Martí diverso y total - Cultura

Martí diverso y total

Entre los primeros libros que ofrece el ALBA está Vida y obra del Apóstol José Martí, escrito por Cintio Vitier en 1998

Autor:

Pedro Pablo Rodríguez

Una nueva edición, la preparada por el Fondo editorial del ALBA, está circulando hace varias semanas de Vida y obra del Apóstol José Martí, libro escrito por Cintio Vitier en 1998 para una editorial venezolana y reimpreso luego por el Centro de Estudios Martianos. Esta del ALBA es, pues, la tercera edición de la obra que sintetiza la extensa escritura de su autor dedicada al examen del Maestro, por lo que ha sido acertada decisión incluirla entre los primeros libros que ofrece el ALBA, cuya labor integracionista se extiende así también al terreno de la cultura.

Como aclara Vitier, este texto suyo no pretende —como pudiera hacer pensar el título— ser una biografía, sino «dar testimonio del Martí fundador, actual y sobreabundante de futuridad». Es curioso que una persona como Vitier, que ha dedicado tantos años y escritos a develarnos los más variados aspectos del tema martiano, no culmine su notable esfuerzo con la narración biográfica. Pero cuando nos sumergimos en la lectura del libro, comprendemos que el autor, a todas luces, ha deseado entregarnos al hombre en junto, como diría el propio Martí, en lugar de ofrecer la cadena cronológica de sus hechos y contextos.

Se trata, entonces, de una visión personal acerca del Maestro que nos quiere llenar de su humanidad a plenitud, en todos los sentidos de su manifestación histórica como individuo. Ahí están la originalidad y el encanto del libro, que se inserta de ese modo en el conjunto de la amplia obra de Vitier como escritor y que se expresa desde sus perspectivas filosóficas en torno a la historia, la sociedad y los seres humanos. El humanismo cristiano de servicio, la concepción de la poesía como síntesis espiritual de los pueblos y como fuerza cognoscitiva y de transformación espiritual, la armonía como aspiración suprema, el amor como energía revolucionaria son quizá los sustentos del juicio de Vitier para este singular acercamiento a Martí, que logra penetrar en su piel y en su alma, probablemente porque, en buena medida, el autor comparte con él esas perspectivas. Luego estamos ante un libro martiano, no solo por su tema sino además por su orientación espiritual y por esa identificación de Vitier con Martí.

El plan expositivo de la obra se ajusta perfectamente a ese cometido. Su primer capítulo, Imagen de José Martí, es un brillante ensayo acerca de las líneas esenciales que explican a aquella personalidad excepcional, mientras que el segundo, titulado Trayectoria revolucionaria, sigue con amplitud la agitada vida martiana en favor de la revolución independentista cubana para crear una república nueva de alcance continental y universal, no con minuciosidad de historiador sino con la descripción y el análisis de los momentos inesquivables de esa acción.

Luego continúan nueve capítulos destinados a mostrar los varios aspectos de la escritura martiana: oratoria, poesía, teatro, novela, crítica, periodismo, ciencia y educación, diarios y cartas. No hay en ellos un ejercicio de crítica literaria, campo frecuentemente ejercido con indudable magisterio por Vitier: se trata de análisis encaminados a demostrar la unidad de la obra martiana a partir de sus fundamentos filosóficos y sociales, la magnificencia y originalidad creativa de la palabra y del criterio del Maestro, y de alumbrarnos acerca de las razones de su mantenido poder de hechizamiento sobre sus lectores.

El libro es como una suma de ensayos aunados por el afán de entregarnos a Martí de conjunto, en los que destacan los capítulos dedicados a la poesía, donde Vitier demuestra que ese no es tema agotado a pesar de lo mucho que se ha tocado, y el referido a las cartas, en que el autor reúne con brillantez y novedad ideas expresadas por él en textos anteriores acerca de esta inestimable sección de los escritos martianos, ignorada casi siempre por sus estudiosos.

Todo el libro se apoya en las citas frecuentes de los textos martianos, empleados con rigor demostrativo, con el buen gusto imprescindible para no fatigar al lector ni afectar el propio discurso del autor, y hasta con la elegancia de establecer una especie de diálogo íntimo y amoroso con la palabra del Maestro.

Aún Vitier a cada rato nos sorprende con un nuevo texto suyo en medio de su activa vida de octogenario. Es muy probable que nos entregue nuevos acercamientos a Martí; pero este libro es ya la síntesis y el resumen jubilosos y meditados de su vasta experiencia martiana, que es de disfrutar y agradecer.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.