Emiten precios de piezas de repuesto para reparar cocinas Pike y de gas

La lista puede consultarse en la Gaceta Oficial No. 40 Ordinaria del pasado 29 de septiembre

Autor:

René Tamayo León

Una lista oficial de precios minoristas en pesos cubanos (CUP) de piezas de repuesto de cocinas Pike y de gas para los servicios de reparaciones en los talleres de las empresas provinciales de servicios personales y técnicos, recién fue emitida por el Ministerio de Comercio Interior (Mincin).

La Resolución No. 152 de 2015 de la titular del ramo puede consultarse en la Gaceta Oficial No. 40 Ordinaria del pasado 29 de septiembre (versión digital en www.gacetaoficial.cu).

Estos tipos de documentos son básicos para la protección al consumidor, por lo cual su conocimiento es un derecho del público para exigir que los prestadores     de servicio cumplan con su deber (ver Tabla).

Según se informó en una Mesa Redonda de marzo de 2014 dedicada a la política de cocción de alimentos, en la que participaron directivos de los ministerios de Energía y Minas, Comercio Interior e Industrias y el Banco Central de Cuba, entonces el 32 por ciento de la población cocinaba con keroseno, gas manufacturado (o «de la calle») y gas licuado del petróleo (GLP), y de ellos el 14 por ciento lo hacía con keroseno. Es decir, hace un año y medio atrás, 528 637 núcleos familiares cocinaban con «luz brillante» (ver Gráfico).

En una amplia versión sobre esa emisión del habitual de la Televisión Cubana, el sitio digital Cubadebate (¿Cómo cocinan los cubanos?, en www.cubadebate.cu) reseñaba que la definición de una política para la cocción de alimentos en el país permitía «formular una propuesta que conjugue de manera coherente la implementación de los Lineamientos 249 y 250 de la Política Económica y Social aprobada por el VI Congreso del Partido, con vistas a la búsqueda de soluciones integrales y eficaces a los problemas que afectan la cocción doméstica de alimentos».

Como es conocido, el Lineamiento 249 promueve elevar «la eficacia de los servicios de reparación y mantenimiento de los equipos eléctricos de cocción con vistas a lograr su adecuado funcionamiento», y el 250 fija estudiar «la venta liberada de combustible doméstico y de otras tecnologías avanzadas de cocción, como opción adicional y a precios no subsidiados».

Sobre la participación de la industria nacional en la producción de rubros para la cocción, los panelistas en aquella Mesa Redonda referían la producción y reparación de cilindros de 10 kg (balitas) para la venta liberada de GLP, y el aseguramiento de piezas de repuestos para los equipos de cocción a partir de la importación y la sustitución de forma paulatina con la introducción de tecnologías para su fabricación en el país de resistencias eléctricas para cocinas y ollas, fabricación de partes y piezas de las ollas arroceras y ollas de presión eléctricas.

Entonces se trabajaba —y se continúa haciendo, como en parte demuestra indirectamente la información que encabeza esta nota— en la fabricación de piezas para cocinas de keroseno y cocinas a gas. Además, en la producción nacional de cocinas de inducción y sus menajes, ollas de presión eléctricas y ollas arroceras, cocinas de keroseno y cocinas de GLP.

Aunque en las grandes ciudades pudieran parecer artefactos del pasado, alrededor de medio millón de núcleos familiares todavía cocina con keroseno.

Vea las gráficas pulsando en el siguiente enlace.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.