Pimienta joven

En la asamblea de balance en el municipio de Chambas los militantes coindidieron en la necesidad de reactivar el trabajo de la UJC, hacerlo más visible, multiplicar las acciones y ganar protagonismo en la juventud

Autor:

Luis Raúl Vázquez Muñoz

CHAMBAS, Ciego de Ávila.— «¿Por qué la UJC no mantiene todas esas cosas que hemos hecho en los últimos días?». La pregunta en la asamblea de balance en el municipio de Chambas la lanzó Alejandro González Manzano, secretario del comité de base del politécnico Iselín Arencibia. Ya planteada, la interrogante devino punto de inflexión en el encuentro.

«No quiero decir que estemos mal y no se trabaje —expresó—. Pero pienso que se tiene que hacer más. Y sigo preguntando: ¿Por qué no extendemos La Plaza Joven, las Conexiones Necesarias, los encuentros culturales y deportivos? ¿Por qué no se hacen estas iniciativas en los comités o entre varias organizaciones de base? Estoy seguro de que la UJC tendría otro aire, que es el que hoy no tiene».

Su intervención constituyó el colofón de una serie de planteamientos hechos en el debate y que, de acuerdo con las palabras de los delegados, ya se venían debatiendo desde las jornadas previas, sobre todo en el trabajo de comisiones. En común, esos criterios abordaban la necesidad de reactivar el trabajo de la UJC, hacerlo más visible, multiplicar las acciones y ganar protagonismo en la juventud.

Está comprobado que los jóvenes y, especialmente, los militantes de la Juventud Comunista, actúan y pueden tener resultados cuando se les convoca. Un ejemplo, de acuerdo con las vivencias narradas, se apreció en la Empresa Agropecuaria de Chambas.

Lázaro Bernal, secretario del comité de base en esa entidad, contó cómo los militantes se agruparon para visitar a los productores y apoyar la producción de leche, la cual alcanzó los 170 000 litros. Sin embargo reconoció que existe una dificultad: muchos jóvenes no militantes, con ejemplaridad ante sus compañeros, no desean ingresar a la organización.

Enrique Ahmed, profesor del politécnico Iselín Arencibia, señaló: «Somos malos divulgando. En nuestro centro organizamos actividades para estimular la recreación, y la gente piensa que lo hace otra estructura (la dirección, el sindicato...). Nadie imagina que es la UJC. ¿Por qué? Porque no somos capaces de poner aunque sea la bandera de la organización y  anunciar por un audio diciendo que somos nosotros quienes lo hacemos. A lo que hacemos la Juventud Comunista debemos echarle pimienta, pica-pica joven».

Precisamente en la asamblea una de las dificultades que afloró, y que reclama una participación decisiva de todas las estructuras de la UJC en el municipio, es superar la falta de participación de los organismos en el trabajo de formación vocacional hacia las carreras agropecuarias, algo señalado en el trabajo de las comisiones.

Daykelin Torres La Rosa, instructora de arte, enfatizó en la necesidad de desterrar el criterio de «para qué ingresar si la UJC no da nada». «Eso lo escuchamos —dice— y la organización no está para darle nada material a nadie. Lo que pasa es que solo nos ven en reuniones y en el pago de la cotización. Tenemos que romper ese círculo poco a poco. La UJC tiene que meterse en las dificultades. Si una maestra faltó por algún problema, los militantes podemos asumir las clases. Si un compañero tiene un problema, ahí tenemos que estar nosotros como organización para ayudarlo».

Julio Heriberto Gómez Casanova, miembro del Buró Nacional al frente de la esfera de Jóvenes Combatientes y Trabajadores, y Maykel Pérez Valdés, primer secretario del Comité Provincial de la UJC, señalaron que al trabajo de la organización, para que las cosas se hagan bien, hay que dedicarle tiempo, sin despojarlo de la frescura y la irreverencia que siempre debe caracterizar a la juventud.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.