François Hollande: «Cuba, expresión de la dignidad y la independencia» (+ Fotos)

El Presidente francés condenó el bloqueo de Estados Unidos a la Isla y manifestó la voluntad de su país de incrementar los lazos con La Habana

Autores:

Yailé Balloqui Bonzón
Enrique Milanés León

François Hollande, primer presidente de Francia que visita Cuba, incluyó este lunes en su intensa jornada de trabajo una conferencia magistral en la Universidad de La Habana, la inauguración de la nueva sede de la Alianza Francesa, el encuentro de negocios entre empresarios de ambos países y la firma de importantes acuerdos bilaterales sobre educación superior, ciencia y economía.

En el Aula Magna de la Universidad de La Habana, ante la presencia de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Hollande destacó el adecuado contexto de intercambios internacionales de Cuba en que se produce su visita y recordó la posición de su país contra el bloqueo de Estados Unidos a la Isla. «Es posible a veces frenar o impedir el desplazamiento de mercancías, pero nunca es posible impedir o frenar el movimiento de ideas», afirmó.

«Todo lo que pueda hacer Francia para permitir que se tomen nuevas decisiones, que se confirme esa apertura, que esas medidas que tanto perjudicaron a Cuba puedan por fin anularse para que cada país sea respetado con su propia identidad: esto es lo que tenemos que hacer», precisó refiriéndose al bloqueo estadounidense a la Isla.

Agregó que «cuando regrese, en las reuniones europeas, contaré lo que ha sido este viaje, lo que espera el pueblo cubano y lo que Europa puede hacer para acompañar a Cuba y favorecer los cambios que se están produciendo aquí».

El mandatario señaló que hay vínculos seculares que unen a Cuba, Francia y América Latina. «Compartimos los mismos movimientos de ideas, las mismas aspiraciones filosóficas. Hemos admirado a los mismos autores y leído los mismos libros e, independientemente de las dificultades en distintos momentos, siempre hemos intercambiado creaciones, obras, intelectuales…», sostuvo.

«Mi presencia aquí en la Universidad tiene por objeto también reafirmar esa voluntad de Francia de incrementar esos intercambios culturales, científicos y también económicos, lo que indica movilidad, que los estudiantes puedan circular entre nuestros dos países», dijo.

Entre los desafíos que exigen trabajo conjunto de su país y Latinoamérica, mencionó la seguridad internacional, la lucha contra las desigualdades, el desarrollo sostenible y, por ende, el cambio climático. Son retos, dijo, a discutir en esta «visita histórica».

El Presidente François Hollande elogió el papel de Cuba en la región y sostuvo que venir a Cuba es venir a un país que ha representado para América Latina una forma de expresión, de reivindicación de la dignidad y de la independencia. Esto explica que desempeñe un papel importante en muchísimas mediaciones y favorezca la paz, subrayó Hollande.

En ese sentido, elogió que La Habana sea sede de las conversaciones de paz para Colombia.

Hollande destacó el prestigio de la Universidad de La Habana.

Hollande destacó el prestigio de la Universidad de La Habana, refirió que las relaciones académicas y científicas de Francia y Cuba se remontan a mucho tiempo atrás y comentó el relieve de grandes figuras que enlazaron ambas partes, como Víctor Hugo, José Martí, André Voisin, Carlos J. Finlay y Alejo Carpentier.

«Cuba siempre eligió dar una educación de alto nivel y una salud de gran calidad. Hoy más de un millón de cubanos tienen diplomas de la enseñanza superior. Es uno de los éxitos de ustedes que hace que sus investigadores sean recibidos con los brazos abiertos en los equipos científicos más destacados del mundo y eso es mucho más meritorio si tenemos en cuenta que el embargo (bloqueo) ha perjudicado los estudios universitarios», declaró.

El Presidente galo reconoció que Cuba desarrolla la salud bajo ideas solidarias y añadió, tras referir la lucha contra el ébola, que Cuba colabora y cura con un movimiento que sale del corazón.

Hollande se pronunció por duplicar el número de becas de su país a estudiantes cubanos —actualmente son 150—, concentrándose en los niveles más elevados, de maestría y doctorado. Ello responde a la confianza mutua que existe entre los sistemas universitarios de Cuba y Francia, reconoció.

Tras la conferencia magistral en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, Hollande respondió preguntas de los estudiantes.

Luego de responder públicamente preguntas de tres estudiantes y de firmar el Libro de visitantes ilustres de la Universidad de La Habana, François Hollande fue, junto con Miguel Díaz-Canel Bermúdez, testigo de honor de la firma de cuatro convenios de colaboración entre universidades de los dos países en los campos académico, investigativo y tecnológico.

Hollande y Díaz-Canel presidieron la firma de cuatro convenios de colaboración entre universidades de los dos países.

Alianza Francesa y amistad cubana

En otro momento de su visita, el líder galo inauguró la nueva sede de la Alianza Francesa, institución que imparte clases de idioma francés a cerca de 12 000 alumnos en la capital cubana y Santiago de Cuba y promueve el intercambio cultural entre ambas naciones.

El presidente Hollande afirmó que la nueva sede de la Alianza Francesa es «una de las más grandes y bonitas del mundo».

Acompañado por el Primer Vicepresidente cubano recorrió la sede de la Alianza, un palacete en el histórico Paseo del Prado que recorrió, entre los saludos del pueblo.


Acompañado por Miguel Díaz-Canel, el visitante recorrió las instalaciones del lugar que, dijo, contribuirá a afianzar aún más los nexos culturales. Este sitio permitirá que más cubanos conozcan la lengua francesa, descubran nuestra cultura y participen de la francofonía, afirmó en la inauguración.

El Presidente rememoró que fue el Comandante Ernesto Che Guevara quien, en las semanas que siguieron al triunfo de la Revolución, en 1959, impulsó la instalación de la Alianza en La Habana.

Ese particular, junto a muchos otros de la vida del Guerrillero argentino-cubano, lo hacen tan conocido en Francia, afirmó. También recordó que el Che fue estudiante en una institución similar en Argentina, cuando era joven.

La nueva sede, «una de las más grandes y bonitas del mundo» a juicio del mandatario, está ubicada en un palacete de principios del siglo XX de 1 600 metros cuadrados y 55 habitaciones que perteneció a la familia Gómez Arias, cuyo padre formó parte de la historia política cubana de esa centuria.

Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad de La Habana, afirmó que la instalación, ubicada en las calles Prado y Trocadero, es Monumento Nacional de Cuba y parte del Patrimonio de la Humanidad.

Con esta inauguración, agregó Leal, atamos un lazo más entre el sentimiento íntimo del pueblo francés y el de Cuba. Francia estuvo presente con su filosofía, y los conceptos de libertad, igualdad y fraternidad contribuyeron en gran medida a la conformación de nuestra identidad.

Tras la inauguración de la nueva sede de la Alianza Francesa, el presidente Hollande rompió el protocolo y caminó por el Paseo del Prado, uno de los más populares y tradicionales de La Habana, donde estrechó la mano a muchos cubanos que se acercaron a saludarlo.

Esta avenida fue rediseñada en 1928 por el arquitecto paisajista francés Jean-Claude Nicolas Forestier.

En el foro empresarial Cuba-Francia

En su visita a Cuba, Hollande viajó acompañado de una amplia delegación integrada por varios ministros, parlamentarios, representantes de instituciones culturales y académicas y directivos de importantes compañías galas interesadas en Cuba.

El mandatario francés clausuró el Foro Empresarial Cuba-Francia que estuvo presidido por la parte cubana por el vicepresidente del Consejo de Ministros Ricardo Cabrisas y por el Ministro de Comercio Exterior y de la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca.

Entre los participantes en la delegación francesa están altos directivos de firmas como la de bebidas Pernod Ricard, la hotelera Accor, la aerolínea Air France, el grupo de distribución Carrefour, el de telecomunicaciones Orange, y varias entidades bancarias que, junto con compañías cubanas, formaron parte del Foro empresarial Cuba-Francia que clausuró Hollande en el hotel Sevilla.

En el encuentro empresarial cubano-francés, se firmaron varios acuerdos en los campos de turismo, petróleo y energía, entre otros.

Según informó Rodrigo Malmierca, ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, este lunes se desarrollaron la sesión plenaria y los cuatro talleres sectoriales del Foro Empresarial Cuba-Francia, donde la parte anfitriona brindó detalles sobre la actualización del modelo económico y la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social, y su proyección a largo plazo.

También se refirió a las oportunidades que abre para el empresariado francés la nueva Ley de Inversión Extranjera, así como las posibilidades que brinda la Zona Especial de Desarrollo Mariel a los interesados en invertir en Cuba.

Malmierca explicó que los intercambios realizados este lunes entre empresarios cubanos y franceses permitieron identificar «intereses comunes» con el fin de impulsar la cooperación en varios sectores.

Específicamente, en la producción de petróleo, Malmierca dijo que Cuba se interesa por la participación del grupo empresarial del sector energético Total en un contrato de exploración a riesgo y producción compartida, capacitación de personal cubano y modernización de la refinería de Santiago de Cuba.

La delegación francesa rindió tributo al Héroe Nacional José Martí.

En horas de la tarde, el Presidente galo —acompañado del viceministro de Relaciones Exteriores de la Isla, Rogelio Sierra—, depositó una ofrenda floral en el Memorial que perpetúa la memoria del Héroe Nacional de Cuba José Martí, en la Plaza de la Revolución, y recorrió la exposición que muestra la vida y obra del Maestro.

En la histórica Plaza de la Revolución.

Hollande, quien llegó el domingo por la noche a Cuba, entregó también la Legión de Honor, la más alta distinción que concede el país galo, al Cardenal Jaime Ortega. En una ceremonia efectuada en la residencia del embajador francés en La Habana, Jean-Marie Bruno, el mandatario saludó «lo que el Cardenal ha hecho por y con su país».

Esta visita a Cuba forma parte de una gira por el Caribe que ya le ha llevado a las Antillas francesas —las islas de San Bartolomé, San Martín y Martinica— y que culminará este martes en Haití.

Interrogada por PL sobre el significado de esta visita, la ministra francesa de Justicia, Christiane Taubira, la calificó como histórica y destacó el rol desempeñado por Cuba en el Caribe y su posición estratégica en la región.

Conoció de la obra del Héroe Nacional cubano.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.