Jornada de respuesta y de continuidad

Así calificó este Primero de Mayo el miembro del Buró Político del Comité Central del Partido y Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al concluir el desfile en Santiago de Cuba

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.— Hemos vivido una jornada de fiesta revolucionaria y obrera, de fiesta de pueblo. Por ahí ha desfilado Cuba, creo que este es un desfile de respuesta y de continuidad, porque ahí estaban nuestros jóvenes, junto al pueblo, junto a los trabajadores, demostrando que no es una consigna sino una realidad ese legado de continuidad.

Tal fue la valoración emocionada del primer vicepresidente de los Consejos de Estado y Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, tras encabezar aquí, junto las máximas autoridades del Partido y el gobierno en la provincia, la marcha en la que más de 400 000 trabajadores santiagueros y sus familiares inundaron con paso firme la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, para ratificar su respaldo a nuestro Socialismo, a Fidel, Raúl y la Revolución cubana.

El también miembro del Buró Político del Comité Central del Partido argumentó que la jornada vivida este primer día de mayo es también la respuesta a un grupo de acontecimientos que se han estado sucediendo desde diciembre y que van armando un entramado de victorias que marcarán un momento importante de la Revolución cubana.

Díaz-Canel significó que este Primero de Mayo es también una respuesta para los que piensan en la guerra, porque este es un Primero de Mayo de paz, donde la gente está desfilando por un mundo mejor y es también una respuesta a aquellos que han querido manipular el concepto de sociedad civil.

«Ahí estaba Cuba, ahí estaba nuestra sociedad civil, participativa, defendiendo una causa, una idea, una nación, una Revolución y también defendiendo un sistema. Este es un día de felicidad y que da nuevas energías para continuar por un camino de obstáculos y adversidades que sabremos vencer. Es también un camino de luz, de victorias que seguirá generando nuevas victorias», sentenció.

El primer vicepresidente cubano destacó asimismo que para los santiagueros este es el Primero de Mayo del 500 aniversario, en el que vamos a celebrar el medio milenio de una ciudad, de un pueblo, que después de fundado, se creció ante la historia.

En otro amanecer de tradición y compromiso, justo a las 7:00 de la mañana se desató en la Ciudad Heroica la marcha compacta, multicolor, combatiente, retando una amenaza de lluvia que les acompañó durante las casi dos horas de banderas, consignas y andar apretado, vaivén de caderas y conga amplificada desde los altavoces: «Santiagueros sigan adelante…»

La secretaria general de la Central de Trabajadores de Cuba en el oriental territorio, María de los Ángeles Cordero Tamayo, al intervenir en la celebración, convocó a los trabajadores a continuar la batalla por la eficiencia económica, a cumplir los compromisos contraídos de ser más eficientes y competitivos y utilizar al ahorro de recursos como la fuente más importante de ingresos, inspirados en la celebración del 500 aniversario de la fundación de la villa de Santiago de Cuba y el 62 del asalto al cuartel Moncada. La dirigente sindical expresó asimismo la solidaridad y apoyo irrestricto de los trabajadores de este lado cubano a la República Bolivariana de Venezuela y su presidente Nicolás Maduro, el repudio al bloqueo genocida y el mantenimiento de la ilegal base naval en Guantánamo y expresó la alegría de los santiagueros, como todos los cubanos, por tener a los Cinco en casa, desfilando con todo su pueblo.

Su llamado marcó el paso en una mañana en la que el abuelo combatiente, con el pecho colmado de medallas, llevó de la mano al nieto pionero, radiante por despertar antes del alba y anduvieron constructores, campesinos y trabajadores de oficina, médicos y militares, en apretado haz que dejó clara la voluntad popular de preservar y perfeccionar nuestro Socialismo.

En un cierre digno de este tiempo, los jóvenes, encabezados por sus delegados al X Congreso de la UJC, dejaron claro que en sus manos el futuro está asegurado. Seguridad que fue sellada al ritmo de la centenaria Conga de los Hoyos.

Otra vez el vigor de los jóvenes nacidos en esta tierra junto al vaivén de las caderas recorrió calles y plazas en la cabecera provincial y en los nueve municipios santiagueros, donde la convicción de sus hijos ofreció otra vigorosa demostración de patriotismo e intransigencia revolucionaria, que tras dar otro sí por su Revolución a la altura de su historia, cedió después lugar el festejo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.