De aniversario Filial de la Universidad de las Artes en Camagüey

A juicio del Doctor en Ciencias Rolando González Patricio, rector del ISA en Cuba, la unidad docente camagüeyana ha contribuido a la formación de egresados y profesionales, ha desplegado una intensa labor de extensión universitaria, y ha estado al servicio de la cultura camagüeyana, de la región centro—oriental y del país

Autor:

Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.—«La filial de la Universidad de las Artes en esta provincia ha estado atenta a la formación de egresados y profesionales, y a una intensa labor de extensión universitaria; así como, al servicio de la cultura camagüeyana, de la región centro—oriental y del país», expresó el doctor Rolando González Patricio, rector del ISA, en Cuba, durante los festejos de los 25 años de creada la institución agramontina.

El también diputado al Parlamento cubano valoró de fecundo el quehacer de los profesionales del ISA en Camagüey. «Es vital para esta unidad docente —creada el 13 de septiembre de 1989— el vínculo establecido con proyectos culturales de prestigio, que nutren y consolidan la formación de los artistas», subrayó.

Esta asociación —insistió— es una fuente inagotable de profesionalidad, la cual revela voluntad y capacidad del claustro, para enfrentar los desafíos culturales, apuntó.

«En ese estrecho vínculo —agregó— también se encuentra el horizonte, siempre inalcanzable culturalmente, de la excelencia como servicio a la comunidad a la que pertenecen también los artistas», consideró.

Reiteró González Patricio que la Universidad de las Artes es una sola en el país y que entre sus propósitos destaca el compromiso y obligación de la calidad de todos sus procesos formadores y culturales. «El ISA en Cuba se distingue por estar atenta a las necesidades culturales del grupo humano al que se pertenece, a pesar de la carencia de recursos», ratificó.

Jorge Luis Tapia Fonseca, miembro del Comité Central del Partido y su primer secretario en el territorio, adelantó la reparación capital del inmueble que abrazará la sede del ISA en Camagüey, y ante la compleja obra constructiva reiteró el rol protagónico de educandos, profesores e intelectuales. Esperamos la participación activa de todos, así como del Partido y del Gobierno, junto a las organizaciones de masas, en la organización y planificación correctas de las labores constructivas, en particular el rol de los decisores y ejecutores, acotó.

Durante la celebración se reconocieron a personalidades con una amplia trayectoria dentro del ISA camagüeyano. Destacaron los doctores Olga García Yero y Luis Álvarez Álvarez; la máster María Antonieta Rioseco López—Trigo,  directora del centro agramontino; Humberto González Carro,  director de la sede del ISA en Holguín; a las profesoras fundadoras Amalia Marín Moares, Yaquelín Láncara Mora e Irma Horta Mesa, y se recordó a la ya desaparecida Zenaida Porrúa Obregón, quien apoyó incondicionalmente la creación de esta filial.

El ISA en Camagüey posee 246 graduados en pregrado y otros 1419 en diferentes modalidades de educación postgraduada. Brillan los diplomados de Estudios Martianos, Estudios Lingüísticos, Semiótica de las Artes y la Maestría en Cultura Latinoamericana, única de su tipo en el país.

La carrera de música abrió en los inicios con el perfil de guitarra, pero actualmente también se estudia piano, violín, viola, flauta, saxofón, trombón, tromba, clarinete, contrabajo y composición. Le siguió arte danzario con la especialidad de ballet y posteriormente danza folclórica.

En el 2002 comenzaron a formarse los primeros profesionales del mundo audiovisual en los perfiles de dirección, sonido, edición, fotografía y producción que vendrían a reforzar el lugar privilegiado de Camagüey en esta rama de las artes visuales.

Destacados artistas del territorio y prestigiosas instituciones culturales reconocieron a la Universidad de las artes en Camagüey.

A piacere, conjunto de cámara, único de su tipo en Cuba, regaló su arte.

El grupo vocal Desandan interpretó Batalla de Jericó y Simbí, ambas piezas del folclor haitiano.

El quinteto de cuerdas Santa Cecilia demostró su talento en las obras Ay mama Inés, de Eliseo Grenet, y Échale salsita; de Ignacio Piñeiro.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.