Padre y abuelo a la vez - Cuba

Padre y abuelo a la vez

Desde sus años iniciales, el binomio juventud-educación ha sido uno de los hitos más trascendentales en la historia de la Unión de Jóvenes Comunistas

Autor:

Yuniel Labacena Romero

El binomio juventud-educación ha sido uno de los hitos más trascendentales en la historia de la UJC, desde sus años iniciales. Fue por ello que la organización asumió luego de la clausura de su II Congreso, el 4 de abril de 1972, el apoyo a la revolución educacional que se gestaba en el país.

Fue así que respaldó el propósito de vincular el estudio y el trabajo como principio educacional, e impulsó la construcción de un gran número de escuelas secundarias básicas en el campo, al mismo tiempo que fortaleció el Plan la Escuela al Campo, que venía desarrollándose desde 1965.

También se creó el Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce Domenech, fruto de un llamamiento a los estudiantes de décimo grado hecho por Fidel en la jornada final del II Congreso de la UJC, para que se prepararan como educadores y así resolver uno de los más difíciles problemas existentes en la enseñanza.

Así lo hicieron. Si una década atrás jóvenes como ellos y con menos edad habían respondido a la convocatoria de librar a Cuba del analfabetismo, en esta oportunidad también la respuesta fue masiva. El 19 de mayo de 1972 se instituyó el Destacamento Pedagógico, cuyo primer contingente lo integraron 400 alumnos de décimo grado.

A estos primeros muchachos y muchachas les siguieron miles, organizados en otros cinco contingentes, los que hicieron posible que la Revolución cumpliera el principio de que todo adolescente siguiera estudiando después del sexto grado, a pesar de la enorme explosión de matrícula de esos años.

Luego, en la clausura del IV cónclave de la organización juvenil, el 4 de abril de 1982, el líder histórico de la Revolución expresó que si el II Congreso fue padre del Destacamento Pedagógico, era a la vez abuelo del Destacamento de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay, porque de la idea del primero surgieron otras.

Y es que desde el 12 de marzo de ese año, se había creado el primer contingente del Destacamento de Ciencias Médicas, que sería un paso importante para convertir a nuestro país en una potencia médica, como planteó Fidel a los jóvenes, iniciativa que tuvo una entusiasta acogida por sus protagonistas.

Los integrantes de este nuevo destacamento juraron ante el pueblo asumir el legado de hidalguía heredado de años de historia y alcanzar el modelo del médico revolucionario, inspirados en la figura del Guerrillero Heroico, como gran paradigma de la formación integral.

Una tarea de vanguardia para la juventud cubana, con profundo contenido político y de compromiso con la Revolución, fueron esos destacamentos que han permitido a lo largo de estos años saborear la madurez, el desenfado y el optimismo de los más jóvenes.

Fuentes: Archivo Central de la UJC y Juventud Rebelde

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.