Rodar bien es economizar

En la provincia de Holguín se emprenden varias inversiones destinadas al mejoramiento de la red vial, cuyo monto total superará este año los 15 millones de pesos

Autor:

Héctor Carballo Hechavarría

HOLGUÍN.— Los beneficios que traen aparejados varias inversiones destinadas a la reparación y el mantenimiento de la infraestructura vial de esta provincia se van haciendo cada vez más palpables tanto en trayectos urbanos como rurales.

Un ejemplo de ello es la ejecución del proyecto para ampliar un tramo perteneciente a la Carretera Central, emplazado entre la ciudad de Holguín y el aeropuerto internacional Frank País, y que en pleno ajetreo constructivo comienza a recibir elogios.

Aunque todavía expuestos a las polvaredas por los movimientos de tierra o las labores de asfaltado, varios conductores que circulaban por ese trecho notificaron a JR sobre la apreciable disminución del tiempo que emplean ahora para traspasarlo.

La obra, imbuida en su primera etapa, propiciará el ensanchamiento de la vía hasta cuatro sendas, incluido un separador central, y ha demandado soluciones de gran complejidad técnica como la construcción de unos 500 metros de muros de contención para reducir daños a inmuebles e infraestructuras aledañas.

El propósito es alcanzar unos nueve kilómetros en total hasta el año 2016, lo cual garantizará una circulación más expedita y segura entre la capital provincial y su terminal aérea, y desde esta, hacia el polo turístico holguinero.

Otras inversiones de ese tipo y que fueron aprobadas en los planes de la economía se acometen al mismo tiempo por entidades del grupo empresarial del Micons en distintos intervalos de la red provincial.

Resultan notables los avances en la reparación de la carretera Moa-Holguín —de unos 170 kilómetros de longitud— y que en su transcurso ha beneficiado ya a varios poblados cabeceras municipales.

Foto: Héctor Carballo Hechavarrría.

Pavel Rodríguez Rodríguez, director del Centro Provincial de Vialidad (CPV), informó que solamente este año los fondos que se ejecutarán en mantenimiento y reparación superarán los 15 millones de pesos.

En dependencia de la aprobación por el Estado, estas y otras nuevas inversiones deberán tener continuidad en los próximos años en la provincia, estimada en el país entre las que poseen mayor deterioro de sus redes y con complejidades muy singulares.

Agradecida la ciudad

La necesidad de ensanchar el trazado de la Carretera Central a su paso por el interior del casco urbano de la ciudad de Holguín resulta, más que un viejo anhelo, una demanda impostergable ante el intenso crecimiento poblacional y arquitectónico experimentado.

Independientemente de la existencia de la circunvalación, el recorrido de esa calzada es muy frecuentado y se extiende a través de unos 20 kilómetros, con solo dos sendas de doble sentido de circulación.

El itinerario está considerado por los planes de desarrollo local y reordenamiento territorial. Desde el año 2005, cuando se inició su extensión, solamente se ha podido ampliar hasta hoy, poco más de un kilómetro en dirección a la salida hacia la provincia de Las Tunas.

Con ese interés se adoptan medidas para trasladar algunas instalaciones cuyos espacios podrían verse afectados en el futuro, como la Terminal de ómnibus nacionales.

El propósito es alcanzar unos nueve kilómetros hasta el 2016. Foto: Héctor Carballo Hechavarrría.

En la Ciudad de los Parques se trabaja actualmente en la urbanización de importantes arterias como la calle Mariana de la Torre, que propiciará nuevas alternativas de movilidad y abarca reformas a la red de acueducto y alcantarillado.

Con esa misma visión se reparó y amplío la avenida Capitán Urbino, que da acceso a la emblemática Loma de la Cruz, y también la Cajigal, en el reparto Alcides Pino, que es punto de partida hacia la ciudad de Gibara, Monumento Nacional.

En la ejecución de estas obras participan, además del CPV, las unidades presupuestadas de Servicios Comunales, Inversiones de la Vivienda y prácticamente el conjunto de empresas constructoras del Micons.

Bienvenido el asfalto

«La rehabilitación de la carretera Moa-Holguín contiene un gran impacto socioeconómico. Esta vía es como la espina dorsal de nuestra provincia y por ella circula no solo la mayor cantidad de vehículos, sino los de mayor peso», aseguró el Director del Centro Provincial de Vialidad.

«Por ese trayecto se realizan transportaciones vitales y se enlazan buena parte de los municipios, además de asegurar el vínculo con las provincias de Guantánamo y Santiago de Cuba, desde cuyo puerto se transportan cuantiosas mercancías».

«Su proyección data de los años cuarenta del pasado siglo y aunque se ha reparado en varias ocasiones desde la década del sesenta, cuando se asfaltó completamente, la intervención actual es la más abarcadora».

Entre los tramos más importantes que se han concluido figuran el de Moa a Sagua de Tánamo y el trayecto montañoso de Cabonico, en Mayarí y el poblado de Cueto, desde donde se avanza actualmente hacia la ciudad cabecera provincial.

En ese circuito se han mejorado alrededor de 13 kilómetros de paseos, fundamentalmente enmarcados en zonas de riesgo para la circulación.

El Pavel Rodríguez Rodríguez agregó que desde el punto de vista organizativo estas inversiones se chequean  sistemáticamente, pues el control de la calidad es prioritario.

Ello ha posibilitado rectificar e incluir acciones que no estaban concebidas. En los tramos donde existían desniveles de las cotas, no se autorizó el asfaltado hasta que se rectificaron.

No obstante, en la carretera Moa-Holguín quedarán pendientes por ahora algunos puntos que podrán resolverse solo cuando se disponga de condiciones más oportunas, tanto en términos económicos como de equipamiento.

El traspaso de las lomas de La Gloria y Rejondones son dos de ellos. La considerable inclinación que distingue a ambas elevaciones ha demandado repetidamente de soluciones frente a escollos como el corrimiento de la mezcla asfáltica por la fricción de las ruedas de los vehículos, o eventualidades como la rotura de alcantarillas por el potente flujo de las aguas.

La aplicación del llamado hormigón hidráulico con empleo de anclajes mecánicos ha sido una de las soluciones más empleadas y con resultados satisfactorios. No obstante, en la circulación por estos encumbrados tramos, siempre está presente el llamado a elevar la precaución mientras se conduce.

Rodar y ahorrar

Según indicadores de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el impacto de actividad vial sugiere que por cada dólar que se deja de invertir en labores de mantenimiento pueden ocasionarse hasta tres de pérdida, por concepto de piezas y agregados.

De hecho, una forma en que la economía nacional pueda obtener la necesaria recuperación es también disponiendo de mejores condiciones para la explotación de su parque vehicular, tal y como se refleja en los lineamientos 283 y 285 de la Política Económica y Social de la Revolución.

La reducción de los accidentes del tránsito es otro de los valores agregados que acompañan a estas inversiones. Sin embargo, tampoco deja de ofrecer nuevos retos en la medida en que avanzan.

Según reflexionó Pavel Rodríguez Rodríguez, director del Centro Provincial de Vialidad en Holguín, «se tiene plena claridad de que precisamente en las carreteras que van quedando en óptimas condiciones, incluso con la señalización establecida, es donde lejos de producirse un descenso existen incrementos de la accidentalidad. Y este es un nuevo desafío que, a pesar del esfuerzo, solo puede afrontarse con la cooperación responsable de los conductores».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.