Se abre paso con éxito grupo coral cubano

La Camerata Vocale Sine Nomine, uno de los proyectos de la Asociación Hermanos Saíz, se distingue por su singularidad y repertorio

Autor:

Juventud Rebelde

Foto: Dianelys Rodríguez Es poco frecuente encontrar hoy en día una agrupación como la Camerata Vocale Sine Nomine, única en su tipo en el país y con un repertorio que abarca obras desde los inicios de la polifonía hasta la actualidad. Verlos y escucharlos cantar, partituras en manos y elegantemente vestidos, es todo un privilegio.

A la usanza de la Edad Media, período en el que a las mujeres se les tenía prohibido cantar en público, este coro de voces masculinas emplea los registros de tenor y bajo, soprano y contralto, con la intención de interpretar música escrita originalmente para ese formato.

Sine Nomine insiste en revivir una tradición que se extendió hasta el Barroco. Llevan al público una sonoridad que durante siglos caracterizó a la música coral. Las voces de estos doce jóvenes se adueñan a ratos de las principales salas de concierto del país, al estilo en que se hacía la música sacra, desde el Renacimiento hasta el Barroco. Recrean un período en el que se utilizaba a los niños y falsetistas para los timbres más agudos (técnica que se ha rescatado) y a los castrados.

¿Castrados los de Sine Nomine? ¡Ni en broma!, aseguran estos talentosos muchachos, egresados de las escuelas de arte cubanas. Las tesituras femeninas son asumidas aquí por músicos con un falsete privilegiado para cantar con voces de soprano o de contralto.

Concierto para una Habana Barroca

Fundado en septiembre de 2003, este proyecto de la Asociación Hermanos Saíz hizo su debut en público durante el II Festival Internacional de Música Antigua. Desde entonces ha dado pruebas de su rigor y potencialidades, y de una especial espiritualidad para interpretar melodías que abarcan desde el siglo XV europeo hasta el XIX, como parte de un repertorio que incluye además obras de los cubanos Esteban Salas, Sindo Garay y Miguel Matamoros.

Sine Nomine ha compartido escenarios con el conjunto de música antigua Ars Longa, con el que grabó obras de Esteban Salas en un fonograma que obtuvo el premio especial del CUBADISCO 2005; colabora también con prestigiosas agrupaciones como la Schola Cantorum Coralina, el Ensemble Vocal Luna, el coro Polifónico de La Habana y Vocal Leo.

La Iglesia de Paula los acogió en su más reciente presentación, el pasado viernes con motivo del aniversario 487 de la fundación de la Villa de San Cristobal de la Habana. Esta vez, en concierto especial junto a la clavecinista Sunlay Almeida.

Bajo la dirección de Alexis Rodríguez, graduado del ISA, y alentados por la presencia de un público culto que reconoce sus aportes al movimiento coral cubano, interpretaron música de Tomás Luís de Victoria, Domenico y Alessandro Scarlatti, Bach, y de compositores cubanos como Esteban Salas y Harold Gramatges.

¡Excelente manera de homenajear a La Habana y rememorar para los amantes de este movimiento estético cultural lo más representativo de la época en su formato original! Apuesto por esta agrupación, referente de la música escrita para coros de su tipo, que merece ser tomada mucho más en cuenta. ¡Enhorabuena!

Una vez más Sine Nomine (que en latín significa sin nombre) ha dado muestras de cuánto se puede hacer cuando abunda el talento y los deseos de establecer un diálogo coherente entre el Barroco histórico y la Contemporaneidad.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.