Cuando el amor llegó a Los Güiros

En vísperas del Día del Amor y la Amistad, este 14 de febrero, jóvenes agramontinos abrazan la singular fecha desde el sentimiento más puro y verdadero, el amor sembrado por Amalia Simoni e Ignacio Agramonte en su idilio, ubicado en la manigua redentora camagüeyana

Autor:

Yahily Hernández Porto

Camagüey.— En vísperas de este 14 de febrero, Día del amor y la amistad, jóvenes agramontinos recordaron a Francisca Margarita Amalia Simoni Argilagos e Ignacio Agramonte y Loynaz en la finca Los Güiros, lugar donde ellos se reencontraron para continuar la lucha juntos en la manigua, después de haberse separado por el estallido de la Guerra del 68.

Solo tres meses disfrutó la pareja de feliz unión nupcial, pues se habían matrimoniado tres meses antes del inicio de la contienda, el 1ro. de agosto del propio año, en la iglesia Nuestra Señora de la Soledad, en la otrora Villa.

La finca Los Güiros, situada al suroeste del río Jigüey, a 55 kilómetros al noroeste de Puerto Príncipe —actual Camagüey—, y al sureste del municipio de Esmeralda, la cual pertenecía en aquel entonces al primo hermano de Amalia, Pompilio Argilagos, fue el escenario del tributo juvenil, que pretende convertirse en tradición.

Así lo afirmó a JR Ariel Machado Cento, jefe del Departamento Ideológico de la UJC en este territorio, quien además comunicó que la ubicación exacta del lugar fue resultado de un intenso trabajo de campo, encabezado por el arqueólogo y presidente de la Fundación Antonio Núñez Jiménez en Camagüey, el periodista Eduardo Labrada.

Durante la visita, los jóvenes camagüeyanos se sintieron atraídos por el idilio experimentado por la joven pareja en medio de la guerra y plantaron tres árboles de Roble en homenaje a Amalia, Ignacio y su hijo Ernesto, para quien la manigua redentora fue su bautizo y hogar.

La iniciativa se suma a la que desarrollan espontáneamente camagüeyanos y camagüeyanas por tradición al depositar, los recién casados, ramos de flores ante la estatua del Mayor en el Parque Agramonte, en el centro histórico de su ciudad, y a las bodas simbólicas en honor a la pareja, realizadas por enamorados que escogen el primero de agosto —fecha en que contrajeron nupcias Amalia y Agramonte— para unirse en matrimonio.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.