Buen clima para el tomate y la papa

Para 2017 se tiene como plan 120 000 toneladas del cultivo, de las cuales 60 000 irán a la industria, e igual cifra será para el consumo

Autor:

Marianela Martín González

Aunque la cantidad y calidad de tomate en las tarimas aún no satisface la demanda de la mesa cubana, todo parece indicar que habrá cierto alivio por estos días de fin de año e inicios de 2017, pues al menos por el Grupo Empresarial Agrícola, del Ministerio de la Agricultura, se cuenta hasta la fecha con un total de 1 700 hectáreas, lo que representa cerca del 30 por ciento del total de la siembra de esta hortaliza en la Isla.

Julio Gómez Moldón, vicepresidente de esta Organización Superior de Dirección Empresarial, precisó que para 2017 tienen como plan 120 000 toneladas del cultivo, de las cuales 60 000 irán a la industria, e igual cifra será para el consumo.

Explicó que, a diferencia de la etapa actual, la campaña de tomate a inicios de 2016 se vio muy afectada por las condiciones climatológicas. Las lluvias entre diciembre de 2015 y febrero de 2016 malograron semilleros, y eso condujo a que se dejaran de producir 25 000 toneladas de las fijadas en el plan.

Gómez Moldón comentó también sobre la siembra de la papa en la actual campaña de frío, en la cual el Grupo Empresarial Agrícola tiene la responsabilidad de plantar 2 149 hectáreas de las más de 6 000 que se sembrarán en todo el país.

Hasta la fecha, dijo, ellos tienen plantadas 900 hectáreas del tubérculo y aspiran a culminar la siembra en los dos últimos días del mes de diciembre. Destacó que las plantaciones gozan de muy buena salud, pues se les han brindado todas las atenciones culturales a tiempo, los recursos han llegado según lo planificado, y el control fitosanitario se ha mantenido de manera permanente.

De acuerdo con la vitalidad del cultivo y las variedades plantadas, vaticinó que podrán cosechar cerca de 42 900 toneladas a partir de los primeros días de febrero.

El ejecutivo afirmó que aunque no ha habido frío, sí hay alternancia de temperaturas entre el día y la noche, lo cual facilita la tuberización de esta vianda, o sea, que con esa irregularidad el cultivo puede desarrollar sus frutos y promediar buenos resultados.

Asimismo, dio cuenta del comportamiento de los principales indicadores del Grupo Empresarial Agrícola en 2016, período en que se ha venido ganando en organización y optimización de recursos, aplicación de la ciencia y técnica, aunque se incumplirá con la entrega de viandas, al dejarse de producir cerca de 70 000 toneladas de cultivos como la papa y el plátano burro.

En el caso del incumplimiento del tubérculo, alegó que el clima no lo favoreció en el momento de la tuberización como sucede ahora. En cambio, el plátano burro sufrió la sequía que azotó a la región oriental del país.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.