¿El maestro fuera del área de cobertura?

Cada curso escolar el país necesita buscar alternativas para cubrir las necesidades de docentes. El tema es complejo y multifactorial, y nos involucra a todos de un modo u otro

Margarita Barrios
margarita@juventudrebelde.cu
26 de Junio del 2017 23:59:40 CDT

Hay temas que no escapan al debate popular. Uno de ellos es la necesidad de maestros y profesores. Muchos son los esfuerzos que se han realizado en los últimos años para lograr la cobertura total de los claustros, y algunos de esos pasos van dando los primeros frutos, no solo en cantidad, sino en calidad. Pero aun así el asunto no deja de inquietar.

Y no es que el aula quede abandonada. Siempre ha habido un profesor que dé las clases, pues se utilizan diversas variantes para lograrlo; sin embargo, en algunas ocasiones la preparación de los que están no siempre es la óptima para obtener esa elevación de la calidad a que se aspira.

El curso escolar 2016-2017 comenzó con una cobertura docente del 94,2 por ciento en los 10 600 centros escolares que recibieron a una matrícula de más de 1 700 000 alumnos.

Esa cantidad de maestros en plantilla no fue suficiente y, por tanto, hubo que acudir a las llamadas alternativas, que se traducen en cubrir el déficit con jubilados reincorporados, profesionales de otras áreas del saber y profesores que están fuera del sector y quieren regresar.

Aunque la cifra de maestros a tiempo completo fue superior en el 1,1 por ciento a la alcanzada el año lectivo anterior y la cobertura fue favorecida por la cantidad de estudiantes que egresaron de las carreras de nivel medio y superior, la situación está lejos de resolverse. Claro que no se manifiesta igual en todas las provincias, incluso hay territorios que pueden ceder maestros a otros para completar las necesidades.

Ausencia que nos toca a todos

Es innegable que el interés por estudiar carreras pedagógicas no es muy común entre los jóvenes, por lo que, año tras año, no se cubre el plan de plazas, que se elabora a partir de las necesidades existentes.

Si se habla de maestros y profesores no se puede obviar una palabra: vocación. La carencia de este principio es uno de los argumentos primeros que esgrime una buena parte de los alumnos que no quieren dedicarse a la noble labor de educar. Y conjuntamente con este, cuelgan otros de índole material y hasta un tanto más subjetivo, que pasan por la manera en que, desde la casa, el barrio o la comunidad, han enseñado a apreciar a la figura del que educa.

Varios aumentos salariales, estimulación para aquellos profesores que debido a la falta de maestros tienen que asumir una mayor carga docente, entre otras iniciativas, se han puesto en práctica para propiciar la motivación en los estudiantes. Sin embargo, todavía son muchos los que rechazan la labor magisterial, aunque esa fuera la única opción que tuvieran para continuar estudios universitarios.

El tema va mucho más allá de un plan no cubierto, o de un alumno que, aisladamente, no manifiesta deseos o dice que no tiene condiciones para afrontar el aula. Se trata de un asunto que amerita una mirada plural, con particulares análisis desde cada territorio.

Valdría preguntarse qué características sociológicas, económicas y demográficas tienen aquellas provincias en las que la cobertura se hace más compleja, y qué distingue,  por su parte, a los territorios que pueden incluso ceder maestros para paliar el déficit de otras regiones.

Habrá que seguir pensando, como se ha hecho en algunos momentos, en estrategias particulares desde cada lugar, que involucren a todos los organismos e instituciones para buscar alternativas conjuntas que favorezcan desde todos los ámbitos el interés por el aula.

El tener maestros es un asunto de futuro. Y en ese tejido debemos contar todos, más allá de las acciones que el Ministerio de Educación pueda ir desarrollando.

Encontrando soluciones

Las escuelas pedagógicas, presentes en todos los territorios del país y en las cuales ingresan los estudiantes al culminar noveno grado para formarse como maestros de preescolar, primaria y especial, y de Inglés para la Enseñanza Primaria, han demostrado que son una buena solución ante el déficit existente.

Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación, al referirse a estos centros, los calificó como la proyección de más alcance estratégico del sistema de enseñanza.

En el curso escolar que culmina se incorporaron a las aulas más de 7 300 egresados de las escuelas pedagógicas. Con la graduación de este año suman 18 000 los egresados de esos centros desde el curso 2010-2011, en que renacieron ese tipo de planteles.

Dos nuevas escuelas pedagógicas abrirán en las provincias de La Habana y Guantánamo en el próximo septiembre.

Este año escolar comenzó también de manera experimental la formación de maestros para la Enseñanza Técnica Profesional (ETP), con 557 estudiantes que terminaron el noveno grado. La experiencia fue calificada de positiva, y para el próximo período lectivo también se formarán para dar clases en el nivel de secundaria básica.

¿Y los licenciados?

Aunque la formación de maestros de nivel medio resuelve, y, sin dudas, en esas edades es más fácil realizar la captación que con jóvenes que culminan el duodécimo grado, el Sistema Nacional de Enseñanza sigue apostando por docentes con títulos universitarios.

En el actual curso escolar se otorgaron 29 190 carreras pedagógicas, 27 000 más que el año anterior. El 52 por ciento del ingreso total es para el curso por encuentros.

¿Qué disparó las estadísticas? El motivo fundamental fue la eliminación del requisito de aprobar los exámenes de ingreso a la Educación Superior, lo cual se realiza ahora durante el primer año de la carrera, para el curso por encuentro.

También a aquellos estudiantes que concluyeron sus estudios de preuniversitario en la universidad o egresaron de las escuelas pedagógicas y matriculan en el curso diurno se les exonera de hacer los exámenes de ingreso.

Otro elemento que se debe tomar en cuenta es que las 23 especialidades pedagógicas son ahora carreras de cuatro años, y que los profesores se forman como especialistas en una asignatura. Igualmente se destaca la integración de los institutos superiores pedagógicos como facultades de las universidades del Ministerio de Educación Superior en cada provincia —solo quedó de manera independiente la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona, de La Habana— lo cual permitió mejorar las condiciones materiales y tecnológicas para impartir las clases.

Cuestión de calidad

El tema de la cobertura docente y la presencia del maestro frente al aula tiene sus vasos comunicantes con el logro de una mayor calidad en el sistema educativo. «Podemos poseer los mejores programas, planes y libros, pero si no contamos con maestros, y maestros preparados, directivos que hagan realidad la concepción curricular que estamos probando, estaríamos trabajando a un 50 por ciento», expresó la Doctora Silvia Navarro Quintero, directora del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas (ICCP), en entrevista concedida a JR.

Con el propósito de suplir ausencias, el ingreso al sector de la Educación ha sido de personas con diversas formaciones, por lo que hoy se cuenta, por ejemplo, con maestros muy jóvenes, y otros jubilados reincorporados con diferentes niveles de conocimientos y experiencia. Frente a esa heterogeneidad, el Ministerio de Educación ha puesto énfasis en la capacitación.

Cira Piñeiro Alonso, viceministra primera de Educación, significó recientemente que en el actual curso escolar se realizaron más de 1 100 acciones de superación para los docentes, entre cursos, entrenamientos, diplomados, maestrías y doctorados, en los cuales participaron más de 164 000 maestros en ejercicio de todos los territorios.

Ante un panorama que se dibuja diverso, no debemos cruzarnos de brazos ni pensar que la cuestión debe estar en manos de otros. Será imprescindible, entre otras propuestas, continuar el trabajo vocacional desde las primeras edades, reforzar los círculos de interés pedagógicos en los centros escolares, y la realización de las jornadas Puertas Abiertas en las universidades, para que los estudiantes vean esa profesión como un buen camino a seguir. De no ser así, continuará el déficit de maestros y la inconformidad de la familia con la escuela que recibe a sus hijos, quienes no pocas veces son los principales impulsores de que los estudiantes digan no a la docencia.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
  1. 1

    Adrián - 27 de Junio del 2017 8:32:02 CDT

    Yo soy maestro y la principal causa del déficit es que el salario no está en correspondencia con el nivel de exigencia. Yo he formado maestros y es triste ver que una vez graduados se van a otros trabajos porque necesitan una mejor solvencia económica. Por otra parte está la captación. Si usted ahora pregunta en cualquier aula de 12 grado qué desean optar casi todos piden medicina y turismo ¿Por qué será? Pienso que se debe hacer algo de inmediato con el tema del salario de los profesores a todos los niveles, pues la carrera pedagógica es reconocida por muchos como muy bonita, pero cuando se habla de retribuciones materiales ahí se pierde el interés inmediatamente. Este es un tema que si no se atiende a tiempo se estará condenando a toda una generación.

  2. 2

    Luis - 27 de Junio del 2017 8:57:57 CDT

    El mayor respeto que merece la periodista del trabajo y con el derecho a discrepar al que nos ha estimulado el general de ejército no coincido con algunos puntos de vistas expresados aquí, primero no es menos cierto que para el magisterio sea del nivel que sea se precisa vocación, pero aunque esta exista si no existe remuneración que conlleve a que el docente cubra lo mínimo con su salario habrá sacrificio de la primera, hace años estamos leyendo artículos relacionados con la cobertura docente, el mejoramiento de los planes de estudios, la adopción de estrategias, superación del claustro, exigencia, etc etc, pero lo evidente es que el tema sigue sobre la mesa, es decir no han sido efectiva y seguro que de seguir así dentro de 10 años seguiremos igual, lo único que no ha cambiado además del problema es que el salario del docente sigue siendo bajo, parece que hay alguna relación lineal. Por otra parte no creo que suprimir los exámenes de ingreso a la educación superior sea lo mejor y menos hacerlo durante el primer semestre, pues si suspende se ha perdido todo ese tiempo, pero además en esos cursos para trabajadores los estudiantes reciben historia de cuba básica, español básico y matemática básica, será que lo básico de esas materias no es lo que debe conocer un estudiante que tenga duodécimo grado, que estuvo haciendo durante ese tiempo, todo esto genera masividad y esta va en contra de la calidad, el magisterio es como la medicina deben ir los mejores y por vocación, pero tienen que sentirse reconocido por la sociedad que no es lo que ocurre con el docente

  3. 3

    maestro - 27 de Junio del 2017 10:39:54 CDT

    Subanme el salario! Mi salario no me alcanza! Sin embargo me gusta dar clases y enseñar a mis alumnos, amo mi trabajo, pero como ya dije el salario es bajo y eso afecta!

  4. 4

    Rusqui - 27 de Junio del 2017 11:24:50 CDT

    Yo creo que el problema del magisterio es y seguira siendo un peoblema que al final lo estan sufriendo los niños ya que esos maestros improvisados, no tienen pedagogia para enfrentarse a un aula y en muchas oacasiones no saben de lo que estan impartiendo y por consiguiente los alumnos salen con esos problemas, creo que al maestro hay que dejarlo trabajar y no hadcerle tantas visitas y controles, mi esposa es maestra y yo soy graduado de profesor y no estoy ejerciendo a pesar de que me gusta el magisterio pero la vida esta muy dura y haya que comer y vestir a nuestros hijos, para no habalr de la vivienda, si se pagara un salario decoroso a los maestros estarian en las aulas los mejores, pero lamentablemanet en Cuba un CVP gana mas que un maestro pues no me digan que los SEPSA, SEPRO y optros no son CVP y por eso en unos años tendremos que regresar al pasado y volver a hacer una campaña de alfabetizacion.

  5. 5

    frank - 27 de Junio del 2017 12:19:32 CDT

    Este problema perdurará, hasta que alguien considere el trabajo de los maestros,dicen que no hay,pero por qué a los trabajadores que están en los sectoriales municipales y provinciales de cada provincia de Cuba no los ponen a cubrir en las aulas,hay muchos Másters y Doctores en Cuba,por qué no los ponen a cubrir en las aulas,al igual que los tantos y tantos de metodólogos que realizan las ¨visitas¨ a los centros escolares. ¿Por qué no le suben el salario para que el maestro sienta más interés por lo que hace? Y no hablo de 100 pesos más hablo de un salario mínimo de 3000 pesos...y no..no estoy loco.Los maestros se merecen más.Todos los profesionales y no profesionales de un país son formados por maestros y es un mal mundial que no se acredite el trabajo del mismo.Sé tambien que hay muchos maestro que dejan mucho que desear pues son malos o mediocres.Pero hay y existe un gran grupo de buenos maestros y educadores.Es una lástima que en nuestro país se recurede al maestro solo el 22 de diciembre.Pero créanme todo los días son días de maestros.Pero cada día se nos va uno y cada maestro que se nos va es una gran derrota para el sitema de educación.Además en un sistema donde hay más jefes que docentes y que estos docentes lleven la mayor carga y que estos jefes le huyan a la carga,va a perdurar el problema durante los próximos 1000 años.

  6. 6

    Thunder - 27 de Junio del 2017 13:15:28 CDT

    Coincido con Luis. El mayor problema que enfrenta este sector es la baja remuneración de los trabajadores docentes. Ser maestro es un trabajo muy entregado. Los maestros viven a diario aparte del estrés del hogar, con el estrés y las exigencias que día a día se incrementan sin nungún aguinaldo para ellos. Trabajan de sol a sol, se desgastan inculcando los tan necesitados valores en nuestros niños, para que?, muchos palos y nada de beneficios. Suban su salario y esta tendencia se revertirá a corto plazo. Pero que suba el salario de forma general y no el "invento" ese de los maestros con sobrecarga porque al final, como dice la canción, La vida Sigue Igual...

  7. 7

    yuslami - 27 de Junio del 2017 18:27:27 CDT

    Yo soy hija de maestros, de los que no han salidos de las aulas por mucho que les apriete el bolsillo o por muy tentativas que hayan sido las ofertas. Mis padres son el mejor ejemplo que conozco de amor al magisterio y me enorgullece cuando alguno de los tantos alumnos que han tenido en más de 40 años de labor los recuerda y me reconoce como la hija de sus maestros. Sí, soy testigo de que se necesita más atención a este importante sector y no solo en el plano financiero. Hay que estimular a los buenos educadores, para que de los buenos troncos nazcan semillas con calidad.

  8. 8

    Mártivarela - 27 de Junio del 2017 22:21:35 CDT

    Margarita: la educación es la esencia de las esencias en una sociedad. Es el sol que ilumina el camino de las ideas; es el arte de esculpir los corazones; es la varita mágica que hace realidad los sueños; es el crecimiento de las naciones; es la madre del respeto a la naturaleza y a todos los seres vivos; es la fórmula científica, por excelencia, concebida contra los prejuicios y la ignorancia; es la lluvia inmaculada que borra todas las manchas; es la máquina fabulosa que construye el edificio de la cultura; es la cima de la esperanza y del futuro; es la medicina más loable contra el odio y el egoísmo; es el bálsamo que cura el mal de la estupidez; es la poesía del amor y las buenas intenciones; es el océano que inunda de bondades la conciencia de los hombres; es el escudo incorruptible de la dignidad; es el universo, donde gravitan todas las luces del universo. Margarita, la educación, no sólo es el proceso multidireccional mediante el cual se transmiten conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar. La educación es más que eso: es, sobre todo, el secreto de la felicidad. Pensemos que sin educación, no existiría la menor posibilidad de lograr el altruismo, y mucho menos de alcanzar la decencia que merecen todos los pueblos del mundo. Margarita, hay que invertir dinero y neuronas en la educación, porque sin ella perderíamos el alma de los hombres en el planeta.

  9. 9

    alfredo - 28 de Junio del 2017 9:19:11 CDT

    Es muy triste la realidad de que en nuestro país NO es para nada atractivo ser maestro, algo que no fue así cuando me inicié con 15 años y por necesidades no tan crudas como las de ahora, valoro que no es una prioridad para el estado la situación de los docentes, es pésima la atención sobre todos en las primarias y las secundarias.

  10. 10

    José Ignacio Reyes González - 28 de Junio del 2017 9:39:54 CDT

    En la década del setenta muchos de mis compañeras entraron al Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce sin vocación, comprendieron adolescentes de 15 a 20 años, que sin docentes el país se paralizaría. No creo que hoy se realice un trabajo educativo grupal y personalizado que haga comprender a la familia, que quiere buenos docentes para sus hijos, que hace falta formar maestros y profesores de los buenos estudiantes que terminan el bachillerato en Cuba. Si los dirigentes estudiantiles y juveniles son los primeros que no se enrolan en la tarea, que se puede esperar de los demás. En el setenta eran los primeros que daban el ejemplo. Si por otra parte la familia aprecia que ser maestros es la última carta de la baraja y le "impone" a sus hijos otra profesión mejor pagada en estos momentos, el problema se agrava. A la vez el salario que se paga, más allá que se puedan entender las razones que se expresan para no incrementarle el salario al docente, están provocando el desestímulo de los que pudieran escoger la profesión y de que muchos que la ejercen abandonan este trabajo. Si maestro con calidad no hay educación de calidad; el perfeccionamiento actual de la educación cubana puede fracasar sin este problema no se atiende, pues como dice la Dra Silvia Navarro, con nuevos programas, libros, orientaciones y sobre todo con una concepción desarroladora de la escuela y su educación, y no se tienen buenos maestros los resultados pueden ser discretos. Los que jamás nos iremos del aula y ahí nos jubilaremos, esperamos que nuestras condiciones materiales mejoren, sobre todo porque ya no tengo 15 años, que es la edad en la que entré al III Contingente del Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce. Sugiero escuchar más a los docentes en todas las educaciones, incluyendo la educación superior.

  11. 11

    Yulier Ricardo - 28 de Junio del 2017 10:46:17 CDT

    Creo que es multifactorial este fenómeno del déficit de maestros en las aulas cubanas, mas opino que las administraciones tienen que seguir buscando alternativas para ESTIMULAR los que están. Otro asunto: No concuerdo con la política de utilizar la carrera pedagógica como trampolín para estudiar otra, eso ocurre en los pedagógicos cubanos que alumnos hacen un primer año bueno y les dan el derecho de cambiar de carrera. ¿Estamos trabajando para quién?

  12. 12

    Ofelia - 28 de Junio del 2017 12:09:54 CDT

    Realmente es triste en verdad hablar de este tema ya que conozco de maestros muy buenos con un caudal de conocimientos envidiables que se han ido para otro sector en busca de mejores condiciones de trabajo, Educar Realmente es triste en verdad hablar de este tema ya que conozco de maestros muy buenos con un caudal de conocimientos envidiable que se han ido para otro sector en busca de mejores condiciones de trabajo, Educar realmente es bello y cuando ves esos frutos convertidos en hombres y mujeres de bien es cuando realmente el orgullo de ser Maestro demuestra que vale la pena, pero hace falta que le den lo que llevan que es mucha atención.

  13. 13

    El Guia - 28 de Junio del 2017 12:25:24 CDT

    En el mundo entero el talento se PAGA, y se paga bien. Todo profesional que se desempeña en su actividad tiene una buena remuneración; menos los nuestros en nuestro propio suelo. Nuestros colaboradores en el extranjero reciben un ALTO salario en suelo ajeno por su actividad, la misma que hace en Cuba, y dentro de estos colaboradores también hay maestros, y cuando regresan traen sus ganancias o beneficios en la forma que mejor les conviene. Sin embargo, de nuevo en su hogar retorna la insatisfacción. El maestro es uno de los personajes más importantes en toda sociedad, por no decir que imprescindible, pues a diario recurrimos a alguien para aprender algo nuevo o que nos enseñe sobre un tema determinado. Y en las escuelas no se les da la atención que tanto merecen. Y su salario PEOR no puede ser, es por ello que cambian de vocación para tener una mejor solvencia económica. También yo fui maestro, trambién impartí la docencia, y lo disfruté, hasta que se invirtió la balanza. Ahora, por ejemplo, alguien que se dedica a cercar un potrero gana más salario que un profesional que estudió cinco años en una universidad, se preparó, pasó cursos de superación, etc., eso no lo entiende nadie. Páguese el talento, páguese la inteligencia. Páguese al profesional. Páguese mejor salario al MAESTRO. Y así tendremos mejores docentes, y mejores resultados académicos en nuestros educandos.

  14. 14

    El Guia - 28 de Junio del 2017 12:26:20 CDT

    En el mundo entero el talento se PAGA, y se paga bien. Todo profesional que se desempeña en su actividad tiene una buena remuneración; menos los nuestros en nuestro propio suelo. Nuestros colaboradores en el extranjero reciben un ALTO salario en suelo ajeno por su actividad, la misma que hace en Cuba, y dentro de estos colaboradores también hay maestros, y cuando regresan traen sus ganancias o beneficios en la forma que mejor les conviene. Sin embargo, de nuevo en su hogar retorna la insatisfacción. El maestro es uno de los personajes más importantes en toda sociedad, por no decir que imprescindible, pues a diario recurrimos a alguien para aprender algo nuevo o que nos enseñe sobre un tema determinado. Y en las escuelas no se les da la atención que tanto merecen. Y su salario PEOR no puede ser, es por ello que cambian de vocación para tener una mejor solvencia económica. También yo fui maestro, trambién impartí la docencia, y lo disfruté, hasta que se invirtió la balanza. Ahora, por ejemplo, alguien que se dedica a cercar un potrero gana más salario que un profesional que estudió cinco años en una universidad, se preparó, pasó cursos de superación, etc., eso no lo entiende nadie. Páguese el talento, páguese la inteligencia. Páguese al profesional. Páguese mejor salario al MAESTRO. Y así tendremos mejores docentes, y mejores resultados académicos en nuestros educandos.

  15. 15

    Lujan - 28 de Junio del 2017 14:48:29 CDT

    Ministra Ena Elsa Velázquez Cobiella, con todo respeto le sugiero que escuche a los maestros de aulas sin intermediarios para que sepa de la realidad que viven día a día en sus aulas y hogares, desafortunadamente muchos dirigentes educacionales barren bajo la alfombra los reales problemas e insatisfacciones de los docentes. Ni eventos internacionales, ni de pedagogía, ni angustiosas reuniones, ni elaborados programas de estudios resolverán el problema de la Educación porque primero hay que atender las necesidades del ser humano. Hay que cumplir con el Marxismo pues el ser humano esta primero. A las personas hay que juzgarlas por el momento histórico en que viven. Los problemas de la Educación son otros, los tiempos son otros y las necesidades también. Que maestro se le ocurriría tener más de un hijo sin un buen salario y un techo donde vivir, eso también perjudica a la natalidad en Cuba. Soy de los que ama la docencia pero desde que me fui de Educación he podido suplir necesidades básicas para mis hijos y familia. Duele tener que ir a otro sector de la economía a buscar mejoras.

  16. 16

    Josefina - 28 de Junio del 2017 14:49:35 CDT

    Como le podemos pedir a un joven que estudie magisterio si el director de la escuela no es capaz de enfrentar y solucionar los problemas que los padres en muchos casos presentan. Cuando existe unidad en un colectivo, apoyo a todos los problemas del centro y solidaridad, aunque el salario sea poco el maestro permanece más en su puesto. El resquebrajamiento del ejemplo del maestro conlleva al abandono de las aulas, a la pérdida de valores y a que el magisterio esté en esa denigrante posición. Estuve más de treinta años en el aula y los recuerdo con cariño aunque reconocozco que actualmente hace falta la buena remuneración.

  17. 17

    Lujan - 28 de Junio del 2017 14:53:53 CDT

    Hay que preguntarle a la profe de la foto si los estudiantes a sus espaldas podrán ver la foto de Martí y participar en la actividad que está realizando. Nunca se da la espalda al estudiante!

  18. 18

    R.Mastrapa - 28 de Junio del 2017 16:52:14 CDT

    Soy maestro de profesión pero por razones que aquí se han comentado avandoné el sector hace tres años y aunque me gusta la profesión no me arrepiento pues en ese tiempo he obtenido materialmente lo que en 18 años continuados nunca pude ni imaginar y es cierto se toman alternativas cada año, pero cuando egresan 100 a un mcpio de una escuela pedagógica por otro lado se van un grupo mayor que ese, entonces seguimos en las mismas y sin nadie que haga lo que hay que hacer.

  19. 19

    Revenge - 29 de Junio del 2017 8:16:15 CDT

    La carga de trabajo de un maestro y sobre todo la carga psicologica son muy grandes. Si a eso le sumamos ausencia de condiciones de trabajo minimas, bajos salarios y poco reconocimiento social, creo que hay razones mas que suficientes para que los muchachos no quieran ser maestros. Yo tengo compañeras que se mantienen en las aulas, pero eso es o porque repasan particular despues de horario o porque reciben ayuda del exterior. Enseñar y volverte parte de la vida de un aula es muy bonito, pero cuando suena el timbre, hay que volver a la realidad. Sin contar que los horarios no permiten hacer ninguna gestion durante el dia. A principios de los 2000 se hizo una gran inversion en el sistema educativo pero a mi entender, se hizo equivocadamente. Se gastaron varias millonadas en televisores, reproductores de dvd; ademas de hospedaje, alimentacion, transporte, servicios, capacitacion y salario de los maestros emergentes. Sin contar el gasto energetico que implicaba tener un televisor encendido el dia entero en cada aula cubana. Si se le hubiera echado la mitad de este dinero al salario del maestro; y se hubiera empleado la otra mitad de este dinero en construir viviendas y entregarlas como medios basicos al que diera clases... oiganme, iba a haber lista de espera para ser docente. Yo soy padre y abuelo, y le digo que como unico yo no trato de quitarle a mis muchachos la idea de ser maestro, si alguna vez se les pasa por la cabeza, es que yo me vuelva millonario y los pueda mantener.

  20. 20

    juliny - 29 de Junio del 2017 9:05:32 CDT

    Es una situacion delicada la de los maestros en nuestro país. Sueldo, casa y un largo etc podrian mencionar entre otras causas de mucha salida y poca entrada al magisterio .

El tener maestros es un asunto de futuro. Foto: Roberto Suárez

Noticias relacionadas

del autor

en esta sección