La unidad como baluarte (+ Video)

La sociedad civil cubana denunció este miércoles la corrupción imperante en la región. Las razones de nuestro pueblo para defender las conquistas alcanzadas por el proceso revolucionario centrarán los argumentos de la delegación de la Isla a la 8va. Cumbre de las Américas

Autores:

Yuniel Labacena Romero
Aileen Infante Vigil-Escalera

Lo vivido este miércoles en Cuba como parte del segundo Foro de la Sociedad Civil y actores sociales Pensando Américas, dejó claro que nuestro país propondrá a la región lo que más tiene en casa: unidad; y lo hará desde un pueblo que ha tenido en el centro de sus prioridades la lucha por la soberanía y la autodeterminación sin injerencia extranjera. Ese fue el sentir de los representantes de las más de 120 organizaciones y asociaciones de masas, estudiantiles, campesinas, científicas, culturales, y religiosas que participaron en esa cita.

Ello también consta en la Declaración Final, en la cual los actores sociales y las organizaciones de la sociedad civil cubana, en representación genuina del pueblo, respaldaron las intervenciones de la vocera de la Coalición Por un mundo inclusivo y respetuoso y el Jefe de la delegación cubana en el Diálogo Hemisférico celebrado en Perú, que coincidió con la realización del Foro nacional.

Ambos representantes, como los reunidos en la sede de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), expresaron que el propósito de la Mayor de las Antillas al asistir a la cita de Perú es participar de manera respetuosa y constructiva en los debates que se generen en el Foro de la Sociedad Civil; pero ante la ofensa, el irrespeto y la provocación habrá siempre una respuesta.

Por ello, en la mencionada Declaración, leída por Fermín Quiñones Sánchez, presidente de la Asociación Cubana de Naciones Unidas, consensuada en el foro y aprobada por unanimidad, se rechaza inequívocamente la presencia en Lima de ciudadanos de origen cubano y organizaciones mercenarias al servicio de Gobiernos e instituciones extranjeras, que no cuentan con reconocimiento y legitimidad alguna, y persiguen revertir el orden interno, el bienestar social y el sistema político que hemos elegido los cubanos.

Igualmente se demanda al Gobierno de Estados Unidos el levantamiento del criminal bloqueo económico, comercial y financiero impuesto desde hace más de 55 años contra el pueblo de Cuba y la devolución incondicional del territorio que de manera ilegal ocupa la Base Naval de Guantánamo; también se repudia la pretensión imperial y de la oligarquía conservadora regional de imponer de nuevo los postulados de la tristemente célebre Doctrina Monroe, en aras de restaurar su hegemonía y establecer el neoliberalismo.

En el documento se expresa, además, el apoyo al pueblo y Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, así como el derecho de ese país a la autodeterminación y la independencia de elegir el sistema social para el bienestar de sus ciudadanos; se denuncia todo intento de agresión económica, política o militar contra cualquier nación latinoamericana y caribeña; y se hace un llamado a respetar los principios de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

JR entrevistó a Rafael González, vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz. Vea en este video sus declaraciones.

 Derechos conquistados

  • Las conquistas de nuestros obreros, maestros, médicos y constructores en el ámbito social y laboral serán banderas de nuestra delegación en la lucha contra la corrupción. (Misael Rodríguez, Central de Trabajadores de Cuba).
  • Nuestra organización, con sus proyectos a favor de la igualdad de género y la inclusión de la mujer en las tareas de impacto social y la gobernabilidad de la nación, es uno de los baluartes de la sociedad civil cubana. (Marisol Pérez, Federación de Mujeres Cubanas).
  • En la búsqueda de nuevas soluciones, debemos hacer un mejor uso de los mecanismos internacionales ya existentes para combatir la corrupción: la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, y el documento aprobado por la Celac que fija un programa de cooperación internacional judicial para la lucha contra ese flagelo. (Gladys Hernández, Centro de Investigaciones de la Economía Mundial).
  • Los jóvenes de la Isla repudiamos toda calumnia de quienes intentan disfrazarse de sociedad cubana, sin representar verdaderamente a las nuevas generaciones que hoy protagonizan las principales transformaciones del país. (Asael Alonso Tirado, Centro de Estudios de la Juventud).
  • La corrupción corrompe las evidencias científicas y los fondos para potenciar soluciones a graves problemas sociales. Los científicos cubanos nos sumamos al reclamo por erradicarla. (Jorge Pastrana, Academia de Ciencias de Cuba).
  • Un sordo en Estados Unidos no se puede parecer a uno de Cuba, porque allá no gozan de los mismos privilegios ni tienen las políticas sociales que en Cuba garantizan nuestra calidad de vida. (Alejandro Marzo Peña, Asociación Nacional de Sordos de Cuba).
  • Deseamos una América con paz, seguridad, democracia participativa, con una sociedad civil que trabaje por la inclusión social, con solidaridad internacional; una América que haga realidad los sueños de justicia social y de amor para los pueblos; una América que siga luchando contra el imperialismo yanqui y los mercenarios. (Pedro Luis Véliz Martínez, Consejo Nacional de Sociedades Científicas de la Salud).
  • Desde la década de los 60 del pasado siglo, las iglesias cubanas se preguntaron cuál era su misión en una sociedad socialista, y desde entonces disponen de un derecho conquistado por la Revolución: libertad de culto y de acción en todo el territorio nacional. (Reverendo Joel Ortega Dopico, Consejo de Iglesias de Cuba).
  • Qué mensaje va a llevar Trump a la Cumbre: que elevó aranceles a materias primas que nuestros países exportan; qué le va a decir a las Américas: que va a poner un muro en México, que tiene una política antinmigrante. (Nyls Gustavo Ponce, Sociedad Cubana de Geología).
  • Los religiosos de esta tierra, organizados en la Plataforma Interreligiosa Cubana, estamos unidos para defender causas justas, para dialogar sobre la base del respeto. (Francisco René Martínez Pinillo, Consejo Supremo de Abakuá de Cuba).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail