Cortes con swing - Cuba

Cortes con swing

Cabellos bien cortos o medios, degradados o rasurados, lacios o rizados, en capas o con cortes rectos, naturales o teñidos... Los tiempos modernos exhiben todo un abanico de formas, estilos y peinados que los jóvenes cubanos no dejan escapar

 

Autor:

Aileen Infante Vigil-Escalera

Fue en una revista extranjera donde el hermano de Yosbel Hernández del Barrio, de 19 años, vio el corte de cabello que ambos lucen desde hace ya varias semanas. Quería «estar a la moda» y «cambiar su look». Solicitaron entonces una tonsura que dejara bien corto el cabello por los lados de la cabeza y más largo en el centro, para poder peinarlo hacia arriba y adentro. Esto, unido al color amarillo que les aplicaron para resaltarlo, les permitió, como ellos deseaban, actualizar su aspecto.

 Camila Rodríguez López, estudiante de preuniversitario, de 16 años, hizo una búsqueda en la red de redes antes de decidirse a modificar su imagen. Siempre le gustó experimentar siguiendo las tendencias en materia de peinado. Por eso, durante su última visita a la peluquería solicitó que le hicieran un corte recto por encima de los hombros, onda bob (con las puntas hacia adentro) y un tratamiento para alisarlo. Estos muchachos comentan a JR que han abrazado tendencias de la moda que por estos días se mueven entre los jóvenes. 

 Muy poco sabe Miguel González González de estos temas, pero no le gusta «quedarse atrás». Cuando en diciembre pasado visitó a su estilista le pidió que «actualizara su imagen» y lo dejó hacer. El resultado es un llamativo peinado elevado arriba, rebajado en los costados y con una marcada raya que delimita ambas áreas. Además, el especialista le agregó a la parte más alta un tono azul que le ha servido al joven de 31 años para sobresalir entre los promotores de restaurantes del callejón del Chorro, en la capitalina Plaza de la Catedral.

Tijeras de hoy para formas de ayer

Fotos: Roberto Garaicoa.

 Sin importar el lugar de origen, que los especialistas ubican en Europa, la modernidad retoma estilos y peinados muy similares a piezas clásicas de la barbería, explicó a JR Aleida Benítez Fuentes, peluquera en el salón Reflejos, de la habanera barriada del Vedado, quien refirió además, que existen otros tantos estilos de cortes de cabello mundialmente famosos que los cubanos han adaptado a su gusto, posibilidades, características físicas y climáticas.

Entre los mencionados por la también profesora de Barbería de estilo y Peluquería destacan: el sicópata (completamente rapado a ambos lados, con el pelo más largo, peinado hacia arriba y en ascenso de atrás hacia adelante), la mofeta (peinado hacia un lado con el cabello del centro más ondulado) y el copete (bien corto a ambos lados, más largo en el centro y peinado hacia arriba y adentro).

Diana Mascarell Marcos, de 28 años,  una de las estudiantes de peluquería en la escuela de barbería, peluquería y cantina del proyecto comunitario Arte Corte, del capitalino barrio del Santo Ángel, en La Habana Vieja, agregó que en el caso de las mujeres sobresalen los cortes rectos, tanto en cabellos largos como medianos, aunque también se aprecia un retorno a los cortes más bajos y con flequillo, que mucho ayudan a sobrellevar el calor del trópico. E incluso, dice, la combinación de varios tipos de cortes, como los rasurados solo a un costado o en una pequeña sección de la cabeza combinados con otros cortes.

En torno a la tipología más demandada, sobre todo por la juventud, su compañera Nayli Guilarte García, de 18 años, apuntó que la tendencia en nuestro país es a llevar el cabello muy lacio o muy rizado, tanto en hombres como en mujeres, aun cuando algunas revistas internacionales siguen destacando algunas tipologías de ondas, principalmente las más grandes que dan un estilo más natural.

«Si bien las modas varían de acuerdo con la región, el país, la edad y hasta la genética, existe una tendencia a la búsqueda de lo natural, tanto en el corte, en el peinado, como en los productos que se utilizan para alcanzar determinados efectos, y en la colorimetría», apuntó Benítez Fuentes.

De ahí la necesidad de velar por la composición química de todos los productos que utilicemos, como el caso de la tan popular queratina, erróneamente utilizada para alisar el cabello cuando en realidad es un reconstituyente capilar. Yadira Méndez Montoya, de 35 años, y técnico medio en Química Industrial, subrayó la necesidad de que las personas concienticen la importancia de utilizar marcas libres de formaldehídos, los que en altas dosis y frecuencias de uso pueden ocasionar, incluso, envenenamiento por vía sanguínea.

«Existen otros productos que ya se comercializan en el país que no contienen este ingrediente, demuestran resultados similares y no son dañinos para la salud del cliente ni del especialista que los aplica», agregó.

Los colores de la modernidad

Fotos: Roberto Garaicoa.

Sobre cómo los llamados colores fantasía también se han apropiado de nuestras calles sin distinción de edad ni sexo —aunque la mayoría de los entrevistados advierten una tendencia cada vez más creciente entre el sexo masculino—, conversamos con Gilberto Valladares Reina, «Papito», director del Proyecto comunitario Arte Corte.

Según explicó, estos tonos tienen su origen en la región europea, y actualmente se comercializan tanto en formato de tintes como en espray, con la diferencia de que el primero tiene una permanencia de aproximadamente un mes y el segundo se cae apenas nos lavamos el cabello. Además, hay que tener muy presente que muchos de ellos están enfocados en clientes de un clima y una composición genética muy diferente a la nuestra, lo que puede atentar contra la permanencia y calidad del producto a la hora de utilizarlo en Cuba.

Entre los colores que con más frecuencia le piden al joven Rigoberto Lamyser Ferrera, en su Barbería Rigo, en La Habana Vieja, resaltan el amarillo, el azul y el rosado, aunque por la calle abundan tonalidades de violeta, naranja y verde fosforescente o neón. Igualmente, Rigoberto señala que cada vez son más los hombres que solicitan este tipo de trabajos de color para matizar, incluso, barbas, cejas y bigotes, con lo que se deben extremar las medidas de seguridad porque no es lo mismo aplicar este tipo de sustancias en el cuero cabelludo que en la piel de la cara.

En todos los casos, este joven de apenas 28 años les explica a sus clientes la composición del producto y las maneras más adecuadas de proteger el cabello tras la aplicación de estos colores que en su mayoría requieren una decoloración previa. «Es bueno estar a la moda, pero más importante aún es velar por nuestra salud y la de nuestros clientes».

 Foto: Roberto Garaicoa 

Foto: Roberto Garaicoa 

Foto: Roberto Garaicoa 

 

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.