Alistan venta liberada de cocinas de inducción

La primera etapa de la comercialización de la moderna cocina con su menaje comprende a Pinar del Río, Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo. Puntos de venta de gas licuado recibirán cilindros de gas (balitas) no registrados en la empresa

Autor:

René Tamayo León

La venta liberada de cocinas de inducción con su menaje de cuatro recipientes —cazuela, jarra, sartén y cafetera— comenzará en breve en las provincias de Pinar del Río, Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo.

Según se informa en la Gaceta Oficial Extraordinaria No. 40 de este 16 de octubre (versión digital: www.onei.cu), el precio del equipo y su menaje es de 500 pesos.

La primera etapa de comercialización será en Pinar del Río y las provincias orientales debido a la gran cantidad de núcleos que elaboran los alimentos con equipos eléctricos, explicaron en rueda de prensa directivos de los ministerios de Comercio Interior (Mincin) y Energía y Minas (Minem).

La medida es parte de la política de cocción de alimentos aprobada por el Consejo de Ministros en 2012, en cumplimiento de los Lineamientos Económicos y Sociales del VI Congreso del Partido, en específico el número 250, que estableció «estudiar la venta liberada de combustible doméstico y de otras tecnologías avanzadas de cocción, como opción adicional y a precios no subsidiados».

Nancy Valdés Jiménez, viceministra del Mincin, explicó que el valor del módulo —el equipo y sus recipientes—, aunque no contiene subsidio, tampoco persigue un fin recaudatorio y podrá pagarse de forma directa o por crédito bancario según lo establecido por esas entidades.

La facilidad crediticia data de inicios de 2014, cuando se decidió otorgar respaldo financiero a la compra de ollas de presión eléctrica, arroceras, ollas de presión convencional y las que aquí estamos comentando, en las tiendas comercializadoras en CUC y en la red de comercio minorista en CUP.

La venta liberada de cocinas de inducción con su menaje fue antecedida por la oferta de las mismas, a partir de abril, a personas protegidas por la Asistencia Social. Según informó Valdés Jiménez ya han sido otorgadas por este concepto, hasta la fecha, más de 70 700.

Ahora, para esta primera etapa de expendio liberado, está prevista, según plan, la oferta de 284 000 módulos; en cinco de las seis provincias donde se desarrollará la venta ya estaba, al cierre de esta información, más del 70 por ciento del equipamiento.

El principio es que la apertura a la comercialización, que será en la red de los mercados industriales, ocurra al unísono en todos los municipios, para evitar aglomeraciones. Los Gobiernos locales deberán tomar las medidas para evitar el acaparamiento y la reventa de estos utensilios.

Dania Argudín, directiva del Minem, señaló que el moderno equipamiento trae beneficios como el ahorro de electricidad y ofrece gran seguridad en su uso, pero como es una tecnología nueva los usuarios deben aprender cómo trabajar con ella.

A pregunta de colegas sobre la garantía y la posgarantía, se informó que está asegurada tanto para uno como para otro momento. Explicaron que de las más de 70 000 que se expendieron desde abril, apenas se ha regresado por problemas poco más de 60, lo cual demuestra su fiabilidad y calidad.

Balitas no registradas

A partir del próximo lunes 19 de octubre, y durante un período de tres meses, los puntos de venta de gas licuado de petróleo (GLP) en los territorios donde se expende ese combustible de forma liberada, recibirán cilindros no registrados en el sistema comercial.

La transacción la podrán realizar personas interesadas en establecer el contrato de suministro, para lo cual, además de entregar el recipiente, deberán aportar 200 pesos —en vez de los 400 que actualmente se pagan por el alquiler de los mismos—, además de los 110 por el llenado.

Según informó Riyaguel Capote, director comercial del Grupo Cupet, las «balitas» serán aceptadas tras una inspección visual para verificar que no tengan un estado de deterioro que las haga inviables.

Se aceptará un máximo de dos recipientes por cliente, en la provincia de La Habana, el municipio especial Isla de la Juventud, y las cabeceras provinciales de Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Camagüey, Santiago de Cuba y Holguín, además de Moa, territorios donde hay expendio liberado.

Como parte de la política de cocción de alimentos, la venta liberada de GLP comenzó por la Isla de la Juventud en enero de 2013. A fines de ese año se amplió a La Habana y a la cabecera provincial de Santiago de Cuba, a un precio de 500 pesos el alquiler de un cilindro —válido por el tiempo de duración del contrato— y a 130 pesos los diez kilogramos (o el «llenado»), la abrazadera o presilla a 5,40 CUP, el regulador a 51,90 CUP y un metro de manguera a 6,90 CUP.

Meses después, en agosto de 2014, se disminuyó el valor de los diez kilogramos —o la balita llena— hasta 110 pesos, y el alquiler a 400 CUP. Y más adelante, el 1ro. de febrero de este año, la venta liberada, previo contrato con la empresa, se amplió a las cabeceras de las otras cinco provincias mencionadas más Moa.

Preguntado por JR sobre la ampliación de estas ofertas a otras zonas del país, tomando en cuenta la actual caída del precio del petróleo en el mercado mundial —una situación que pudiera durar varios años—, Riyaguel Capote, director comercial del Grupo Cupet, señaló que para ello se requiere también, por ejemplo, contar con más balitas y transporte especializado, los cuales requieren condiciones de seguridad.

Informó que se está trabajando en esos objetivos y puso como ejemplo la provisión el próximo año de más de 300 000 cilindros nuevos. «No queremos avanzar —dijo— hasta que no tengamos las condiciones necesarias, pero a medida que estas se aseguren se seguirá incrementando el servicio».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.