La comunidad en la mira de la Uneac

Destacó Abel Prieto, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, la prioridad del trabajo de la organización en ese escenario

Autor:

Nelson García Santos

SANTA CLARA, Villa Clara.— A lograr una mayor coherencia en el trabajo en el barrio, que influye en la formación o deterioro de las conductas y los modos de actuación de las personas, exhortó Abel Prieto Jiménez, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Al intervenir en el Primer Taller Territorial de Cultura Comunitaria efectuado aquí, subrayó que deben jugar un papel esencial las casas de cultura, los instructores de arte, la Asociación Hermanos Saíz y todo aquel que tenga un poco de sensibilidad por las artes.

Prieto Jiménez ponderó la prioridad que tiene el trabajo comunitario en la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), por la vocación social de la organización de ayudar más al país en la prevención de conductas inadecuadas.

La cultura constituye un pilar, dijo, y a través de ella tenemos que influir en ese escenario, para lo cual debemos integrarnos y aunar esfuerzos a fin de prevenir y evitar la proliferación de las indisciplinas sociales y otros fenómenos perjudiciales.

Miguel Barnet, presidente de la Uneac, se refirió a la importancia de la familia en la formación de niños y adolescentes, y al papel de la escuela en dar continuidad a lo iniciado en el hogar. «La familia se retroalimenta cuando incorpora a sus hijos a proyectos culturales, al recibir el influjo de lo aprendido», afirmó.

Hubo consenso en la trascendencia de contribuir a preservar nuestras raíces culturales mediante el fomento de proyectos comunitarios que desarrollen valores en niños, jóvenes y adultos contra patrones que tratan de imponernos desde el exterior.

En el taller, realizado como preparación del próximo Pleno Nacional de la Uneac, que analizará ese tema, participaron dirigentes, artistas y otros especialistas del sector de Villa Clara, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Camagüey.

Los asistentes reiteraron que la escuela debe ser el centro de la cultura en la comunidad, un reclamo que no acaba de fructificar y que recaba también, como se expuso, el apoyo de los integrantes de la Uneac y la AHS.

Otro punto que acaparó la atención fue el relativo a la importancia del estudio de la historia local, sus tradiciones y costumbres, como parte de una formación integral que comience por conocer el lugar donde habitamos.

Además, analizaron las fortalezas que existen para el desarrollo cultural comunitario, las limitaciones y retos en las distintas manifestaciones del arte.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.