de su carrera se hayan destacado en el cultivo de las ciencias y en los exámenes de premio.

«Esta decisión no fue solo del MES; contó con el consenso de la FEU como organización para que fuera más amplio. Igual sucedió con los demás organismos formadores: Educación, Salud Pública e Inder. En las comisiones que creamos había representación de ellos y cada análisis lo hicimos de manera conjunta. Se evaluó una y otra vez la resolución hasta conseguir una más integral».

—¿Qué efectos negativos estaba provocando lo anteriormente establecido?

—Estaba ocasionando muchos problemas, distorsiones. No solo se bonificaba al autor principal del trabajo, como acordaba la resolución, sino que a veces estudiantes que no tenían una intervención directa en los eventos obtenían este galardón sin habérselo ganado.

«Igualmente existían convocatorias que no tenían alto nivel científico y se bonificaban. Sucedía además que otros eventos se hacían de modo parejo para universidades distintas, lo que limitaba la participación en ellos, pues no se establecían diferencias entre centro, carrera y provincia».

—Entonces, ¿por qué han generado tanta preocupación las modificaciones?

—Está vinculado con que no se conoce la letra del texto. La información de quitar la bonificación corrió rápidamente y empezó a preocupar a los muchachos. Tuve la experiencia, en análisis que hicimos en las universidades en relación con el tema, que muchos se referían a la resolución sin saber lo que estaba escrito.

«Todavía existen quienes no lo saben, que no conocen las ventajas y posibilidades que tienen. En cuanto la lean detenidamente y se percaten de lo flexible que es y lo que permite, incluso para cada centro, facultad y año, se darán cuenta de su justeza».

—¿Cuáles son esas ventajas?

—La nueva resolución tiene más posibilidades y formas de reconocimiento. El Premio lo otorga el Rector del Centro de Educación Superior, previa consulta con la FEU, a partir de un análisis casuístico de las características de los educandos de cada carrera y año.

«Permite, incluso, que haya diferencia entre los eventos en que participen los estudiantes de cada centro, porque en todos los territorios no se realizan los mismos eventos; no como los exámenes de premio, que pueden ser convocados para todas las asignaturas.

«Hemos indicado que aparte de los eventos científicos que aparecen en el documento, el Rector de cada universidad, a propuesta de los decanos y en consulta con la FEU a nivel de centro, puede aprobar de forma excepcional otras citas de carácter científico-técnico-investigativo que tributen al Premio al Mérito Científico.

«Asimismo, en estos se podrán presentar un máximo de tres trabajos por cada autor y se aceptarán en el caso de los trabajos hechos por un colectivo de estudiantes los que fueron realizados hasta por tres autores. Cuando se trate de más de un autor se otorgará la puntuación correspondiente a cada uno de ellos por igual.

«Esto no estaba pactado en la anterior resolución, que señalaba que para trabajos con participación de varios estudiantes, la bonificación se realizara al autor principal, dejando para el resto otros estímulos que el centro de Educación Superior determinará, según el grado de participación.

«El muchacho que egresa de nuestras universidades puede ser Título de Oro y además obtener su diploma acreditativo de Premio, que lleva en sí su entrega, esfuerzo y dedicación y cumple con los objetivos formativos del sistema educacional».

—¿Se valoró el impacto que pudiera tener la nueva disposición en la participación de los estudiantes en la actividad científica, al no agregárselo a su índice? ¿Seguirá estimulando el conocimiento?

—Sí. No debemos olvidar que la concepción de la formación de profesionales en las universidades cubanas tiene en la investigación científica un componente esencial en la formación tanto por la vía curricular, como extracurricular, por lo que resulta procedente reconocer e incentivar a los estudiantes que se destacan en ello.

«Por lo tanto, los estudiantes van a seguir participando en los eventos científicos y los exámenes de premio. Todo tiene que ser de una manera conjunta, de forma tal que aspiren a ser buenos graduados. Deben tener esa motivación si realmente quieren reciprocar después lo que su familia y el país han hecho por ellos.

«No tenemos dudas de que la nueva propuesta seguirá estimulando la búsqueda del conocimiento, pues en la misma medida en que se percaten de su trascendencia y de las posibilidades que brinda los educandos van participar más».

—¿Cómo se concebirían la oferta de cursos de posgrado y el otorgamiento de becas a las que se hace referencia en la resolución como formas de estimulación?

—La educación de posgrado es una de las direcciones principales de trabajo de la Educación Superior en Cuba. Está dirigida fundamentalmente a la culminación de especialidades, maestrías y doctorados. Otra vertiente la constituye la superación profesional continua con el objetivo de lograr la actualización, complementación y capacitación de todos los graduados universitarios del país.

«Así que una universidad, a partir de los resultados del estudiante y de las ofertas que existan en su especialidad, puede brindarle esas posibilidades para que continúe su formación académica, así como las becas que ellos tienen diseñadas, lo que proporciona la actualización, profundización, perfeccionamiento o ampliación de las competencias laborales para su desempeño profesional».

—¿El índice por concepto de investigaciones científicas y exámenes de premio seguirá midiendo integralmente al estudiante?

—Como se ha explicado, los resultados formarán parte del expediente del estudiante conformando su índice de eventos y exámenes de premio, y serán tomados en cuenta en los procesos de evaluación integrada del estudiante que realiza la institución, el de integralidad de la FEU y en el de ubicación laboral.

—¿Se mantiene el Título de Oro en 4,75 puntos?

—Sí, tal como establece la Resolución Ministerial No. 210/2007, Reglamento para el Trabajo Docente y Metodológico del MES.

—¿Qué elementos se tuvieron en cuenta para mantener hasta su graduación la bonificación que habían acumulado los estudiantes que cursan carreras universitarias?

—No nos pareció correcto en los debates que hicimos, sobre todo con la FEU, quitarles a los estudiantes que cursan hoy carreras universitarias y cuyos índices académicos fueron bonificados según las normas vigentes hasta el curso 2013/2014, la bonificación que al respecto habían acumulado hasta su graduación. Por ello se la respetamos.

«Independientemente de eso, el muchacho que está en segundo año puede aspirar al Premio al Mérito Científico. Los resultados en eventos científicos y exámenes de premio que dieron lugar a la bonificación acumulada se tendrán en cuenta, junto a la puntuación lograda en su índice de eventos y exámenes de premio, para otorgar el Premio.

Finalmente el Viceministro Primero recordó que la nueva resolución se aplica a partir del 1ro. de septiembre del año pasado, es decir en el actual curso escolar 2014-2015. Se trata, como apuntó, de «trabajar de manera conjunta en el logro de un graduado de mucho más nivel y calidad».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.