Aplicar justicia con clara noción y sentido de lo justo

Con la presencia de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros se inauguró el 9no. Encuentro Internacional Justicia y Derecho, en La Habana

Autor:

Yuniel Labacena Romero

En Cuba la misión de los jueces rebasa la de ser meros aplicadores de normas y disposiciones al asunto que dirimen. Su tarea implica, además, el deber de hacerlo con clara noción y sentido de lo justo, de manera que, tanto su actuación como sus decisiones en el proceso, se caractericen no solo por su sustento legal, sino también por su transparencia y por el nivel de equidad, racionalidad y adecuada ponderación que denoten.

La afirmación la hizo este miércoles Rubén Remigio Ferro, presidente del Tribunal Supremo Popular (TSP) de Cuba, en la inauguración del 9no. Encuentro Internacional Justicia y Derecho, a la cual asistió Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de los Consejos de Estados y de Ministros, así como otros invitados.

Remigio Ferro destacó que «aunque es incuestionable que la impartición de la justicia por los órganos jurisdiccionales debe realizarse sobre la base de lo establecido en los textos legales, es también necesario asumir que, en muchas ocasiones, el contenido estricto de las leyes no basta para decidir un asunto en justicia y, entonces, los juzgadores, para tomar la decisión acertada, precisan apoyarse, además, en los razonamientos lógicos, el sentido común y el análisis circunstanciado y sereno de los hechos que juzgan».

Agregó que en el caso de nuestro país, los tribunales de justicia, sus jueces y juezas y el personal auxiliar que los asiste, están conscientes de la importancia que tiene el adecuado desempeño de su labor y su incidencia directa en aspectos vitales para el país, como son la seguridad jurídica, el orden y la tranquilidad ciudadana, la calidad de vida de la población y las garantías del ejercicio pleno y efectivo de sus derechos.

«Ese posicionamiento consciente como servidores públicos, junto con la determinación subjetiva a desempeñar su función, interpretando y aplicando el Derecho al caso concreto, con perspectiva integradora, contextualizada y justiciera, son rasgos definitorios comunes en los jueces cubanos. Nuestra sociedad, ni admitiría ni toleraría a juzgadores ensimismados, abstraídos en su labor y distantes de la realidad circundante. De comportarse así, nuestros tribunales y jueces carecerían de la autoridad y el prestigio que en la actualidad se les reconoce», destacó.

El Presidente del TSP subrayó que la sociedad cubana transita hoy por los derroteros de la actualización del modelo económico-social del país, y ese proceso implica una dinámica de cambios y transformaciones que tienen un nítido reflejo en la introducción de necesarias modificaciones en las normas jurídicas y en un segmento importante del contenido de los procesos judiciales.

«Naturalmente, los tribunales de justicia del país no permanecen ajenos a esas transformaciones y efectúan los reajustes pertinentes en su funcionamiento, para atemperar y adecuar su actuación a los cambios que se producen en el escenario económico y social y, por consiguiente, en los conflictos que llegan a los órganos jurisdiccionales», explicó.

Al encuentro —que se extenderá hasta el próximo viernes y se ratifica como un espacio científico-jurídico de gran prestigio en el ámbito nacional e internacional— asisten alrededor de 900 delegados e invitados de más de 27 países de cuatro continentes, incluyendo Cuba. En su apertura se destacó la consternación y pesar de los jueces y demás trabajadores de los órganos de justicia del país, por el trágico accidente de aviación ocurrido hace solo unos días en La Habana.

En la inauguración participaron además la miembro del Buró Político del Partido Teresa Amarelle Boué, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas; Homero Acosta Álvarez, secretario del Consejo de Estado; Darío Delgado Cura, fiscal general de la República de Cuba; María Esther Reus, ministra de Justicia, así como otros invitados cubanos y extranjeros, entre ellos, presidentes y magistrados de cortes supremas de Justicia, especialistas, académicos y catedráticos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.