La «letra chiquita» de los ingresos turísticos

Una porción de los ingresos que tradicionalmente han captado las entidades turísticas estatales y con asociación extranjera internacional se está corriendo hacia el hospedaje y la gastronomía privada y cooperativa. Entre enero y marzo visitaron Cuba 37 023 estadounidenses

Autor:

René Tamayo León

Las entidades turísticas estatales y mixtas del país dejaron de percibir entre enero y marzo último 26 303 700 pesos convertibles en comparación con el primer trimestre de 2014, para un descenso del 3,9 por ciento por concepto de ingresos.

La caída ocurrió pese a que en ese periodo la llegada de visitantes internacionales subió 14,2 por ciento. En los primeros tres meses del año entraron al archipiélago cubano 1 136 948 personas que viven en otros lugares; y los ingresos de las entidades mencionadas sumaron 644 844 900 CUC.

En ellas, el ingreso per cápita por visitante se contrajo 15,8 por ciento, por lo que un viajero promedio desembolsó durante una estancia (también promedio) 567,2 CUC, el gasto más bajo en los últimos diez años.*

De estas cifras da fe el informe Turismo internacional. Indicadores seleccionados. Enero-marzo de 2015, de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (Onei), cuya versión digital puede consultarse en www.onei.cu.

La publicación, elaborada por los especialistas del Centro de Gestión de la Información Económica, Social y Medioambiental de la institución, tiene como objetivo, señala, «mostrar los resultados preliminares de los indicadores fundamentales que miden la actividad del turismo internacional en el país».

Letra chiquita

Los guarismos de arriba son lo explícito, sin embargo, la «letra chiquita» apunta hacia otros «lares».

El informe Turismo internacional... incluye, entre otros indicadores, el comportamiento de los ingresos, pernoctaciones y la tasa de ocupación de las entidades empresariales atendidas por el Mintur, Gaviota, Habaguanex y Palco. Son solo esas.

No incluye a otros escenarios estatales a donde también acuden los turistas y excursionistas. Tampoco a cooperativas ni a los servicios operados por miles de cuentapropistas que se están especializando en hospedaje, gastronomía, transporte, arte, artesanía, etcétera, que tienen clientes foráneos.

Independientemente de que las entidades indizadas en el informe de la Onei pudieran estar aplicando en algunas instalaciones tarifas más competitivas —lo cual a este redactor no le parece desatinado—, los ingresos por visitante son mucho más que el per cápita que pueda deducirse de la publicación.

El folleto Turismo internacional. Indicadores seleccionados, no capta en toda su magnitud y complejidad la realidad del sector. El sistema estadístico cubano debe ir resolviendo esas ecuaciones, lo que no ocurre de la noche al día en un país donde la tradición era otra.

Durmieron y comieron

La disminución en los ingresos de las entidades turísticas referidas (las atendidas por Mintur, Gaviota, Habaguanex y Palco) fue acosta, fundamentalmente, del alojamiento y la gastronomía.

Son estas las variables de más peso en la captación de divisa; en conjunto recaudaron 468 539 200 CUC (el 72,2 por ciento de todo el dinero obtenido entre enero y marzo por ellas.

Estoy seguro, sin embargo, de que los turistas que estuvieron en Cuba ni durmieron mal ni pasaron hambre (exceptuando, claro, a algunos pocos andariegos que llegan casi «al pecho»). Ni se aburrieron demasiado.

Como conocemos, el hospedaje y la gastronomía constituyen dos de las actividades más dinámicas del cuentapropismo y el cooperativismo no agropecuario. Y está muy bien —pienso yo— que sean parte de los actores económicos que se benefician.

El turista promedio que utilizamos para este comentario no gastó 567,2 CUC durante su estancia. Fue mucho más. Y fue bueno. Ese dinero se queda casi en su totalidad en el país.

Esto, sin embargo, no es para conformarse. La empresa estatal socialista es un patrimonio del pueblo y la fuente principal de los ingresos para nuestro desarrollo y bienestar.

Son y serán las principales captadoras de recursos monetarios en el sector. Los planes de desarrollo, tanto los dirigidos a incrementar capacidades y ofertas tradicionales como los encaminados al «turismo de lujo», lo garantizarán a mediano y largo plazo. Cada día, empero, deben exigirse más.

Estadounidenses en Cuba

Entre enero y marzo de 2015 estuvieron en Cuba 37 023 estadounidenses, informa la publicación Turismo internacional. Indicadores seleccionados. Enero-marzo de 2015, de la Onei, que es la fuente oficial de las estadísticas del Gobierno.

El documento incluye la llegada de visitantes según área geográfica, ciudadanía, grupo de edades y sexo, motivos de viaje. Tiene como fuentes de información las cifras emitidas por la Dirección de Inmigración y Extranjería y el formulario Indicadores preliminares de ingresos y alojamiento, correspondiente al Sistema de Información Estadística Nacional.

El arribo significó un crecimiento en la emisión desde ese país de 29,9 por ciento con respecto al primer trimestre de 2014, por lo que fue el tercer país de mayor crecimiento porcentual, detrás de Venezuela y Polonia, aunque casi parejo con Inglaterra y México. No obstante, el país norteño es el sexto emisor de visitantes a Cuba, por delante está Canadá, Alemania, Francia, Inglaterra e Italia.

La publicación Turismo internacional. Indicadores seleccionados, no incluye en sus reportes a la ciudadanía cubana que reside en Estados Unidos.

Comportamiento del arribo de visitantes de América del Norte en los últimos diez años.

*El cálculo del redactor es un comportamiento tipo para analizar tendencias, e incluye tanto a turistas como excursionistas. Las definiciones metodológicas de la Onei establecen que turista es todo «visitante que viaja a un país distinto de aquel en el que tiene su residencia habitual, que efectúa una estancia de por lo menos una noche, pero no superior a un año, cuyo motivo principal de la visita no es el de ejercer una actividad remunerada en el país visitado»; y excursionistas se refiere a todo «visitante que viaja a un país distinto de aquel en el que tiene su residencia habitual, por un período inferior a 24 hora, sin incluir pernoctaciones en el país visitado y cuyo motivo principal de la visita no es el de ejercer una actividad que se remunere en el país visitado. Incluye pasajeros en crucero, visitantes del día y tripulaciones».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.