Actuar a lado del prójimo con el ejemplo de Frank

Creyentes de distintas denominaciones participaron en jornadas de trabajo y en reflexiones sobre el papel de los cristianos en la sociedad cubana

Autor:

Luis Raúl Vázquez Muñoz

CIEGO DE ÁVILA.— La Brigada de Trabajo Frank País, integrada por 70 creyentes de distintas denominaciones religiosas, cumplió una semana de trabajo en Ciego de Ávila, donde colaboraron con el mantenimiento de centros educacionales y de la salud.

Orlando Corales Moreno, secretario ejecutivo de la Coordinación Obrero Estudiantil Bautista de Cuba (Coebac), explicó que la jornada permitió también intercambiar sobre el papel de los creyentes en la sociedad y su compromiso con la ciudadanía, además de buscar vías de unirse y participar en el mejoramiento social.

Precisamente, sobre ese tema versó la Reflexión Bíblica efectuada en el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (Ipvce) Cándido González, donde acampó la brigada durante una semana. Durante la Reflexión, diversos participantes expresaron la necesidad de que los creyentes extiendan su solidaridad al prójimo, aun cuando no sea creyente.

Las exclamaciones de «amen», en señal de aprobación, se dejó escuchar en varias ocasiones, cuando el reverendo Noel Fernández Collot señaló que los cristianos no pueden olvidar ni su responsabilidad con la sociedad ni muchos menos olvidar el sentido de patria y cubanía, junto con el amor y defensa a estos dos conceptos.

Momento especial de la jornada lo constituyó la conferencia impartida sobre la figura de Frank País por la profesora Marisel Coloma Rizo, directora del Centro de Investigación y Documentación de la Lucha Clandestina en Santiago de Cuba.

En la disertación, la investigadora analizó la relación entre la fe religiosa de Frank —hijo del reverendo Francisco País y doña Rosario García—, quien, al igual que sus hermanos, se entregó a la acción por el cambio en aras de la justicia. Esa misma fe y convicciones lo convirtieron en el líder de la lucha clandestina en Cuba y en uno de los mártires más emblemáticos de la Revolución.

Durante su estancia en Ciego de Ávila los 70 brigadistas, quienes provienen de distintas provincias, colaboraron en el mantenimiento del Ipvce avileño y participaron en trabajos voluntarios en instituciones de la salud.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.