El asunto no es de cifras, sino de esencias

Celebran asamblea X Congreso de la Juventud Comunista en el municipio de Yateras

Autor:

Lisván Lescaille Durand

YATERAS, Guantánamo.— El asunto no es de cifras, sino de esencias. Mientras el comité de base no propicie espacios para compartir con todos a su alrededor, las ideas, iniciativas, inquietudes y formas de esparcimiento, algunos continuarán mirando de lejos a su membresía.

La preocupación surgió en la asamblea X Congreso de la Juventud Comunista en el municipio de Yateras, donde no se crece adecuadamente en el número de militantes, sobre todo en el sector productivo, que es el corazón de la economía.

Erileisis Romero Peña, por ejemplo, ha apreciado debilidad en el trabajo político para atraer a jóvenes del sector cooperativo y campesino. Estar trabajando la tierra es en sí mismo un excelente aval, afirmó Romero Peña, responsable de la actividad juvenil por la CTC municipal, quien reconoció que falta incentivar la participación en los eventos de tradiciones campesinas, competencias deportivas entre zonas de la montaña y otras propuestas recreativas que ocupen el tiempo libre de los jóvenes.

En esa línea de pensamiento más de un delegado encomió la positiva experiencia de las 60 conexiones necesarias realizadas aquí, que devinieron momentos amenos con el universo juvenil y reciprocaron las miradas de muchachas y muchachos no militantes como Jasiel Soriano Lobaina, campesino de la CCS Antonio Maceo.

Al tomar la palabra en el debate, Soriano Lobaina reconoció que aquellas actividades lo «conectaron» con el comité de base de la cooperativa, razón por la que «hay que seguir invitando a personas como yo para que vean lo que realmente hace la UJC, que no es solo reunirse y cotizar», consideró.

Yunieski González, del centro mixto de la enseñanza primaria Ernesto Guevara, consideró que «debemos tener iniciativas creativas y dinámicas todos los días para que los jóvenes nos sigan, porque potencial existe». Y graficó: «Tengo 11 militantes y un universo juvenil de 18, una cantera que no se puede desaprovechar».

Hubo consenso en que no podemos considerar como un problema la tarea esencial de atender a los niños, adolescentes y jóvenes del entorno. «Ellos no pueden verse como la piedra en el zapato de la organización, sino todo lo contrario, como una oportunidad para ampliar nuestra influencia, lo cual debe perdurar en el tiempo y no limitarse a un proceso político», reflexionó Eleodoro Pérez Reyes, funcionario del Comité Nacional de la UJC.

Igualmente se insistió en que la organización debe atender las preocupaciones y sugerencias planteadas por los jóvenes no militantes, lo cual hará más creíble al comité de base. De la misma manera consideraron que la organización debe buscar y estimular con los galardones instituidos a los más destacados en la producción y los servicios.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.