¿Qué significa ser un buen estudiante?

Para asumir el estudio como deber principal lo primero es entender que en Cuba este es un derecho dado por la Revolución y negado a millones en el mundo, trascendió en la Asamblea Nacional de la FEEM

Autor:

Yuniel Labacena Romero

Expresamos hoy que nuestra principal misión es estudiar para convertirnos en genuinos profesionales, con una alta vocación humanista y dispuestos a edificar una mejor sociedad, como continuadores de la obra revolucionaria de la que somos fervientes hijos.

Ese compromiso quedó patentizado en la Declaración final de la Asamblea Nacional de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), evento que concluyó este miércoles en el Centro de Convenciones de Cojímar, en la capital, justo cuando la organización celebró su aniversario 47.

Minutos antes los participantes escucharon emocionados el mensaje que les enviara el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en ocasión del cumpleaños de la organización y de la celebración de su Asamblea Nacional.

El texto fue leído por Susely Morfa González, primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, quien llamó en los debates a multiplicar lo acontecido en el proceso asambleario, cumplir todo lo acordado, asegurar que los planteamientos tengan respuesta, así como regresar a la base con las ideas y las pilas cargadas para seguir obrando por la FEEM y por el país.

En diálogo con los 350 delegados e invitados al encuentro, el miembro del Buró Político del Partido, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, destacó: «Creemos en ustedes porque han nacido y crecido en la Revolución. Los sentimientos y las convicciones que han expresado aquí nadie se los ha impuesto, se han ido formando porque son también hijos de esta Revolución, de esta nación, de esta Patria».

Díaz-Canel Bermúdez destacó la madurez y profundidad de los planteamientos, lo cual llena de confianza, de esperanza y de optimismo, dijo. Y convocó a los presentes a que cada vez que tengan una inquietud o una motivación, o crean que algo está funcionando mal, lo discutan o lo hagan llegar a las diferentes estructuras, pues eso también aporta.

Ser protagonistas

Cada intervención de este miércoles en la sesión plenaria profundizó en el fortalecimiento de la organización y, sobre todo, de sus bases, el trabajo político-ideológico y en cómo concentrarse en el deber primordial: el estudio.

Sobre este tema el Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros llamó la atención de que para asumir el estudio como deber principal lo primero es entender que en Cuba este es un derecho dado por la Revolución y negado a millones en el mundo. «Entonces, cuando hagamos uso de esa posibilidad, cumplamos con el compromiso de ser buenos estudiantes», afirmó.

Si estudiamos bien, abundó, estamos conociendo, aprendiendo y adquiriendo cultura general integral, que va a ser la base para que comprendamos nuestros problemas y los del mundo, la historia de Cuba, para que podamos entender el porqué de la Revolución y el socialismo en nuestra Patria y con eso ratifiquemos el sentido de nuestras vidas.

«Cuando uno sabe que puede asumir ese derecho de una manera consciente y humanista se convence, porque es un deber ser en Cuba un buen estudiante», apuntó.

El dirigente partidista reiteró la importancia de otros asuntos analizados, que son estratégicos para la organización y el país, entre ellos el trabajo para la incorporación de estudiantes a las carreras pedagógicas, el protagonismo en el grupo, el funcionamiento de la escuela como centro cultural más importante de la comunidad y el tercer perfeccionamiento del sistema de enseñanza.

«Considero significativo también que hayan discutido el tema de la historia y que se hayan expresado por combatir en el ámbito estudiantil las indisciplinas sociales, la chabacanería, la vanidad, lo que afecta la conducta, y en particular prevenir el consumo de drogas, así como estimular la disposición a incorporarse al Servicio Militar Voluntario Femenino y al Servicio Militar Activo», dijo.

Díaz-Canel consideró que es vital que los estudiantes de la enseñanza media asimilen desde sus edades y desde su propio estudio los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, la Conceptualización del modelo económico y social de desarrollo socialista y las Bases del plan nacional de desarrollo, porque «si una generación va a estar muy vinculada a eso, va a tener que defenderlos, implementarlos y también cosechar los resultados de lo que seamos capaces de hacer, es la de ustedes.

«Desde ahora tenemos que tener inquietud para lograr que esos temas y los proyectos personales de vida estén armonizados con ese proyecto que es de país», subrayó, e insistió en que todo lo que hagamos bien a favor de la Revolución es trabajo político-ideológico, desde el estudio, la participación en las tareas sociales, el no dejarse confundir por los planes subversivos, ser protagonistas.

Discusión franca y oportuna

Caminemos el presente y sigamos haciendo futuro. Ese fue el sentir de la mayor parte de las intervenciones en la sesión plenaria, luego de la presentación del Informe Central. En el texto, leído por Niubys García Otaño, presidenta de la Comisión Organizadora de la Asamblea Nacional, se reconoce que los miembros de la FEEM tienen el encargo de ser magníficos estudiantes, dirigentes estudiantiles, participar activamente de los procesos que vive el país y ser consecuentes con nuestro tiempo y nuestra historia.

Se destaca igualmente que la organización —que celebró sus 47 años de creada este 6 de diciembre— representa a más de 300 000 estudiantes, y desde la convocatoria a esta cita se vivieron «jornadas intensas de debate, discusión franca y oportuna, principalmente en cada grupo como célula fundamental», en la que no faltaron la urgencia de potenciar espacios instructivos de manera sistemática, consolidar el trabajo con la historia, así como la formación vocacional y orientación profesional.

También se insistió en cómo puede y debe la organización estudiantil, desde sus movimientos, procesos y acciones, contribuir mejor a la formación integral de las nuevas generaciones. Ese propósito está palpable en las prioridades de trabajo aprobadas para la próxima etapa, donde se exhortó a desarrollar con calidad y responsabilidad un proceso posasambleario que ponga en práctica las decisiones tomadas en la cita.

En la Asamblea se agradeció especialmente a quienes cesan en sus funciones de dirección, y se presentó el Secretariado Nacional electo, compuesto por 11 miembros, y liderado desde ahora por la villaclareña Leidy Laura Jiménez Cárdenas, estudiante de 11no. grado del Instituto Preuniversitario Arístides Viera González, quien ratificó a Juventud Rebelde la voluntad de trabajar por seguir representando a los estudiantes y defendiendo la solución de sus inquietudes y necesidades, y a la vez cumplir con las tareas que en todo momento Fidel encargó a la Federación.

Leidy Laura Jiménez Cárdenas, nueva presidenta de la FEEM.

A la jornada —en la que no faltó la evocación a Fidel y la responsabilidad con los destinos de Cuba— asistieron también Olga Lidia Tapia Iglesias, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido; Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación, y otros invitados.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.