Por la calidad en las formas no estatales de gestión

La Oficina Nacional de Normalización creó recientemente un grupo de trabajo para facilitar el desempeño de las formas no estatales de gestión y las experiencias desde una dimensión local

Autor:

Yuniel Labacena Romero

La Oficina Nacional de Normalización creará un grupo de trabajo para facilitar el desempeño de las formas no estatales de gestión y las experiencias desde una dimensión local, como expresión de la labor que realiza esa entidad para implementar normas de mucho impacto en la vida económica nacional, que garanticen la calidad de los productos y servicios que se ofrecen, aseguró Nancy Fernández Rodríguez, directora general de esa entidad.

La especialista dijo, en conferencia de prensa, que como parte de la actualización del modelo económico existe una participación más amplia y activa de las cooperativas, la miniindustria, la pequeña empresa local, es decir los trabajadores por cuenta propia en disímiles actividades, quienes se convierten en actores directos como facilitadores de productos o servicios, quienes igualmente tienen que trabajar con calidad.

«No debe existir diferencia alguna entre los productos hechos por un sector u otro. La calidad es una sola y es la que define los requisitos y refrendan las normas establecidas en el país», apuntó Fernández Rodríguez.

Añadió que aun cuando el centro de nuestra economía es la empresa estatal socialista, se prevé el acompañamiento de estas formas de gestión que emergen y se consolidan, pues se trata de hacer las cosas bien en todos los espacios.

En el encuentro —donde se anunciaron las acciones que realiza el país por el Día Mundial de la Normalización, el próximo 14 de octubre— la especialista dijo que ya se han realizado varios programas de capacitación, en el empeño de proveer al sector no estatal de los documentos, normativas y los elementos principales para garantizar las mejores prácticas en su quehacer.

Cuba cuenta con más de 4 500 normas, más del 50 por ciento de estas se encuentran armonizadas con las internacionales, las cuales están encaminadas a consolidar la calidad de sus productos y servicios.

Destacó que las reglas establecidas en el país, las cuales se violan con frecuencia y causan afectaciones, promueven la innovación, el desarrollo tecnológico, y son un requisito indispensable en el desempeño de los procesos y en las cadenas productivas, en el acceso a los mercados, así como en la seguridad y bienestar de los consumidores.

En el caso de estos últimos, advirtió que quienes adquieren un producto o reciben un servicio, pocas veces o casi nunca reclaman por el cumplimiento de la calidad.

«Por ello hay que divulgarlas e incrementar la cultura popular», subrayó, y significó que varias entidades, instituciones, organismos y universidades tienen responsabilidades que cumplir en la aplicación del sistema en su conjunto.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.