Una fecha que inspira a los jóvenes de hoy

El acto por el aniversario 59 del levantamiento en Santiago de Cuba, el 30 de noviembre de 1956, fue encabezado por el Comandante del Ejército Rebelde y miembro del Comité Central del PCC Julio Camacho Aguilera, junto a las máximas autoridades del Partido y el Gobierno en la provincia, combatientes de la acción y familiares de los mártires de aquel glorioso amanecer

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.— El ejemplo de valentía y pasión revolucionaria de los jóvenes que protagonizaron el levantamiento armado del 30 de noviembre de 1956 inspira a los santiagueros en las nuevas batallas de hoy.

Así fue ratificado en el acto de recordación por el nuevo aniversario de la efeméride, efectuado la víspera a las siete de la mañana —la misma hora en que 59 años atrás la ciudad heroica vio estrenarse el verde olivo—, en la antigua Estación de Policía, hoy Museo de la Lucha Clandestina, en la Loma del Intendente.

Durante la ceremonia, que estuvo encabezada por el Comandante del Ejército Rebelde e integrante del Comité Central del Partido Comunista Julio Camacho Aguilera, junto a las máximas autoridades del Partido y el Gobierno en la provincia, combatientes de la acción y familiares de los mártires de aquel glorioso amanecer, fueron depositadas en el lugar ofrendas florales a nombre del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, y del presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro.

De manos de las nuevas generaciones fueron colocadas igualmente ante la tarja que perpetúa la memoria de Pepito Tey, Tony Alomá y Otto Parellada, los mártires del histórico levantamiento, ofrendas de los Consejos de Estado y de Ministros, del pueblo de Cuba, y de sus familiares.

Acto seguido, pioneros  destacados de los diferentes niveles de enseñanza, convencidos de que son el futuro, reeditaron el asalto a la otrora Estación de Policía. simultáneamente,  se reeditó el asalto a la Policía Marítima, otro de los escenarios de la gesta.

En nombre de los combatientes de aquel amanecer rojinegro, Adolfo Redondo Cabrera destacó que la acción demostró el temple y el valor de los jóvenes santiagueros, y enfatizó que su recuerdo imborrable los compromete a seguir trabajando por un Santiago mejor.

Redondo Cabrera resaltó el rol desempeñado por Frank País en la organización del levantamiento, que si bien no fue exitoso, cumplió el objetivo de distraer a las fuerzas de la tiranía para apoyar el desembarco del yate Granma.

Como muestra de que el gesto apasionado de aquellos que se levantaron en Santiago el 30 de noviembre de 1956 tiene su continuidad, Yunier Barrientos, primer secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas en el municipio de Santiago de Cuba, manifestó que como hace 59 años esta ciudad sigue respondiendo de manera victoriosa ante cada tarea de la Revolución.

El ejemplo del 30 de noviembre jamás dejará de arder sobre Santiago mientras exista un solo joven, sentenció Yunier, y confesó que las nuevas generaciones se sienten inspiradas   con las importantes motivaciones que depara el 2016, como la celebración del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, evento que impulsa a trabajar con consagración por una urbe más bella, higiénica, ordenada y disciplinada.

Al concluir el acto fue presentado en su tierra natal el libro Joaquín Méndez Cominches El General que conocí, de la autoría de  su hijo Raúl Méndez Sardaín. La obra es una compilación de anécdotas de familiares, amigos y compañeros de lucha del destacado revolucionario, santiaguero de nacimiento (1935), quien se vinculó a la lucha clandestina y guerrillera y tuvo una fecunda trayectoria vinculada a importantes responsabilidades en el Ministerio del Interior (Minint).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.