La sequía de La Habana

Aunque la situación en agosto fue más favorable, en lo que va de septiembre apenas ha llovido, por lo que se adoptan medidas para enfrentar la sequía y minimizar sus efectos

Autor:

René Tamayo León

Comportamiento de la lluvia (mm) en los últimos diez años en La Habana

El 2009 fue el año más seco de los últimos 55 en la provincia de La Habana, y hasta el cierre de agosto, el 2015 tiene un acumulado muy parecido al 2009.

Para La Habana, como en el resto del país, el 2015 va siendo un año seco, «extremadamente seco», según explicaron autoridades del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH).

Al cierre de agosto, el agua apenas cubría el 35 por ciento de la capacidad de los embalses; la cuenca subterránea Vento reporta un estado desfavorable, al igual que la de Jaruco, de la que depende el acueducto El Gato.

La cuenca de Ariguanabo, de la que se provee parte del oeste de la ciudad, también está en «desfavorable», pero tiende hacia el estado crítico, pues lleva dos años consecutivos en sequía, detalló en encuentro con la prensa, en la sede nacional del INRH, Javier Toledo Tápanes, delegado de esa institución en la capital.

De los sistemas que abastecen a La Habana, muestran signos alentadores los embalses del este: La Zarza, La Coca y Bacuranao, de los que se benefician zonas de la parte oriental citadina, se informó también en esa reunión, que estuvo encabezada por Abel Salas, vicepresidente primero del INRH.

Al explicar el Programa de enfrentamiento a la sequía y reducción de sus impactos en La Habana, Toledo Tápanes subrayó que entre las decisiones adoptadas ha estado el incremento de las capacidades de bombeo en el sistema central y en el sistema del este, y la aplicación de medidas operacionales que han permitido minimizar las afectaciones en algunas zonas.

También están la construcción del acueducto de Bejucal y Farriol Majagua, que permitió dotar a Santiago de las Vegas de un nuevo acueducto, y la utilización del trasvase Jaruco-La Coca, que garantiza mantener los volúmenes en las presas del este y estabilizar el abasto a miles de habitantes.

Las acciones que han permitido mitigar los efectos más severos de la actual sequía en la capital incluyen la terminación de la primera fase de la conductora Paso Seco, que estabilizó servicios en el municipio de Arroyo Naranjo, y la supresión de salideros en conductoras principales.

Otro resultado, según informó el Delegado del INRH en la capital, fue la rehabilitación en los últimos tres años de más de 350 kilómetros de redes, mejorando el servicio en las zonas donde se ha trabajado, y la colocación de más de 7 000 metrocontadores para la correcta medición del agua.

Las autoridades de Recursos Hidráulicos reconocieron el grave problema de los salideros en las redes exteriores y al interior de las viviendas, lo cual, asumieron, no contribuye a la educación y conciencia del ahorro del agua.

Señalaron que diariamente se resuelven alrededor de 200 salideros en la capital, pero al cierre de cada jornada quedan pendientes otros cientos, unos viejos pero sobre todo nuevos, que surgen debido al deterioro de las redes.

La solución definitiva, insistieron, es parte de un programa existente, que lleva recursos, inversiones y tiempo. Aunque estas situaciones irritan, no puede perderse de vista el problema principal, que es la sequía, ni la necesidad de hacer crecer la percepción de riesgo, ni que el paliativo es el ahorro.

¿Dónde está la llave?

Sobre la venta de herrajes a la población, ante los agudos y reiterados problemas de plomería en nuestros hogares, Sara del Pilar Vidal, directora de Ventas minoristas del Ministerio de Comercio Interior (Mincin), informó sobre la estrategia del Programa de Ahorro de Agua dirigida a rebajas de precios y al incremento de la producción de estos artículos.

A pesar de una mayor oferta de los surtidos, reconoció que no satisface la demanda. Anunció que en este año se venderán más de dos millones de herrajes de la línea económica, los que se expenden preferentemente y a precios accesibles, en las tiendas de materiales de la construcción —los antiguos rastros—, y otros dos millones en el mercado en divisas.

Indicó que para el próximo año está previsto un aumento de la oferta y se evalúan con la industria incrementos productivos de los surtidos más demandados, como las llaves de paso de media pulgada, los grifos de lavamanos, lavaderos, vertederos y los módulos de herraje para los muebles sanitarios.

Ante la venta ilegal de artículos de plomería —los que se adquieren en tiendas y se venden en el mercado negro e, incluso, en tarimas y ferias a la vista de todos y a altísimos precios—, Sara del Pilar exhortó a los actores sociales y a la población a enfrentar y repudiar la especulación y el acaparamiento.

Septiembre sigue seco

Agosto rompió la mala racha de meses de precipitaciones por debajo de la media histórica para cada uno de ellos, cuando tuvo un acumulado nacional de 104 por ciento, fundamentalmente por el agua que dejó el rastro del ciclón Erika.

No obstante, al decir del especialista del INRH, Argelio Fernández, «un palo no hace monte». Ya avanzado el período húmedo o lluvioso, que acaba en noviembre, el acumulado de precipitaciones de enero a agosto estaba al 76 por ciento de la media histórica, y los pronósticos del Instituto de Meteorología no son nada alentadores para los próximos meses.

En realidad, el beneficio de agosto fue para la región central, donde el índice de precipitaciones superó el 118 por ciento, en occidente y oriente estuvo por debajo de la norma.

Y septiembre no «pintó» muy bien en sus primeros días, cuando apenas acumuló 33,4 milímetros de lluvia, el 14 por ciento de la media histórica, siendo las provincias más críticas La Habana, Holguín, Las Tunas y Santiago de Cuba.

Al cierre del pasado mes, los embalses del país estaban al 38 por ciento de su capacidad, y de las cien principales cuencas subterráneas de la nación, 30 muestran niveles inferiores a julio y 19 están cerca de su mínimo histórico.

En agosto había 69 cuencas subterráneas declaradas en estado normal (14 bajando, 33 se mantienen estables y 22 suben), 24 clasificadas dentro de la categoría de estado desfavorable y siete en estado crítico.

Según la situación hidrológica presentada a la prensa por el INRH, de forma general el panorama en estos reservorios de agua está peor que en 2004, cuando se reportó una de las grandes sequías que últimamente han afectado al país.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.