Los motores calientes

La primera jornada de sesión plenaria del X Congreso de la UJC arrancó con la energía de enriquecedores intercambios en los que participaron representantes de los ministerios de sectores definitorios para el futuro del país

Autor:

Juventud Rebelde

Con avidez de diálogo llegaron a la sesión plenaria de este primer día de la cita nacional del X Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), delegadas y delegados de todas las provincias. Y luego del emotivo e histórico primer momento, las fuerzas y neuronas se dispusieron para el encuentro con representantes de distintos organismos que desempeñan un importante rol en los cambios que vive el país.

Intercambios con Margarita González Fernández, Maimir Mesa y Marino Murillo, titulares de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social, Comunicaciones y Economía y Planificación, respectivamente, pusieron a la vanguardia juvenil al tanto de cuanto se piensa y se pone en práctica para el futuro que todas y todos construyen.

Aunque fue el último momento de la sesión plenaria, particular interés despertó la actualización sobre la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, pues la juventud sabe que en ello va la apuesta por el porvenir.

Durante más de dos horas, interactuaron con Murillo, con la presencia de José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido y Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; Salvador Valdés Mesa, vicepresidente del Consejo de Estado, y otros dirigentes vinculados a la economía, además de los miembros del Buró Nacional de la UJC, presididos por Yuniasky Crespo Baquero, primera secretaria de la organización.

Murillo explicó que, como parte de las transformaciones, se trabaja en la conceptualización del modelo económico y social. Importante resulta definir políticas a largo plazo y trabajar en el perfeccionamiento empresarial, dijo.

La actualización del modelo económico es profunda y debe hacerse con toda la paciencia que requiere, señaló el Ministro, y explicó que un crecimiento del 4,7 por ciento en el primer semestre se hace más significativo porque ocurrió en los sectores más importantes, aunque para que el cambio se vea en la economía familiar, debe mantenerse aumentando al menos un 5 o 6 por ciento durante varios años. «Hemos estudiado los modelos económicos de muchos países y los que más han crecido son los que se sostienen por sí mismos», destacó.

Igualmente ahondó en las dificultades y adelantos de las cooperativas no agropecuarias y el sector del trabajo por cuenta propia (que suman el 27 por ciento de la población empleada). Dijo que continúa el avance en el reordenamiento del entorno monetario del país, siempre sin afectar a las personas, propósito que muchas veces obvian quienes piden más velocidad a las transformaciones.

Destacó la necesidad de producir más para aumentar los salarios, y describió lo complicado de mantener el nivel de inversión en el país, para lograr su avance sin dejar de garantizar las condiciones de vida de la población, que no puede esperar por resultados a largo plazo. Crédito de hoy es deuda de mañana; es vital que los ingresos permitan pagar las deudas, sostuvo también.

Explicaciones detalladas e ilustradas ofreció el titular, quien respondió igualmente a dudas de delegados sobre la política ante el envejecimiento poblacional y la necesidad de un mercado mayorista para el sector no estatal. También precisó detalles sobre las políticas sociales, de salarios, energéticas, de vivienda y agroindustriales.

Sobre los conceptos de la actualización, aclaró que en Cuba no cambia la propiedad, solo la forma de gestionarla para hacerla más eficiente.

Informatización para los jóvenes

En otro momento de la jornada, Maimir Mesa, ministro de Comunicaciones, destacó que la informatización en Cuba se desarrollará en dependencia de los recursos económicos con que cuente el país. La estrategia contempla, durante el año 2015, la ejecución de 13 de 34 proyectos para ir avanzando en este proceso.

Señaló que el uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) constituye uno de los pilares de la política de informatización, con el objetivo de aprovechar las herramientas para el desarrollo y crecimiento económico. Apuntó que este es un factor transversal para el funcionamiento de la nación, cuya política se encuentra en un proceso de análisis para su futura aprobación por la dirección del país.

En una presentación a los delegados, el viceministro del ramo, José Luis Perdomo, dijo que potenciar la informatización resulta estratégico para el aporte a la economía del país y facilita a la población el amplio acceso a los contenidos y servicios digitales. Significó que este perfeccionamiento se diseña sobre los principios de la defensa política y la ciberseguridad, la preservación del capital humano, la soberanía tecnológica y la integración de la investigación, el desarrollo y la innovación con la producción y comercialización.

Comentó que el país estimula una estrategia nacional para el impulso de la conexión por banda ancha y el programa Red Cuba, que  conecta servicios y productos en toda la nación, con más de 20 000 instituciones vinculadas.

El vicetitular explicó que en el archipiélago se implementa el reordenamiento de la infraestructura tecnológica y más de tres millones de cubanos tienen acceso a la telefonía móvil y existen más de 800 000 cuentas de correo en la plataforma digital Nauta.

También se potencia la televisión digital con 63 transmisores y la interconexión de las redes del país, como parte de las acciones del programa nacional de informatización de la sociedad.

Significó que entre las barreras que golpean hoy están las económicas, elevado nivel de obsolescencia tecnológica, reducida capacidad de radiobases para móviles, bajo nivel de investigación y desarrollo sobre el tema, altos costos de los servicios y un marco legal insuficiente.

Para 2020 se prevé incrementar la conexión a la ciudadanía, centros educacionales, de salud, deportivos y culturales, entre otros.

Manuel Reina, delegado de La Habana, señaló la necesidad de llevar cultura tecnológica a nuestra sociedad, y que se dediquen más espacios para insertar las TIC. «Hay que confiar en nosotros, la formación de los centros docentes y la ideología que nos guía», agregó.

En ello coincidió Ariel Rosales, de Mayabeque, quien subrayó la importancia de poner estos servicios en el sector de la educación, como se anunció que sucederá en el país y que permitirá que los más jóvenes sean parte de esta plataforma desde su formación.

Un empleo joven bien defendido

En Cuba están creadas las condiciones para que la sociedad no tenga jóvenes desvinculados laboralmente, pero es necesario que todas las entidades responsables cumplan con lo que les corresponde. Este criterio lo compartió en la tarde de este viernes la titular del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Margarita González Fernández, con los delegados al X Congreso de la UJC.

El tema del empleo juvenil, reflexionó, constituye un desafío, teniendo en cuenta que sobre la Isla ya gravita un notable envejecimiento poblacional. Por eso, es clave la concertación de estrategias entre todas las instituciones, sobre todo a la hora de diseñar la demanda laboral para el universo de egresados de todos los espacios docentes.

Más de una idea se abre paso con el fin de estimular la superación de las nuevas generaciones. Según comentó la Ministra de Trabajo y Seguridad Social, para el presente año se aprobaron unas 14 000 plazas en defensa de la continuidad de estudios para aquellos bachilleres que no ingresaron a la Educación Superior por no haber aprobado los exámenes de ingreso o por no presentarse a estos. Los ámbitos que garantizan caminos a la capacitación pertenecen a la Salud, la Aduana, el Deporte, Educación, Correos y el Ministerio del Interior.

Sobre la ubicación laboral de los jóvenes egresados de distintos espacios docentes, la titular comentó que en la mayoría de los casos sucede que las propuestas no son aceptadas por los graduados y que en no pocos hogares las familias apoyan la no aceptación de la oferta de empleo. Durante el año 2014, unos 15 000 egresados rechazaron las propuestas de ubicación que recibieron.

El país tiene diseñada una estrategia de protección para los jóvenes en el universo laboral, a sabiendas de que la fuerza renovada es la mejor fuente de riquezas. Tal como recordó Margarita González, entre otras normativas, está prohibido el trabajo infantil y los empleadores en cualquier sector están obligados a prestar especial atención a los cubanos entre 15 y 18 años de edad, en aras de una mejor preparación, los cuales no pueden ser expuestos a riesgos físicos ni psicológicos.

Por otra parte, los recién graduados pueden ser ubicados en una plaza laboral, si esta se encuentra vacante, y cobrar el salario correspondiente. Los jóvenes trabajadores, además, no pueden ser declarados disponibles mientras estén dando cumplimiento a su etapa de servicio social.

Lo que más importa, en fin de cuentas, es lograr la inserción eficiente de la juventud al mundo productivo, que incluye las posibilidades de empleo en el sector no estatal de la economía, como ya han hecho miles de jóvenes, aunque las cifras hablan de una juventud que no ha experimentado movimientos significativos hacia ese sector y que no ha sido la más afectada por los necesarios procesos de disponibilidad en los distintos espacios económicos del país.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.