La Habana para nosotros y el mundo

La ZED Mariel y la Bahía de La Habana, dos locomotoras que podrían arrastrar a buen «puerto» el progreso económico nacional

Autor:

René Tamayo León

Como mismo la ZED Mariel se proyecta y constituirá el eje del desarrollo productivo —fundamentalmente industrial— del país, la Bahía de La Habana y sus medianías se presenta y podría representar el eje del desarrollo del sector de los servicios (recreativos y turísticos) en el archipiélago.

Una zona y otra, como dos grandes locomotoras, podrían arrastrar a buen «puerto» el progreso económico nacional; sea  en sí mismas, como ejemplos exitosos, o en ambas variantes.

La visualización de la rada capitalina y su entorno en esa dimensión es un juicio propio... Lo he escuchado de gente que mejor piensa, mas ha sido en tonos informales, no públicos.

Las potencialidades del desarrollo presente, pero sobre todo futuro, de la Bahía de La Habana las volví a repasar escuchando las ponencias, los intercambios y el flujo de ideas de los participantes en la conferencia internacional Diálogo ambiental y urbano entre ciudades portuarias, que sesionó hasta ayer en el Palacio del Segundo Cabo, en el Centro Histórico.

Como es conocido y recordaban los organizadores del evento en su catálogo de presentación, la decisión gubernamental de trasladar gran parte de las actividades comerciales del puerto citadino hacia el del Mariel «deja un oportuno escenario de antiguas instalaciones portuarias e industriales en desuso y sectores urbanos subutilizados», que tienen un «alto potencial de transformación».

A su vez, y como se ha informado en abundancia y ya disfrutamos en parte, este patrimonio puede ser recalificado, como en otros importantes puertos del mundo, «para uso público, turístico, cultural, comercial, paisajístico, de ocio y recreación, etc.».

Tampoco pasó por alto entre los expertos, que pese a estos propósitos, la calidad ambiental del «espejo» de agua «aún no satisface las exigencias» para sus nuevos usos, y que los problemas de contaminación ambiental «limitan y condicionan su uso y desarrollo, por lo que es necesario profundizar en los programas de saneamiento, mejoramiento y conservación ambiental, urbana y patrimonial en ejecución».

De la conferencia internacional también me llamó la atención la abundante presencia de jóvenes especialistas de altísima calificación, entre ellos los que presentaron las conclusiones de uno de los tres talleres en que sesionó el encuentro, en el que el planeamiento y la gestión urbana-patrimonial arrojó, en la visión de sus participantes, un espacio planificado y gestionado en primer lugar para sus pobladores.

Los miembros de otro taller, este dedicado a la gestión económica y financiera, visualizaron un desarrollo integral de la Bahía que contempla colocar a esta en el mercado turístico mundial con una marca única y una identidad propia, con énfasis en lo cultural, en las tradiciones tangibles e intangibles de una ciudad muy singular y que va para 500 años de historia.

La conferencia internacional Diálogo ambiental y urbano... fue auspiciada por la Asociación Bremense de Investigación y Desarrollo de Ultramar (Borda), de Alemania, el Grupo de Trabajo Estatal para la Gestión Ambiental Integrada y el Desarrollo Sostenible de la Bahía de La Habana (GTE-BH), y la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHCH).

También tuvieron una participación destacada, directivos y especialistas de la Dirección provincial de Planificación Física de la capital, y la Oficina del Proyecto Integral de Desarrollo de la Bahía de La Habana (OPID-BH).

Son estas últimas cuatro entidades las que planifican y gestionan de forma más directa, «en el terreno», el presente y futuro de la Bahía. El GTE-BH, el medio ambiente; la OHCH, el patrimonio mundial (La Habana Vieja y sus fortificaciones); Planificación Física rectora el Plan de Ordenamiento Urbano, y el PID-BH estudia el desarrollo de la bahía y su entorno.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.