Juventud Rebelde - Diario de la Juventud Cubana

Convoy de futuro

Como el mejor símbolo de una Revolución que desde hace seis décadas transita victoriosa, los nuevos cubanos reeditan, desde este 2 de enero, el recorrido de la Caravana de la Libertad en su aniversario 60

Autores:

Osviel Castro Medel
Odalys Riquenes Cutiño

Un grupo de 60 hijos santiagueros: pioneros, estudiantes y jóvenes destacados de los más diversos sectores, iniciaron este 2 de enero la reedición de la Caravana de la Libertad con la que el Ejército Rebelde, con su invicto Comandante en Jefe al frente, extendió a todo el país por más de mil kilómetros el júbilo de la victoria.

Como hace 60 años, el convoy partió desde la intersección de las calles Trinidad y Avenida de los Libertadores, en Santiago de Cuba, adonde acudieron a despedirle los miembros del Comité Central del Partido Lázaro Expósito Canto y Beatriz Jhonson Urrutia, máximas autoridades del Partido y el Gobierno en la ciudad héroe; y Yanetsy Rodríguez Sampson, integrante del Buró Nacional de la UJC, combatientes protagonistas de aquel histórico recorrido y una representación del pueblo santiaguero.

Los matices de una fresca mañana cedieron ante el calor y entusiasmo de los noveles, que iniciaron el tributo en la necrópolis de Santa Ifigenia con el depósito de flores en el Sendero de los Padres Fundadores de la Nación ante los monumentos funerarios a Martí, Céspedes, Mariana y Fidel, líder eterno de aquella Caravana devenida símbolo de una Revolución que transita victoriosa desde entonces y por siempre.

Entre versos, danzas y canciones dedicadas a la efeméride, en nombre de los caravanistas de aquel entonces, Julio García Silva, integrante de la Columna 17 del Ejército Rebelde, manifestó su sano orgullo por ser uno de los protagonistas de aquella hermosa encomienda, que en cada pueblo recibió el apoyo incondicional de una multitud desbordante de alegría que abrazó a sus héroes barbudos, repletos de sueños y con el deber cumplido.

García Silva exhortó a las nuevas generaciones a dar cumplimiento al legado de Fidel en el concepto de Revolución, manteniendo la unidad y la independencia, que son las bases de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo, recalcó.

Por su parte Annia Poblador Serguera, primera secretaria del Comité Provincial de la UJC, destacó que en tiempos en que el enemigo pretende revertir la resistencia del pueblo cubano enfilando hacia los jóvenes los cañones de las nuevas tecnologías y pretendiendo que se olvide la historia, no fallar es un compromiso de lealtad con los héroes y mártires.

Como un emotivo momento de la ceremonia, un grupo de estudiantes recibió de manos de la presidencia y de integrantes de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana el carné que los acredita como nuevos militantes de la UJC, minutos antes de que Julio García Silva pusiera en manos de la máxima dirigente juvenil santiaguera la bandera cubana que acompañará al convoy hasta la capital del país.

A bordo de un jeep y camiones, portando banderas cubanas y del 26 de Julio, con las consignas de su tiempo en ristre, la novel caravana, como aquella otra de enero de 1959, avanzó por la Carretera Central, y recibió a su paso el cariño de los lugareños espontáneamente congregados a ambos lados de la vía.

Tuvo paradas en Río Frío, Palma Soriano y Baire, donde con júbilo similar al de aquel 2 de enero de 1959, las nuevas generaciones, también de la mano del arte, ratificaron que son el presente de una Revolución que sigue teniendo rostro joven y se reverenció a ese Fidel interminable que siempre mostró su fe en los nuevos.

A media tarde, en el poblado de Jiguaní, la caravana santiaguera entregó su encomienda a las nuevas generaciones de la vecina provincia de Granma, convencida de que por los jóvenes no esperará la Patria.

La misma ruta de la libertad

En la cuna del Padre de la Patria, 60 pioneros y jóvenes del territorio relevaron a los santiagueros en la reedición de la histórica Caravana que antes de su entrada a la ciudad recordó cómo se pactó en Cautillo Club, la capitulación de los miles de uniformados que custodiaban el Puesto de Mando de Bayamo.

Ya en la segunda villa fundada en Cuba por los españoles, los pinos nuevos fueron recibidos en la Plaza de la Revolución por el Comandante de la Revolución Guillermo García Frías y por Carlos Fraga Moreno, Juan Estrada Viamonte y Rafael Corrales Urquiza, tres de los insurgentes que participaron en la Caravana hace seis décadas, y centenares de personas.

También estuvieron en la conmemoración el héroe de la Batalla de Cangamba (Angola, 1983) coronel de la reserva Fidencio González Peraza, así como la integrante del pelotón guerrillero Las Marianas, Edemis Tamayo Núñez (La Gallega) y Federico Hernández Hernández, primer secretario del Partido en Granma.

Cerca del lugar desde donde el líder de la Revolución se dirigió a la entusiasta multitud aquel 2 de enero de 1959, la pionera de octavo grado Heyddi Daniela Álvarez Milanés expresó que las nuevas generaciones deben inspirarse en la hazaña de los que lucharon en la Sierra y el Llano para lograr muchos sueños.

Por su parte, Yanaisi Capó Nápoles, primera secretaria del Partido en Bayamo, dijo que si queremos concretar grandes obras es preciso no olvidar la gesta escrita antes y después de 1959.

El acto político en la Ciudad Monumento cerró con la actuación del legendario Quinteto Rebelde, creado por Fidel en el fragor de la lucha en la Sierra Maestra, en mayo de 1958.

Este jueves una bisoña tropa de holguineros relevará a los granmenses y continuarán el recorrido que hace 60 años concluyó el 8 de enero en la capital.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.