Colaboran Cuba y México en investigación de catástrofe aérea

Se lograron identificar 56 víctimas, entre estas parte de la tripulación del Boeing 737-200

Autor:

Margarita Barrios

Ya fueron identificadas 56 de las víctimas del accidente aéreo del viernes 18 de mayo, entre ellas cinco de los seis miembros de la tripulación, incluyendo al piloto y al copiloto, según se informó en la emisión estelar del Noticiero Nacional de Televisión.

Este martes, Enrique Martínez Martínez, embajador de México en Cuba, en conversación con la prensa nacional y extranjera que acudió al Instituto de Medicina Legal, agradeció la colaboración de las autoridades cubanas por la forma coordinada en que están trabajando, para que este momento de dolor y tragedia se pueda resolver de la mejor forma posible.

«Estamos atendiendo a los familiares de las víctimas mexicanas que han llegado hasta acá, pues hay siete de nuestros nacionales que murieron: la tripulación y una pasajera. Estamos acompañando todo el proceso para que cuanto antes puedan ser repatriados los restos a México, puedan llegar a sus familiares allá y darles cristiana sepultura.

«Nos sentimos consternados, tenemos una historia de muchos momentos comunes con los cubanos, hoy nos tocan estos de tristeza y solidaridad juntos, como hermanos».

El Embajador precisó que además de los familiares de las víctimas, se han trasladado hasta La Habana técnicos e investigadores de la Aeronáutica Civil de México para junto con los cubanos diagnosticar la causa del accidente.

El doctor Sergio Rabell, director del Instituto de Medicina Legal, precisó que en el caso del piloto y el copiloto se siguió el protocolo normado internacionalmente para estos casos. «Ya están los resultados de anatomía patológica y las autopsias, pero eso forma parte de la investigación que siguen los especialistas de la Aeronáutica, nosotros no debemos interferir en esa pesquisa», destacó.

«Seguimos trabajando en la identificación y en la medida en que se recuperan evidencias y se obtiene la positiva identificación por parte de los familiares, se les entregan los restos. La familia decide si desea incinerar, trasladarse a su provincia, y así seguirá ocurriendo hasta que terminemos este doloroso proceso», precisó.

A una pregunta de la prensa, acerca de si será posible acortar el plazo de 30 días que en principio afirmó Medicina   Legal le tomaría realizar la totalidad de las identificaciones, el doctor Rabell significó que, la celeridad con que se ha podido avanzar tiene que ver con la experiencia que tiene el equipo cubano para el trabajo que se realiza sobre víctimas fatales de este tipo de desastre; la experticia que poseen los compañeros de Criminalística, así como que los cadáveres estaban en su mayoría conservados, con cierto grado de integridad.

«En algunos casos hay tatuajes que son únicos, eso ha ayudado a la identificación de algunos. Prendas de oro, anillos, que se han ido entregando a la familia también han ayudado mucho a nuestro trabajo, y el dentigrama, porque nuestro país cuenta con peritos antropólogos y biólogos que son expertos en Odontología Forense», argumentó.

El doctor Rabell precisó que primero se identificaron los niños, por motivos humanitarios. «Hay que destacar la tenacidad de nuestros especialistas, muchos han dormido muy poco desde que ocurrió el accidente, aunque se trabaja por turnos, para que nadie se agote.

«En la medida en que vamos encontrando evidencia —tenemos todas las bolsas con los cadáveres revisadas y recopiladas las pertenencias— vamos cotejando. Cuando los objetos coinciden con los detalles que nos dan los familiares, nos ayuda mucho a la identificación».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.